Gustavo García destacó la actuación de los ballets de la peña El Cielito durante 2017

Tras un intenso año tanto institucional como desde los ballets, la peña El Cielito cerró un año con grandes satisfacciones. Gustavo García, director de los ballets, dialogó con El Eco de Tandil, hizo un repaso por lo que dejó 2017 y adelantó los primeros detalles de lo que será el Festival de la Sierra desdoblado.

-¿Cómo fue el cierre de los elencos?

-En lo que respecta artísticamente, fue un año excelente. Durante la primera mitad del año nos preparamos para competir en el festival de La Huella en Mendoza con la categoría infantil y llevé juveniles compitiendo en categoría mayor. Esta es una experiencia que la venimos realizando hace dos años para que los chicos puedan ver cómo trabajan los demás grupos y los hacemos competir en una categoría más. En esta competencia, los infantiles ganaron la copa y los juveniles salieron terceros en varios rubros, lo cual nos da mucha alegría ya que son chicos de 15 o 16 años que físicamente todavía están en pleno desarrollo.
Hace cinco años que vamos a competir y luego aprovechamos para que se queden a pasear para conocer el lugar.
También estuvimos por Pirán con categoría adultos y ganamos. Realmente fue una satisfacción bárbara porque es gente grande que trabajó y entrena bien, a pesar de su edad. Incluso lo toma con una responsabilidad y disciplina excelente. Por lo tanto ganaron en conjunto estilizado y salieron segundos en conjunto tradicional.
Con el ballet mayor estrenamos un espectáculo en el teatro Roxy de Mar del Plata y luego lo repetimos en El Cielito. Además con ellos estuvimos todo el año de preparación ya que transitamos una etapa de recambio de todos los grupos que se da aproximadamente cada 4 años.

-¿Y a nivel institucional?
-Tuvimos el aniversario de los 60 años de la peña El Cielito donde juntamos cerca de 1200 parejas en la diagonal del Parque y la gente respondió a la invitación al instante; por lo tanto es muy satisfactorio que el público de Tandil y la zona nos acompañe.
Además se inauguró la nueva sede en la cual se trabaja mucho, nos permite tener dos salas de ensayo y se puede utilizar de forma simultánea. También se puede alquilar para eventos ya que tiene proyector, pantalla, de todo, por lo que es ideal para distintas cuestiones.
Por otro lado ya estamos en marcha con el Festival de la Sierra que este año se desdobla.

-¿Finalmente cómo se va a organizar?
-Del 8 al 13 de febrero se va a hacer todo lo que es la parte musical del Anfiteatro donde bailarán todos los ballets de la peña y los artistas que se presentarán en las distintas noches. Este año serán cinco días ya que se aprovechan los feriados de Carnaval que serán lunes y martes, con entrada libre y gratuita, los fogones, la parte gastronómica de la DOT con Cagnoli. El año pasado fue récord con casi 6 mil personas por noche y para nosotros la parte del Festival de la Sierra es la parte popular.
Luego está la competitiva que está el que es allegado y que le interesa bailar, por lo que esta etapa la trasladamos a julio que será del 18 al 21 de julio. La justificación para desdoblarlo es que a medida que los costos económicos fueron creciendo, por lo tanto todos los bailarines que van a Cosquín y Laborde durante enero, no llegan con los gastos para venir acá. Entonces mucha gente se quedaba con ganas de venir por una cuestión económica. Eso sumado a que son dos cosas muy grandes, tanto el Anfiteatro como la parte de competencia y es mucha gente la que se necesita. De esta forma, todos estamos abocados a los dos eventos y así tendremos menor posibilidad de errores.
Respecto al clima, se va a llevar a cabo en los dos salones de Unión que está todo calefaccionado y los bailarines ya no vienen en carpas como antes. Ahora se cuidan un poco más, descansan y tratan de estar bien, así que el clima está cubierto.

-¿Respecto a tu año y lo que se viene para 2018?
-Yo estoy muy contento ya que logré ganar por segundo año consecutivo la preselección para la competencia de campeón provincial en Laborde. Por lo tanto el 4 de enero viajo a lo que sería la competencia de malambo a nivel nacional en mi categoría de veteranos y competiré con otros 23 bailarines.
Realmente estoy muy ilusionado y contento ya que hice un trabajo muy bueno de preparación tanto física como técnica. El año pasado salimos campeones con los chicos de cuarteto de malambo y es una experiencia muy linda porque además te contactás con gente de todo el país.
Uno sabe que se está preparando bien pero están todos así, no es que hacemos la diferencia con eso y a más edad, más preparación. Realmente es muy fina la línea entre uno y otro bailarín ya que, a este nivel, no llega nadie que no lo haya hecho desde chico.

-Así que es una satisfacción muy grande…
-Sí, realmente estoy muy ilusionado. Es una pasión muy grande y tengo una gran satisfacción de haberlo logrado porque el malambo es algo muy difícil a nivel muscular y físico. Nosotros representamos el malambo sureño por la zona que nos corresponde, por lo tanto ensayamos descalzos y el sacrificio es muy grande. Yo zapateo el 10 de enero pero la competencia dura toda la semana y solamente pasan tres bailarines a la final que es el 13.
Creo que el balance en general es muy positivo porque todo se hizo con pasión y mucho trabajo.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario