fbpx Arteagaveytia, la vigencia de un símbolo de Independiente – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis
LAS TREINTA DEL FÚTBOL

Arteagaveytia, la vigencia de un símbolo de Independiente

Debutó en Primera División en 1995 y se mantuvo en los primeros planos. Reforzó a Grupo Universitario y Santamarina en el Argentino A, y también fue campeón con Excursionistas. Un "histórico" del rojinegro que se resiste al paso del tiempo.

Arteagaveytia en su segundo hogar, la cancha de Independiente.

Archivo

Ramiro Arteagaveytia es sinónimo de fútbol en Tandil. Desde mediados de los ’90, cuando se produjo su debut en Primera División, se mantiene en el nivel más alto de las competencias de la ciudad de la zona.
Producto genuino de la cantera de Independiente, empezó a alternar en la formación superior en 1995 y rápidamente fue convocado por Grupo Universitario para jugar el Argentino A. No fue su única incursión en una categoría superior, ya que también reforzó a Ferrocarril Sud en el Argentino B y a Santamarina en ambas divisionales del fútbol federal. Sus demás camisetas fueron las de San José, Villa Aguirre, Excursionistas (campeón en 2017) e Independencia de Gonzales Chaves. Pero siempre volvió al rojinegro de avenida Avellaneda, donde dio varias vueltas olímpicas y protagonizó el ascenso al Argentino B en 2009.
Varias fueron las funciones ofensivas de “Vasco” durante su carrera. Se mueve con igual rendimiento de volante externo, armador de ataques, segundo delantero o “9” definido. En todos los casos, mostrando inteligencia para resolver, entendimiento del juego y gran eficacia de cara al gol. A través de esta sección, se puede conocer un poco más de él, dentro y fuera de la cancha.
Tu primer recuerdo de fútbol. Jugar con mi hermano en el living de casa, de muy chicos. Corríamos todo, los arcos eran dos sillas y jugábamos con una pelotita de tenis. Siempre rompíamos algo.
Tu debut en Primera División. Fue en 1995, contra Velense. Nuestro técnico era José Solimanto.
Tu mejor partido. El del debut. Me salió todo bien, a pesar de los nervios y la edad.
Tu peor partido. Muchos, no recuerdo alguno en particular.
Una alegría del fútbol. El ascenso de 2009 con Independiente. Lo ganamos de punta a punta.
Una tristeza del fútbol. Seguramente será cuando el cuerpo diga basta y no pueda jugar competitivamente.
Un amigo del fútbol. Tengo muchos, por suerte. Es lo más lindo que te deja este deporte.
El mejor futbolista que tuviste de compañero. También muchos, pero por mi posición con los que mejor me entendí fueron “Cacheta” Roldán y “Luchi” Méndez.
Un jugador rival. Mauro Olivi, terrible jugador, en ese momento en Sporting de Punta Alta. Después jugó en Olimpo, en Colo Colo y en otros equipos de Chile. Y de los locales, Mariano Irurzun.
El mejor equipo que integraste. Todos los del rojo fueron buenos equipos. Me quedo con el de 2009, por el logro y por el gran grupo humano.
El mejor equipo que enfrentaste. El Linqueño, en el Argentino B, cuando yo estaba en Grupo. Jugaba muy lindo ese equipo.
Un ídolo del fútbol. Diego Armando Maradona.
Un ídolo fuera del fútbol. Mi vieja, Nora Chiacchio.
Un técnico. Tuve grandes técnicos y formadores, todos me dejaron algo.
Una cancha. El Agustín F. Berroeta.
Un árbitro. Voy a elegir tres, en tantos años de fútbol. Roberto “Colorado” Blanco, Víctor González y Paulo Latú.
Un personaje del fútbol. “Crespo” Larrocea y Alberto Vergara, dos genios.
Una virtud como futbolista. Nunca darme por vencido.
Un defecto como futbolista. El fastidio ante una derrota. Se mantiene durante varios días.
El mejor gol que hiciste. Contra Ferro de Olavarría, en su cancha, jugando para Independiente en el Argentino B. Fue una jugada por derecha, encaré gambeteando a un par de rivales y le pegué con rosca al segundo palo. Entró al ángulo. Nos dirigía el “Profe” Liggerini y a ellos el “Colo” Nosei.
El mejor gol que viste. El que más grité fue el de “Manu” Aguirre contra Boca de Río Gallegos, que nos dio el ascenso en 2009.
El mejor futbolista de Tandil. Hay muchos chicos de gran nivel. Elijo a Lucas Porta, por su oportunismo y efectividad.
El futbolista con mayor proyección en Tandil. En Independiente hay varios chicos con proyección. Pero por enfrentarlo y en el nivel que juega, Valentín Depietri tiene todas las condiciones. Otro que veo con mucho futuro es Matías Kabalín, también de Santamarina.
El mejor futbolista de Argentina. De toda la cancha, Enzo Pérez. Y en los últimos metros de la cancha, “Nacho” Scocco.
El mejor futbolista del mundo. De los actuales, Lionel Messi. De toda la historia, Diego Maradona.
Un equipo en el que te hubiera gustado jugar. Vélez Sarsfield.
Una camiseta que te gustaría tener. La del Diego en la selección del ’86.
Otro deporte. Fútbol 5.
Tu actividad, además de futbolista. Comerciante. Además, soy técnico nacional y trabajo actualmente en infantiles de Independiente.
Un sueño por cumplir en el fútbol. Ver a Independiente jugando a otro nivel y poder colaborar desde el lugar que me toque.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario