WIMBLEDON

Djokovic pudo con Nadal y define frente a Anderson

El serbio se impuso tras la reanudación, en un partido que se extendió a cinco sets. Hoy, jugará la final frente al sudafricano.

Novak Djokovic, finalista en Wimbledon.

Agencia

El tenista serbio Novak Djokovic batió al español Rafael Nadal en un vibrante partido por 6-4, 3-6, 7-6 (11/9), 3-6 y 10-8 y buscará su cuarto título en Wimbledon en su primera final desde 2015.

En un partido magnífico de 5 horas y cuarto, que se disputó en dos días, el serbio de 31 años venció y se medirá en la final de hoy (desde las 10, hora argentina) al sudafricano Kevin Anderson.

Nadal, en cambio, número uno mundial, perdió a los 32 años la oportunidad de disputar su sexta final del torneo y optar a un tercer título, además de igualar a Bjorn Borg como el único tenista de la historia en hacer tres dobletes Roland Garros-Wimbledon.

Al término del partido, el serbio, nº21 mundial, bromeó sobre su cansancio y el de Anderson, cuya semifinal con el estadounidense John Isner duró más de seis horas: “ya veremos si podremos jugar…”.

“Él tuvo un día libre, que es mucho, ojalá yo hubiera tenido uno. Pero es como es, y para mí es increíble jugar una final de Wimbledon”, añadió.

 

La misma calidad

El partido Nadal-Djokovic se suspendió el sábado a la noche cuando el serbio acababa de anotarse su segundo set (2-1).

Nada parecía haber cambiado en la reanudación, para bien del mejor partido que se ha visto en esta edición, con permiso del Nadal-Del Potro.

El encuentro estuvo a la altura de la rivalidad: ambos han jugado en 52 ocasiones -el cartel más repetido en la era profesional-, con 27 victorias del serbio y 25 del español.

Los puntos se vendieron caros, costaban muchos golpes a una velocidad endiablada y las alternativas en el marcador fueron constantes.

Así, el primer juego de la reanudación duró 15 minutos, y se lo anotó Nadal con su servicio en la cuarta ventaja de que dispuso, y tras levantar dos bolas de ruptura de Djokovic.

Nadal rompió luego el servicio a Djokovic y pronto se encontró con un 3-0 a su favor. Pero el serbio se recompuso y empató 3-3.

Sin embargo, el mallorquín era consciente de que su supervivencia dependía de que se jugase un quinto set y pisó el acelerador, anotándose los tres juegos siguientes para llevarse el cuarto set por 6-3.

El quinto y definitivo set fue más igualado y ninguno era capaz de despegarse. Djokovic pudo hacerlo, pero desperdició una pelota de “break” para ponerse 5-3 con un mal “drive” que se fue a la red y Nadal acabó igualando 4-4.

Luego fue Nadal el que desperdició dos oportunidades de romper el servicio y ponerse 5-4 y servicio a su favor.

 

El regreso a la hierba

Con el 5-5, sin posibilidad de juego de desempate en el quinto set y con ambos apurando sus fuerzas, el partido podía eternizarse, como ocurrió la víspera en la otra semifinal (26- 24 para Kevin Anderson ante John Isner).

Finalmente, la primera bola de partido fue para Djokovic, con 8-7 y servicio de Nadal, pero, en un tenso ejercicio de supervivencia, el mallorquín se anotó el juego.

El serbio estuvo en cuatro ocasiones a dos puntos de ganar el encuentro, una situación de la que nunca gozó Nadal, y finalmente aprovechó su segunda bola de partido.

La noticia del partido fue que Djokovic volvía a ser el viejo Djokovic, en general -no disputaba las semifinales de un torneo grande desde 2016-, y que Nadal volvía a ser el buen jugador sobre cancha de hierba de 2011 y antes.

En 2012, una lesión de rodilla que le restó confianza en la superficie más exigente con esta articulación y a partir de aquel año, y hasta esta edición, el mallorquín había sido eliminado en octavos y antes por una letanía de desconocidos. (NA)

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario