Boca pedirá los puntos

Boca Juniors irá “por todo” mañana a las 10 a la reunión de Conmebol en Luque, Paraguay, en la que se decidirá el futuro del segundo partido final de la Copa Libertadores 2018, donde reclamará los tres puntos y la consecuente obtención del título, con el argumento principal de que los futbolistas “xeneizes” sufrieron “la misma agresión que padecieron los de River Plate en los octavos de final de la edición 2015 del certamen”, ocasión en la que los “millonarios” se terminaron quedando con la clasificación.

Claro que esta decisión, que va a contrapelo de lo que el sábado manifestaron los presidentes de ambos clubes, Daniel Angelici, de Boca, y Rodolfo D’Onofrio, de River, cuando, según el titular de la Conmebol Alejandro Domínguez, ambos celebraron “un pacto de caballeros” para que el partido finalmente se disputara, tuvo una entretela que la fue gestando durante la madrugada.

Según pudo desentrañar Télam tras consultar a distintas fuentes del club de la Ribera, Angelici cambió de opinión, después de firmar ese documento donde constaba el acuerdo de reprogramar el encuentro, bajo la presión ejercida por el plantel profesional y sus propios pares de Comisión Directiva.

Los jugadores se reunieron el sábado, después de la cena, y tras acordar entre ellos, acto seguido se encontraron con Angelici, alrededor de las 2.30 de ayer, los dos máximos referentes del grupo, Carlos Tevez y Fernando Gago, manifestándole que para ellos había sido muy grave lo sucedido y debían tomar una decisión para que esto no se repita.

En concreto, los futbolistas le solicitaron, enfáticamente, a su presidente, que actuaran en consecuencia para que el partido no se juegue y Boca se quede con el título, utilizando, como uno de los principales argumentos, las lesiones sufridas por el capitán Pablo Pérez cuando el micro que los transportaba el sábado hacia el Monumental fue atacado a piedrazos y con gas pimienta por hinchas riverplatenses, lo que derivó en la suspensión del cotejo.

A esta postura abonaron un rato más tarde los demás integrantes de la directiva que, inducidos por las redes sociales, le manifestaron a su presidente que coincidían con esa política de pedir directamente que les entreguen la Copa Libertadores.

Ante estos reclamos y cuando a Angelici todavía le costaba “borrar con el codo lo que había escrito con la mano”, apareció en escena el abogado Javier Medín, hombre vinculado a Boca y uno de los tres participantes de la Junta Normalizadora de AFA que conducía Armando Pérez.

Medín se presentó en el hotel Madero para asesorar al departamento legal del club respecto, justamente, de la manera en que debían redactar el documento que llevarán mañana a la sede de Conmebol en Luque, para que tenga consistencia el pedido de puntos. (Télam).-

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario