Acuña disfrutó con sus hijos el desafío teceísta

Un domingo emotivo celebró Fabián Acuña, uno de los históricos protagonistas del Turismo Carretera. El tandilense vivió un desafío muy particular en la previa de los 80° aniversario de la máxima, junto a dos actores históricos, Walter Hernández y el “Chueco” Romero.

La quinta edición del “Duelo de las Estrellas” tuvo esta vez en Olavarría a tres pilotos que han entregado capítulos gloriosos en la categoría más popular del país, el “Chueco” Romero de Olavarría, el gran ídolo de la ciudad; Fabián Andrés Acuña, el tandilense con dieciocho conquistas en los carreteros, ganando con las dos marcas lideres Ford y Chevrolet; y Walter Hernandez, el otamendino campeón 1993 del TC.

Fabián condujo la Chevy que tripuló Juan María Traverso, llevando en la butaca derecha a Juan, su hijo mayor, pero también disfrutó el desafío Pedro, el menor de la dinastía Acuña.

Una jornada muy emotiva, con sensaciones muy particulares, y con la felicidad del público teceísta de ver al “Chueco”, a Fabián, y a Walter, actores de epopeyas memorables, en los inolvidables circuitos semipermanentes y en distintos autódromos del país.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario