fbpx Bayern Múnich le dio una paliza memorable a Barcelona para meterse en semifinales – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis
LIGA DE CAMPEONES

Bayern Múnich le dio una paliza memorable a Barcelona para meterse en semifinales

Los alemanes se impusieron 8-2 en Lisboa. Con una derrota humillante, el equipo de Messi cerró una temporada para el olvido.

El zurdazo de Müller abre la cuenta en Lisboa.

Agencia

 

El Barcelona del crack rosarino Lionel Messi sufrió ayer una humillación histórica al caer por 8 a 2 ante Bayern Múnich en el estadio Da Luz de Lisboa, Portugal, por los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa.

Los goles del conjunto alemán fueron de Thomas Müller (2), Iván Perisic, Serge Gnabry, Joshua Kimmich, Robert Lewandowski y Philippe Coutinho (2). Para Barcelona marcaron David Alaba en contra y Luis Suárez.

La goleada dejó una marca en el propio Messi, que nunca había recibido más de cuatro goles con la camiseta de Barcelona desde su debut en 2003. Y a su vez fue la primera ocasión en la que los catalanes sufrieron cinco tantos o más en la Liga de Campeones.

Barcelona llevaba varios años sin sufrir ocho goles, ya que la última vez fue en 1946 contra Sevilla (8-0) en la Copa del Rey.
Además, la goleada dejará una importante sangría en el plantel, con la inminente salida del cuestionado entrenador, Quique Setién, quien nunca dio en la tecla, y posiblemente con las idas de referentes como Gerard Piqué y Sergio Busquets.

La incógnita que se abre es qué hará Messi, enfrentado a la dirigencia culé desde hace algunos años, con muchas idas y vueltas, y que siempre reclamó puertas adentro mayores esfuerzos económicos para formar un plantel competitivo a nivel europeo.
Por su parte, los conducidos por Hans-Dieter Flick se enfrentarán el miércoles contra el vencedor del encuentro entre Olympique de Lyon y Manchester City, que se jugará hoy, también en Lisboa.
Bayern Múnich estableció de movida las condiciones de disputa: velocidad, presión alta y ataques masivos -por momentos tuvo seis futbolistas en llegada al arco de Marc-André ter Stegen- ante Barcelona, netamente dependiente de Messi y las apariciones individuales de otras figuras.

Las posesiones cortas y verticales se convirtieron en un arma imposible para una defensa sin demasiados reflejos, con la salvedad de Gerard Piqué cuando actuó en las alturas, y a las que se les sumaron una marca insoportable cada vez que la pelota cayó en los pies de Messi o más atrás en el joven Frankie De Jong, debido a la poca participación de Sergio Busquets, y la subida por los dos costados de los laterales bávaros.

El poder ofensivo de Bayern Múnich, sumado a las pocas garantías de los defensores catalanes, derivó prontamente en el gol de Thomas Müller -figura del partido- tras una enorme jugada colectiva.
Y a pesar del empate rápido conseguido por una subida de Jordi Alba, en la única jugada que Barcelona se halló en su ADN futbolístico, el equipo teutón fue una topadora y se impuso en cada rincón del campo.

El encuentro mantuvo su ritmo frenético impuesto por los alemanes, con un mediocampo como zona de tránsito y sin un jugador que frene la pelota, y eso acercó situaciones de peligro en ambos arcos aunque no se tradujeron en goles por la falta de fortuna y la aparición de los arqueros.

Y en ese ida y vuelta, Perisic aprovechó una pérdida infantil de Sergi Roberto, con todo Barcelona en plena salida, y con un remate fuerte y cruzado les devolvió la ventaja a los bávaros, que en esa jugada tenían cinco futbolistas en zona de ataque.

El dominio de Bayern Múnich, que no dejó pensar a Lionel Messi -asfixiado por los volantes y la marca personal del canadiense Alphonso Davies-, encontró un premio mayor cuando Müller asistió a Serge Gnabry por encima de un lento Clément Lenglet.

La conclusión temprana de la llave se dio en el segundo gol de Müller. El media punta, con olfato de centrodelantero, anticipó a Lenglet, y sorprendió con un 4-1 cuando apenas iban 30 minutos.
Barcelona cambió el esquema para el complemento, le entrada del francés Antoine Griezmann por Sergi Roberto lo metió en un 4-3-3 más acorde a la comodidad de sus futbolistas, sobre todo de Messi y Luis Suárez, autor de un descuento formidable.
La esperanza “blaugrana” duró poco porque enfrente Davies se sacó de encima la marca de Nelson Semedo, el peor de la cancha, desbordó y asistió al otro lateral: Kimmich.
La pesadilla se amplió cuando Philippe Coutinho, cuyo pase es de Barcelona, le metió dos más; el polaco Robert Lewandowski aportó uno y así cerraron un 8-2 histórico.

 

SÍNTESIS

BARCELONA 2
Marc-André ter Stegen; Nélson Semedo, Gerard Piqué, Clément Lenglet y Jordi Alba; Sergi Roberto, Sergio Busquets y Frenkie De Jong; Arturo Vidal; Lionel Messi y Luis Suárez. DT: Quique Setién.
BAYERN MÚNICH 8
Manuel Neuer; Joshua Kimmich, Jérôme Boateng, David Alaba y Alphonso Davies; Thiago Alcántara y Leon Goretzka; Serge Gnabry, Thomas Müller y Ivan Perisic; y Robert Lewandowski. DT: Hans-Dieter Flick.
Cancha: estadio Da Luz (Lisboa, Portugal). Árbitro: Damir Skomina (Eslovenia). Goles: PT: 3’ Müller (BM), 7’ Alaba, en contra (BA), 21’ Perisic (BM), 27’ Gnabry (BM) y 30’ Müller (BM). ST: 12’ Suárez (BA), Kimmich (BM), Lewandowski (BM), 40’ y 43’ Coutinho (BM). Cambios: Antoine Griezmann por Roberto (BA), Kingsley Coman por Perisic (BM), Anssumane Fati por Busquets (BA), Niklas Süle por Boateng (BM), Philipe Coutinho por Gnabry (BM), Corentin Tolisso por Goretzka (BM) y Lucas Hernández por Davies (BM). (Télam).-

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario