rugby

Sorbi, el toque de distinción en el gran momento de Uncas

El apertura es el líder y conductor de un equipo que sorprende por su evolución y está en la pelea por el título en el Regional Pampeano B

El Eco

En un deporte que sublima al conjunto como el rugby, es difícil destacar demasiado a una individualidad. Nicolás Sorbi se niega a reconocer su influencia en el gran momento de Uncas, pero su calidad salta a la vista para compañeros y rivales. Es el líder natural del equipo, tanto por su experiencia como por la capacidad técnica que lo convierte en un jugador casi siempre determinante. Desde su posición de apertura juega y hace jugar, maneja los tiempos del partido y sin un gran potencial físico, se las arregla para ser desequilibrante en ataque, tanto lanzando a sus compañeros como usando el pié con mucha precisión.

Debutó en la primera de Uncas a los 18 años, y tras algunas ausencias para jugar un par de temporadas en Comercial y en el rugby de Portugal, está de nuevo en su club disfrutando de un gran momento en el Regional Pampeano B, con un lugar asegurado entre los 10 mejores de la región para el año que viene (ver aparte) y con chances de pelear por el título en un final que aparece como un mano a mano con Argentino de Bahía Blanca.

Tal vez, el examen que le falte rendir a Uncas en esta gran temporada al mando del cuerpo técnico encabezado por Fernando Reche, sea demostrar que puede prescindir de “Nico” Sorbi en la cancha. Es que el apertura se operará en los próximos días de un hombro, para corregir una lesión que arrastra desde hace tiempo, y el partido de mañana ante Universitario de Bahía Blanca podría ser su última actuación del año.

-¿Cómo analizas este gran momento de Uncas?

Estamos en un lugar en el que cualquier equipo quiere estar, pero es una sorpresa tanto para nosotros como para los demás equipos. Nos marcamos a principio de año el objetivo de estar entre los cuatro mejores y se dio con creces, porque terminamos primeros en la fase clasificatoria. Y ya nos aseguramos el año que viene estar entre los 10 equipos que van a jugar el Regional A, o sea mucho más de lo que esperábamos lograr a principios de año. El desafío en las tres fechas que faltan es pelear el campeonato, que sería la mejor forma de festejar los 50 años del club, que se cumplen en 2019.

-¿Cuál fue la influencia de Reche en esta evolución?

– Uncas el año pasado terminó jugando en buen nivel el Regional B, confirmando que hay buenos jugadores en el plantel, más allá de que sea un poco corto, y la llegada de Fernando le aportó orden y convicción al equipo. El hecho de confiar en que se puede, en el potencial de cada jugador y lo que le puede aportar al equipo.

-¿Cuáles son las virtudes del equipo?

– En cuanto al juego, creo que la mayor virtud es la defensa, hacernos fuertes desde ahí y cometer muy pocos penales. El ataque nos cuesta más, pero trabajamos mucho en sacar provecho de cada oportunidad que tenemos. Tenemos un muy buen line, que es nuestra mejor fuente de obtención y además nos sirve para entorpecer los lanzamientos del rival, y mejoramos mucho el scrum.

En eso ayudó mucho tener un cuerpo técnico numeroso, en el que cada uno se dividió diferentes facetas del juego. Y además fue clave el análisis de video. En este torneo es obligación filmar todos los partidos, y entonces tenés a disposición los partidos de los rivales, podés estudiar con tiempo al equipo que te toca el fin de semana. Y también hubo otros detalles, que surgieron más por la inquietud de los jugadores, y que sumaron en la manera en la que el equipo está encarando este proceso, como usar todos la misma ropa, para el calentamiento, para los viajes, cumplir los horarios, cosas que le sirven al equipo y que a la vez mejoran la imagen del club.

-¿Te sentís cómodo jugando en un equipo más sólido, más ordenado?

-Claramente, cuando jugás en un equipo ordenado, en el que el sistema de juego está afianzado, las cosas se hacen más sencillas. Me siento más cómodo, con más espacios para moverme y decidir. No tengo que preocuparme tanto por la marca. Si bien intento subir a marcar, muchas veces inconscientemente me quedo porque sé que la defensa está preparada para ayudarme.

-¿Más allá de que la capitanía está en otras manos, te sentís un líder dentro del equipo?

-Me parece que lo del liderazgo se da un poco naturalmente porque, a pesar de que tengo 31 años, si agarrás a los 15 que salen a la cancha, soy el más grande. Los demás son de 25 para abajo y a muchos los entrené en infantiles. Entonces, es más fácil que te tengan como referente y eso ayuda a ser el conductor del equipo.

-¿Qué le aportaron los juveniles al equipo?

-Hay muchos chicos que subieron al plantel superior en los últimos tiempos, que tienen un gran potencial y que nos aportan mucho en calidad y cantidad. Muchos de ellos todavía no están en su mejor momento, están evolucionando y lo mejor lo van a dar en unos años, cuando estén afianzados. Uno de los casos más claros es el de Juan Pablo Rodríguez, que arrancó el año alternando en Intermedia y hoy es titular en Primera. Tiene un potencial enorme, una gran altura, y está jugando en un puesto que para mí no es el suyo, porque es un excelente proyecto de centro.

– ¿Cómo está el resto del rugby del club?

El trabajo en Infantiles y Juveniles es algo de todos los días, que hay que cuidarlo mucho. Obviamente el buen presente de la Primera ayuda mucho, porque todos van al club con otro entusiasmo, siguen al equipo, alientan. Por suerte tenemos todas las categorías, con buen número de jugadores, y eso nos permite enfocarnos en mejorar el juego, algo que es más complicado cuando tenés que preocuparte por sumar jugadores o completar el equipo. Se ha sumado mucha gente, exjugadores que van a ver los partidos y se enganchan de nuevo, o intentan sumar desde otro lado, porque no todo es jugar o  ser entrenador. Y muchos de ellos llevan a sus hijos o sus sobrinos y esa movida al club le sirve mucho.

Más allá de su función dentro del equipo, Sorbi está muy compenetrado con las obras que está llevando a cabo el club que preside su padre, Ricardo: “Es un año muy lindo el que estamos viviendo por los resultados que tuvimos, pero también estamos entusiasmados con las obras que se vienen en el club. Son proyectos muy ambiciosos, somos un club que se nutre de gente de clase trabajadora y todo cuesta mucho. Pero en 30 días va a estar puesta la carpeta sintética en la cancha de hockey, y tenerla lista va a ser un paso gigante para Uncas y una gran satisfacción para todo el club, porque todas las disciplinas trabajaron para ese objetivo. Ya arrancaron con la remoción de tierra en la cancha 1 y están cerca de terminarse los nuevos dormis. El gimnasio seguramente lo vamos a encarar el año que viene y es algo que se necesita mucho. Son obras que tienen un poco desordenado al club, pero que al mismo tiempo muestran que se están haciendo cosas, que Uncas avanza y eso la gente lo nota”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario