ADOLFO TAIMIR URCIUOLI

Cuando un amigo se va…

Por Eduardo Aldasoro

 

Adolfo Urciuoli, histórico crack de Peñarol y la selección marplatense de los años ’60 y protagonista del básquetbol provincial, nos acaba de dejar después de haber entregado más de 50 años al club de sus amores, jugando y haciendo jugar con su básquetbol de excelencia. Peñarol ganaba y perdía como un club de barrio en Mar del Plata.

Adolfo y los “milrrayitas” recorrieron la provincia esparciendo el básquetbol a través de la calidad innata de él, y el amateurismo que dolía pero valía la pena. Su caballerosidad expuesta ante sus adversarios, al igual que ante los jueces y público del rival. Hablaba de sus atributos para con el deporte.

Compartía los argumentos como entrenador de básquetbol de Adolfo Cañete Blasco, quien fue un técnico distinto, renovador, formador, sin dejar de reconocer la capacidad de sus colegas como Luis Fernández, Cuellar y Divito. Más tarde, sus conocimientos los utilizó cuando fue entrenador de Peñarol en sus divisiones inferiores.

Fue muy amigo de nuestro basquetbolista Jorge “Cacerola” Polich, que también jugó para Peñarol y la selección marplatense. Corría 1962, y Urciuoli interpretó el básquetbol como realmente debe hacérselo para ganar: en conjunto, siendo solidarios en defensa y ataque, sin olvidarse del aro. Honró al deporte marplatense y su divisa, Peñarol, le sirvió para recorrer la provincia y hacer amigos a través del deporte de los cestos.

Presidía, junto a un grupo de amigos, la Agrupación de Básquet de Veteranos de la ciudad balnearia y mantenía, a través de ese organismo, esa vocación por la integración del básquetbol. Su objetivo fue lograr que todos los amantes del deporte de los cestos encuentren en él una herramienta para lograr una mayor integración en la sociedad.

En una oportunidad, le escuché decir: “Que la ambición es el camino al éxito, y la tenacidad el vehículo en el cual se llega. Sé que todos regresarán mi amor por el básquetbol”.

Adolfo, gracias por tu amistad lograda a través del deporte.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario