Mauricio Tapia campeón, otro clásico de fin de año

Mauricio Tapia volvió a gritar campeón en Guatemala. Como ocurrió en 2015 y 2016, el fin de año encuentra a Antigua GFC en lo más alto del fútbol de su país. El escudo albiverde está decorado ahora por tres estrellas, todas ellas conseguidas con el tandilense como entrenador.

En un breve paso por su ciudad, a la que vuelve cada vez que puede, dialogó con este Diario y reveló detalles de la nueva vuelta olímpica.

-Tercer fin de año seguido como campeón. ¿Fue un título diferente a los anteriores?
-El logro es el mismo, pero lo conseguimos con tres planteles diferentes. Y cada uno de ellos, con un presupuesto económico menor año tras año. Eso nos deja contentos, haber optimizado mejor los recursos del club. Fue un torneo muy duro, hubo cuatro puntos entre los primeros seis equipos.
-¿A qué debió ese menor presupuesto?
-A que el club estaba conformado por dos dueños, y una de las partes cedió su porcentaje a la otra. Eso nos hace redoblar esfuerzos para mantenernos competitivos. Lo compensamos con una base de plantel que viene jugando hace años.
-¿En categorías formativas también han crecido?
-Sí, cuando el club tomó la plaza, no tenía nada de estructura. Se armó una base de desarrollo real con las fuerzas básicas, como se les llama allá. Ahora se están dando pasos importantes, como la adquisición de su propio terreno, un nuevo estadio con canchas alternas. Hasta ahora se dependía de que nos prestaran el estadio municipal.
-¿A diferencia de otros años, fueron los mejores en la etapa regular?
-Así es, en los títulos anteriores nunca habíamos podido ganar la etapa de clasificación. Esta vez lo logramos y tuvimos los mejores números del torneo. Entramos directamente a semifinales y teníamos la ventaja de pasar en caso de empate. Fue contra Cobán Imperial, perdimos 1-0 de visitantes, ganamos 1-0 de locales y nos clasificamos en una serie muy difícil. En las finales frente a Municipal, el desarrollo fue más favorable a nosotros: empatamos 1-1 y ganamos 2-1.
-El año pasado pensabas llevar algún chico de Tandil y fue Alessandro Pecchiar. ¿Qué evaluación hacés de él?
-Lo conocí y le vi características potenciales para andar muy bien. Lo noté explosivo, yendo mucho detrás de la línea de los defensores. Eso se adecuaba muy bien a mi forma de ver el fútbol. En Guatemala, los centrodelanteros generalmente se tiran atrás para pivotear o recibir, y se transforman en una opción de marca más fácil para los centrales rivales. Alessandro hace lo contrario.
-¿Tenías dudas sobre su adaptación?
-No es fácil ir a otro país, encontrarse con un fútbol distinto, con cambios muy radicales en varios aspectos, a los cuales debía adaptarse. Le costó un poco en el primer semestre. En el segundo tuvo más participación en el equipo mayor, y en su mejor momento tuvo un traspié con una lesión, que no le permitió jugar en la fase final. En el desarrollo del año, lo de Alessandro ha sido importante para él y para mí, que tomé la decisión de llevarlo. Ojalá podamos contar con él en 2018, aunque sabemos que lo han visto otros clubes.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario