BÁSQUETBOL

La “generación dorada”, una selección histórica

Sergio Hernández, DT de la selección.

Agencia

Por Eduardo Aldasoro

 

El básquetbol argentino cuenta con una historia que permite tomar de ejemplo para que cualquier disciplina deportiva copie su pasado y el presente para ostentar un futuro promisorio. Desde aquel 1950, en el que la selección se consagró campeona del mundo en el Luna Park derrotando a Estados Unidos por 63-50, con un equipo dirigido técnicamente por Jorge Canavesi y contando con jugadores como Oscar Furlong, Ricardo González, Jorge Viau y Leopoldo Contarbio, entre otros. Para proseguir a través de 21 años con tres técnicos que le dieron la jerarquía para llegar a la “generación dorada” como Rubén Magnano, Sergio Hernández y Julio Lamas, dando un salto de calidad. “Chapu” Nocioni reconoce que los técnicos fueron muy abiertos “en preguntarnos y consultarnos, y nosotros siempre intentamos brindar nuestra ayuda positiva al grupo”.

La “generación dorada” no fue un milagro. La Ley Bosman les abrió las puertas a los jugadores no europeos y muchos pudieron competir allá, por los resultados y lo que generaron le cambiaron el prestigio a la selección, la pusieron en un lugar alto y fueron los pioneros de muchas cosas que ahora se realizan, como viajes y tipo de entrenamientos.

Sergio Hernández renovó su vínculo y está orgulloso y entusiasmado con la posibilidad de llegar a Tokio 2020, llegó la hora de que Campazzo y Laprovíttola les marquen el camino a los más chicos. Hay que estar atentos a los nuevos jóvenes que van a venir a nutrir al equipo en los próximos años. No cualquiera puede ser entrenador, hay que saber y ser didáctico. Hernández manifiesta que “los valores de la ‘generación dorada’ deben ser respetados por los jóvenes que competirán en la Americup. Se podrán ver defectos por falta de experiencia, inmadurez o carencia de rodaje internacional, pero me imagino un equipo jugando bien al básquetbol, porque los ‘chicos’ son respetuosos del juego, tienen cultura basquetbolística y quieren jugar de manera colectiva, no son egoístas”.

Ya no nos tiene que sorprender que deportistas de 36 ó 37 años sigan siendo exitosos. Significa que en los últimos veinte años hubo un cambio y que, lo que era impensado antes, hoy pasa a ser algo natural. A nadie sorprendió el retiro de Ginóbili y su edad. La vida en celeste y blanco de Sergio Hernández puede resultar aburrida para más de uno, con trece años en la selección. Su primer torneo fue el Pre Mundial 2005, en el que Argentina terminó segundo. Luego, fue cuarto en el Mundial 2006, subcampeón del torneo FIBA Américas 2007. El mayor éxito de Hernández fue en Beijing 2008, al lograr la medalla de bronce. Dejó el cargo tras el quinto puesto del Mundial 2010 y volvió en 2014 para ser segundo en el FIBA Américas 2015 y octavo en Río de Janeiro 2016.

Clasificados para el Mundial de China 2019: “Acá no hay egos y todos buscan lo mejor para la selección. Tuvimos a  los mejores maestros, hoy es el momento de mostrar lo que aprendimos. Vestir la camiseta argentina es lo mejor que te puede pasar”, éstas fueron declaraciones de Laprovíttola, Delía, Brussino y Redivo, en La Rioja junto a los ausentes Campazzo, Garino, Deck y Vildoza, con compromisos en sus clubes en Europa. Y no nos olvidamos del “interminable” Luis Scola.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario