Con espuma y a puro tambor comenzó la alegría carnavalera estrenando la Avenida del Encuentro

El Eco

Anoche empezaron los corsos bajo un manto despejado y bastante fresco, inaugurando una avenida Del Encuentro salpicada de espuma, música y color. La espera terminó para siete de los grupos que tanto trabajaron para salir a exponer sus temáticas, con trajes, bailes y ritmos. Las que se lucieron en esta ocasión fueron, por orden de pasada, Murga del Dragón, Murga Soñada, Murga Las Pulgas, Flor de Murga, Comparsa Maracuyá, Caídos del Catre y Los Adoquines.

Recorrieron las casi tres cuadras del nuevo espacio bailando al son de sus tambores sin percatarse del frío, cada murga se detuvo frente al escenario y allí presentó su número respetando los aproximados 15 minutos destinados para su show. Si bien el público se dispuso a lo largo de toda la pasarela, la mayoría se conjugó en el espacio central frente al palco de presentación.

“Acá estamos a pleno inaugurando este lugar acompañando a los diferentes grupos del carnaval de Mi Tandil que se preparan todo el año con su colorido y sus mensajes”, dijo la subsecretaria de Cultura, Natalia Correa, entre el repiqueteo de los bombos y la arenga de Dardo Casal de fondo, ya que Flor de Murga había copado el escenario.

“Estamos probando el espacio y todo el armado, creemos que esta avenida Del Encuentro ayuda al despliegue y al desarrollo del desfile, también a la comodidad del público”. Si bien la capacidad de espectadores no estaba colmada, la idea desde el Municipio es que de a poco el vecino vaya de a poco volviendo a acompañar el carnaval.

Cabe destacar que lo referido a seguridad fue trabajado y planificado con todo el acompañamiento de la comisaría Tercera, que es la que tiene incumbencia en la zona. Correa contó que “hay diferentes diagramas dispuestos y personal que resguarda todo lo que es el desarrollo del desfile para el normal funcionamiento de los grupos”.

“Todo está saliendo como esperábamos”, admitió contenta, “los grupos ya saben el orden y se van formando cada uno en su espacio que está bien delimitado”.

Por su puesto que si no hay espuma no es carnaval, las corridas por detrás del público armando guerras de espuma también fueron parte de este cuadro carnavalero. Por eso, a partir del buen funcionamiento y buena experiencia en ediciones pasadas, volvieron a implementar el canje de envases de espuma vacíos por números para un sorteo, y evitar así que los mismos queden tirados en la calle. “Tenemos un puesto en cada lateral de la calle, donde la gente puede intercambiarlo por un número para el sorteo de una bicicleta que se hará cada noche, incluso en Vela y Gardey”, explicó Correa alentando al reciclaje.

Desde ayer y hasta el lunes 12 de febrero, a partir de las 19.30 siete agrupaciones por noche, de las 19, ofrecerán sus sonrisas a quienes las quieran acompañar y disfrutar desde la hinchada. El martes 13 será el cierre, y allí participarán todas las murgas, comparsas y batucadas, además se procederá a la quema del Rey Momo. La gran fiesta se trasladará el 17 a Gardey y el 24 a María Ignacia.

 

El mensaje del Rey Momo

El ejemplar que se quema al fin del ciclo todos los años tiene un sentido y un mensaje a transmitir, la particularidad de este reside en que por primera vez fue donado y cedido por la agrupación 2017 de la Escuela Polivalente de Arte. Esta imagen que ilustra a un hombre con cabeza de pantalla, tapando todos los sentidos de otra cara, fue su carroza en la Farándula, y ellos quisieron estar de alguna forma en esta fiesta. “Todos los grupos coincidieron en que era un lindo gesto”, aseguró la subsecreatria. El Momo en sí tiene alguna particularidad que los grupos consideraron oportuno para esta ocasión: “Si bien se presta a la interpretación de cada uno, lo que quieren transmitir las agrupaciones es esta necesidad de vivir la realidad, el otro, el contacto, cuando la tecnología en vez de acercarnos o facilitarnos, lo que hace es separarnos e invisibilizarnos y perder esa relación con el otro más cercana”, explicó Natalia Correa.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario