fbpx El automovilismo llora la muerte de Arrechea – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El automovilismo llora la muerte de Arrechea

Arrechea, de buzo oscuro, en 1979.

En las primeras horas de ayer, falleció Juan Francisco Arrechea, destacado piloto de los monoplazas y del Turismo Carretera, quien además se desempeñó como Comisario Deportivo de la ACTC.

Velense de nacimiento, residente algunos años en la ciudad de Azul, y tandilense por adopción. El recordado “Vasco” tuvo una significativa trayectoria en los deportes mecánicos, participando en la Mecánica Argentina Fórmula 4, 2 y Turismo Carretera.

De profesión veterinario, desde joven exhibió pasión por la velocidad y los autos de competición. Debutó en Turismo Mejorado con una Coupé Fiat 1500, en el Gran Premio de 1967.

En los albores de la década del ‘70, Arrechea subió a un auto de MA Fórmula 4 que pertenecía a Luís Saint Germés, y luego adquirió el auto campeón, de “Carlitos” Jarque.

En 1974, siempre en la Fórmula 4, con la preparación de Rubén Palavecino, el “Suizo”  Alberto Sutter y el “Vasco” Etchemendi, obtenía el Premio “17 de Octubre”, en el Autódromo de Buenos Aires.

En 1975, el “Vasco” Arrechea adquirió el MA Fórmula 2 de Ricardo Baratucci, se integró por cuatro carreras en el equipo de Miguel De Guidi y luego con atención de la familia Feltrin logró su primera victoria en esa categoría en El Pinar, República Oriental del Uruguay.

Tiempo más tarde, con la Peña “La Amistad”, compraron el Dodge del “Tero” Pontoriero, desembarcando en el Turismo Carretera. Con gran sacrificio,  junto a ese grupo entusiasta alistaban la “Cebra”, apodo del Dodge en el taller de la calle Yrigoyen al 1400, de Tandil.

En 1980 cambió de marca y se subió a la Chevy que le compró a Néstor “Tingo” Fernández, con motores del “Tono” Constantino. En esa temporada, en Nueve de Julio, Arrechea fue tercero, detrás de los Falcon del equipo Ford, con Fernandino y Gradassi en la conducción.

En 1983 se alejó del TC y reapareció tres años después, con una de las Dodge de Gustavo Brescia. Su última entrega fue en el autódromo de Buenos Aires, donde concluyó su campaña deportiva en “la máxima”. Luego, siguió ligado a la ACTC al desempeñarse como Comisario Deportivo.

El recuerdo de Vértigo Motorsport y El Eco de Tandil para un referente de los deportes mecánicos. Nuestro pésame y saludos a su familia en este difícil momento.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario