Del Potro se mostró con un triunfo frente a Kyrgios

El tandilense Juan Martín Del Potro despidió el viernes su buena temporada con una exhibición que le ganó al excéntrico australiano Nick Kyrgios por 6-4, 4-6 y 6-2, que le sirvió además para reencontrarse con el afecto del público argentino y con un escenario que es todo un símbolo de Buenos Aires como el Luna Park.

El tenista nacido en Tandil hace 29 años y ubicado en el puesto 11 del ranking mundial de la ATP, superó a Kyrgios (21) en un ‘duelo’ de potencia que duró una hora y 37 minutos, y que entusiasmó sólo por momentos a los 6.400 espectadores que se acercaron al estadio ubicado en el barrio porteño de Retiro.

Del Potro no se presentaba en el mítico Luna desde la Copa Guillermo Vilas, un torneo de exhibición jugado en 2006, cuando apenas tenía 18 años y daba sus primeros pasos en el circuito profesional, y su reencuentro con el escenario no fue con un lleno total, ya que hubo huecos importantes.

Es probable que el precio de las entradas (800 pesos las más baratas y 3.500 las más caras) haya conspirado contra el bolsillo del público y por eso se ocupó poco más de la mitad de la capacidad disponible.

Lo cierto es que el tandilense estuvo rodeado de mucho afecto, hasta su pareja, la actriz Jimena Barón lo acompañó ubicada estratégicamente en una cabecera, detrás de una bandera de Tandil, y eso le vino bien para sacar a relucir buena parte de su repertorio ante un tenista como Kyrgios, un futuro ‘top ten’.

El tandilense se llevó el primer set en 35 minutos con el único quiebre que hubo en el partido, el que le permitió ganar el décimo game e imponerse por 6-4, en un parcial sin demasiados puntos lujosos, ya que se trató de un ‘duelo’ de pegadores y por momentos el desafío era quien impactaba más fuerte a la pelota.

En el segundo set sucedió todo lo que suele ocurrir en una exhibición, con los dos tenistas distendidos y haciendo participar al público del espectáculo.

Primero fue un nene de no más de ocho años que saltó a la cancha para abrazar al ídolo y se llevó de regalo su vincha, luego dos alcanzapelotas se dieron el gusto de pelotear con el robusto australiano de Canberra y más tarde se sumaron dos niños para improvisar un dobles.

El australiano quebró a “Delpo”, se adelantó 5-4 y luego sacó sin fisuras para llevarse el set por 6-4 en 39 minutos, así estiró la incertidumbre a un tercer capítulo.

Del Potro afinó su derecha en el set final y se adelantó rápido por 4-1 con un quiebre (3-1) sobre el servicio no tan consistente de Kyrgios, algo cansado y lento en sus movimientos, quizá porque interrumpió su pretemporada y estaba en una etapa de trabajos de fuerza.

El tandilense volvió a quebrar a Kyrgios para llevarse el set por 6-2, el parcial más corto ya que apenas duró 21 minutos.
“Estoy feliz”

“Me divertí mucho, realmente disfruto cada vez que me toca jugar en Buenos Aires. Estoy feliz por haber terminado el año sin lesiones y entusiasmado para lo que viene, ojalá en 2018 pueda hacer buenos partidos contra los mejores”, comentó “Delpo” en su despedida.

El tandilense, campeón este año en Estocolmo, finalista en Basilea y semifinalista en el US Open, seguirá en 2018 con Sebastián Prieto como entrenador.

El número uno del tenis argentino comenzará su próxima temporada en enero de 2018 en el ATP de Auckland, en un primer semestre en el que tiene muchas chances de meterse entre los mejores ya que no defenderá puntos importantes hasta el US Open de agosto venidero. (Télam)

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario