Rakitic dejaría de jugar si ese fuera el precio de ganar

El volante croata "colgaría las botas" con tal de adjudicarse el título mundial. Tiene la receta para la final contra Francia: "Darlo todo y tener un poco de suerte".

Iván Rakitic.

Agencia

El centrocampista croata Ivan Rakitic aseguró ayer que estaría dispuesto a retirarse “el mismo lunes si ese fuera el precio a pagar por ganar la Copa” del Mundo, mañana en la final contra Francia.

Preguntado sobre qué sería capaz de hacer con tal de ganar la final mañana en el Estadio Luzhniki de Moscú, el jugador croata respondió: “Pagaría cualquier cosa por lograr el triunfo, la victoria de mi país, Croacia… Sí, definitivamente colgaría las botas el mismo lunes si ese fuese el precio por ganar la Copa”.

“Aunque no lo voy a hacer”, matizó rápidamente con una gran sonrisa.

Rakitic aseguró que pese a que la final será su partido 71 de la temporada, “habrá energía suficiente” para jugar la final y que a dos días del gran duelo no puede “tener mejores sensaciones como croata”.

“Cuando decidí jugar internacionalmente por Croacia, tienes sueños y quieres jugar una final de un gran torneo. Ahora ese sueño se ha cumplido”, añadió el jugador del Barcelona, nacido hace 30 años en Suiza, país en el que se refugiaron sus padres huyendo de la guerra en los Balcanes a principios de la década de los años 1990.

 

 

 

“El partido más grande de nuestras vidas”

“Es un partido histórico, el más grande de nuestras vidas. Tenemos que darlo todo y tener un poco de suerte para tener el resultado que queremos”, destacó.

“Solo hay que ver la alegría de la gente en Croacia, ese orgullo, esa unidad… (Este partido) No es cosa de 23 jugadores, un entrenador y su cuerpo técnico, sino que concierne a los 4,5 millones de habitantes de Croacia”, argumentó.

“Si hubiese un estadio con capacidad para 4,5 millones de espectadores, el domingo se llenaría”, aseguró.

Cuestionado por el hecho de que un pequeño país dé tan buenos deportistas y sobre todo equipos tan competitivos en diferentes deportes, Rakitic aseguró que “cuando te pones la camiseta de Croacia te transformas en otra persona”.

Del rival, Francia, destacó que “es un equipo muy fuerte con fantásticos jugadores”, que no existe un sentimiento de revancha en los croatas por la derrota ante los Bleus en las semifinales del Mundial-1998 (“no queda ningún futbolista que siga jugando”) y admitió haber hablado con su compañero francés en el Barcelona, Samuel Umtiti.

“Hablé brevemente para desearnos suerte mutuamente, pero nada más, porque los dos queremos la Copa”, explicó.

También defendió que el premio al mejor jugador del torneo debería ser para su compañero Luka Modric. “Creo que el premio debería ser para un croata y nuestro capitán es el que más lo merece… aunque lo que más deseamos el domingo es ganar la final”.

 

 

Piropos a Pitana

Rakitic también se felicitó de que sea el argentino Nestor Pitana quien arbitre la final del domingo: “Me puse contento de que fuera él el designado para la final porque nos arbitró muy bien contra Dinamarca (en octavos de final) y creo que ha hecho un torneo fantástico”.

“Tiene una gran actitud y una muy buena relación con los jugadores. Es un gran árbitro”, añadió.

Sobre su seleccionador, Zlatko Dalic, el centrocampista reveló que lo conoce “desde hace 9 o 10 años, cuando era adjunto en la Sub 21” y que es de ese tipo de técnicos que “no deja nada al azar, es capaz de no dormir con tal de que el equipo esté preparado”.

Finalmente, dedicó un “¡Chapeau!” al tenista serbio Novak Djokovic, que esta semana aseguró que quería el triunfo de Croacia en el Mundial y que por ello ha sido criticado por algunos en su país.

“Tenemos que dejar la historia detrás nuestro”, dijo en referencia a la guerra que enfrentó a ambos países en la década de los 90. “Nole es un jugador extraordinario y también una persona maravillosa. Le deseo toda la suerte del mundo y ojalá que el domingo pueda jugar él también la final del torneo de Wimbledon y la gane”. (NA)

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario