Un partido con varios duelos interesantes

Croacia lidera el Grupo D

El Eco

Harry Kane contra Dejan Lovren, la batalla de las ideas entre los cerebros Modric-Rakitic y Alli-Lingard y el fabuloso cara a cara de los 1 son los duelos esperados de la semifinal Inglaterra-Croacia en el Mundial de Rusia 2018, hoy en Moscú.

A un paso de la final del domingo en el estadio Luzhniki, sendos seleccionados europeos se citarán en un duelo inédito en la historia de los Mundiales con una variedad de millonarias estrellas, cotizadas en el más alto nivel de exigencia en Europa.

Para empezar, el compromiso será una inmejorable ocasión para que se citen dos de los técnicos revelación del torneo: el ingenioso Gareth Southgate, en Inglaterra, y el estricto Zlatko Dalic, en Croacia, amantes del fútbol ofensivo sin limitaciones pero con distintas armas para sentir el fútbol.

Harry Kane es el actual goleador del Mundial con 6 tantos. Tan elegante como la misma pronunciación de su nombre, así se mueve en el césped el 9 de los Pross, segundo en la tabla de artilleros de la pasada temporada de la Premier League con 30 gritos, apenas a 2 de Mohamed Salah.

Con 24 años, el delantero de Tottenham es la cara de gol de los Tres Leones. De sus seis gritos, tres han sido marcados desde el punto de penal.
Kane es un moderno delantero centro, y la estructura de juego de los ingleses está armada para que sea el finalizador del juego ofensivo. Se mueve bien en el área, sabe jugar con la pelota, crea espacios y falla poco.

¿Quién lo puede parar? Quizás una mala noche…o el defensor central croata Dejan Lovren con sus 1,88.

Lovren, de 29 años, llegó a la Premier League de la mano del Southampton en la temporada 2013-2014 y apenas un año le bastó para que el Liverpool lo fichara, convirtiéndose en uno de los pilares desde ese entonces.

“Se merece todo el crédito que recibe”, dijo Lovren sobre Kane. “Es uno de los mejores delanteros del mundo, pero me gusta desafiar a estos atacantes y mostrarles a todos que soy uno de los mejores defensores”, advirtió sobre su duelo personal con el jugador de los Spurs.
Luka Modric e Ivan Rakitic son los termómetros de Croacia. Si ellos están bien en el césped, los ajedrezados funcionan como un reloj.
La arquitectura del juego croata inicia en los botines del 10 de Real Madrid. Y su mejor complemento es el barcelonista Rakitic. Luka tiene un juego interior perfecto, con buena movilidad y visión. Ivan transita por las bandas, y cubre la espalda del pequeño cerebro croata.
Tras eliminar a Rusia en los cuartos de final por penales, Rakitic subió en su cuenta en Instagram una fotografía con Modric sobre el césped y con el siguiente mensaje: “Hermano con hermano!!! Contigo es un placer jugar el balón para nuestro éxito común. Te quiero hermano @lukamodric10”. Más claro, imposible.

Dele Alli y Jesse Lingard son la contraparte inglesa. El mediapunta de 22 años es uno de los mejores del mundo en esa posición, con un fútbol vertical y buena conducción de la pelota en velocidad. Además, es el que mejor interpreta a Kane, su compañero en los Spurs.
Con 25 años, Lingard se ha consolidado también como mediapunta en Manchester United y en la última campaña anotó 13 goles entre todas las competencias en las que participaron los de Old Trafford.
Con buen desplazamiento por las bandas, Lingard suele quedar en constante posición de gol por su habilidad y buena lectura del juego.
Jordan Pickford y Danijel Subasic encarnan el golero moderno: seguros en los palos, con buen manejo del espacio y el juego aéreo, efectivos con los pies y ataja penales.

El croata, inamovible en el arco de Mónaco, ha disputado cuatro partidos y tiene un promedio de atajadas de un 80%.

Pickford, de Everton, en cinco partidos llega a los 71,4%.
Ambos guardametas hacen parte de la columna vertebral de sus seleccionados.
Subasic, con 33 años, fue el héroe ante Dinamarca en la definición por penales en los octavos de final al atajar tres disparos. Y ante Rusia, en los cuartos, detuvo otro en la misma lotería desde el punto blanco.
Esas hazañas lo llevaron a igualar la marca del argentino Sergio Goycochea (Italia 1990) y Harald Schumacher (México 1986) de cuatro penales atajados en un mismo Mundial.

El jovencito Pickford, de 24, tomó en Rusia el lugar que hasta hace unos años le pertenecía a Joe Hart y con sus atajadas pareciera reivindicar el buen nombre de Gordon Banks y Peter Shilton, los máximos referentes del arco inglés.

Volador y ataja penales -detuvo uno ante Colombia en octavos-, Pickford realizó memorables paradas a una mano ante los suecos en cuartos, convirtiéndose en el jugador del partido. (NA).

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario