Pereyra y la necesidad de “sumar varios refuerzos”

Pereyra, el elegido por Santamarina.

El Eco

Mediante una conferencia de prensa brindada en el Hotel Mulen, Santamarina presentó ayer a su flamante cuerpo técnico de cara a la próxima temporada de la B Nacional, encabezado por Guillermo Pereyra, exvolante de River Plate.

El cordobés estuvo, en la presentación, acompañado por el presidente del club Pablo Bossio y dos de sus colaboradores: Luciano Rodríguez (entrenador de arqueros) y Darío Curti (analista de videos). También son parte Leandro Burtovoy (ayudante de campo) y el preparador físico Diego Riberi.

El joven entrenador (38 años) comenzó expresando que: “Es una alegría asumir este desafío, tenemos la gran responsabilidad de hacer las cosas bien. Vamos a desarrollar un trabajo en conjunto, queremos profesionalizar todas las áreas y los aspectos que podamos porque el fútbol avanza. En la ciudad me siento muy bien, me recibieron de manera espectacular, aunque no he recorrido mucho. Nuestro trabajo lo vamos planificando con fechas tentativas, iremos haciendo ajustes de acuerdo con la información que vaya llegando desde AFA respecto al arranque de la competencia. Luego, encararemos una temporada que será larga y dura”.

Respecto al comienzo de su trabajo al frente del plantel, Pereyra adelantó que “será entre 45 y 50 días antes del arranque del torneo. La idea es que el equipo no esté saturado por muchos entrenamientos sin competencia, dado que puede ser algo contraproducente”.

Sobre el Santamarina más reciente, el flamante DT aurinegro contó que “hemos visto absolutamente todos los videos de los partidos, conocemos al plantel anterior. Nos fuimos interiorizando de algunas cuestiones, el motivo de este viaje es seguir conociendo la dinámica del club y la gente que trabaja en ella. El ida y vuelta con ella es fundamental para ir ajustando en diferentes aspectos”.

Pablo Bossio, Guillermo Pereyra, Luciano Rodríguez y Darío Curti.

Consultado sobre el plantel que conformará, el exvolante central explicó que “trataremos de armar algo acorde a lo que nosotros queremos. Tenemos una idea, pero será un complemento con las características de los jugadores que vayamos sumando. Obviamente, para cada posición tenemos un ideal, a partir de ahí hay que mirar las posibilidades que nos darán nuestro presupuesto y el mercado. Para cada posición tenemos un plan A, un plan B y un plan C”.

También Pereyra dejó en claro que se considera “un entrenador versátil, flexible, mis jugadores van a tener herramientas suficientes para saber afrontar cada situación que plantee el rival. Está claro que trabajaremos sobre una idea, pero iremos siendo versátiles para ser efectivos en cada situación. Pensamos en establecer una defensa sólida, sabemos cómo es la categoría, hay mucho juego aéreo y se presentan muchas situaciones que se resuelven con pelotas paradas. De mitad de cancha hacia adelante, pensamos en jugadores con buen pie, rápidos, que sepan resolver en el uno contra uno, llegar a posición de gol. El equipo tendrá esa mixtura entre la solidez de su defensa y los ‘chiquititos’ rápidos de arriba”.

A la hora de brindar detalles sobre el por qué de su inclinación hacia Santamarina, el DT explicó que “tuve alguna oferta de Chile, y también para asumir en divisiones formativas de River y San Lorenzo, pero consideré que no era el momento, pretendía hacerme cargo de un plantel profesional. La reunión que tuvimos con Pablo (Bossio) en Buenos Aires me terminó de convencer porque encontré muchos aspectos favorables para llevar a cabo un buen trabajo, encuentro un panorama muy alentador para aplicar las ideas que tenemos con mis compañeros del cuerpo técnico”.

Ante lo reciente de su arribo, lógicamente Pereyra no emitió nombres, aunque adelantó que “la campaña anterior no fue la que todos esperaban y consideramos que hay que meter mano con varios refuerzos en el plantel para poner en cancha un equipo que dé garantías al menos para el cuerpo técnico actual. No descartamos que se sume algún jugador de la Unión Regional Deportiva, y tenemos planeado hacer alguna prueba en Buenos Aires o por esta zona. Hay muchos jugadores que tienen una gran trayectoria en el fútbol y, por determinado motivo, no tienen hoy un lugar visible”.

Tras observar los partidos de Santamarina en la última temporada de la B Nacional, Pereyra llegó a la conclusión de que “pese a tener una defensa con altura le cabeceaban mucho en su área, quizá el problema estuviese en un mal posicionamiento o en desatenciones de los jugadores. Vimos muchas falencias, pero también entiendo que hubo lesiones en cuatro o cinco jugadores que eran la columna vertebral del equipo. Y se utilizaron jóvenes del club, en un momento que quizá no era el adecuado más allá de que tienen una buena proyección”.

La influencia de los entrenadores que lo han dirigido en su etapa como jugador fue otro de los temas abordados por Pereyra, quien en torno a ello recalcó que “he tenido grandes entrenadores, como Ramón Díaz, Pekerman y Tocalli, y de todos uno toma cosas. La virtud pasa por saber absorber lo que te brindan”.

Ayuda psicológica

Pereyra anunció que de su cuerpo técnico será parte un coach mental, que oficiará como psicólogo en el plantel aurinegro. Se trata de Sebastián Fossati, quien ha trabajado junto a Ramón Díaz, y en particular con futbolistas como Andrés D’Alessandro y Diego Buonanotte, entre otros, además de deportistas de otras disciplinas como tenistas y pilotos de Turismo Carretera.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario