fbpx Los descendientes, obra de producción tandilense, fue seleccionada para la temporada 2019 del Teatro Nacional Cervantes – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Los descendientes, obra de producción tandilense, fue seleccionada para la temporada 2019 del Teatro Nacional Cervantes

La puesta teatral escrita y dirigida por Julia Lavatelli e interpretada por el grupo Orson Peralta, llegará a la sala del Teatro La Fábrica en agosto próximo. Su producción se enmarca dentro del programa “Teatro Nacional Argentino. Teatro Cervantes produce en el país”, que tiene como objetivo generar producciones escénicas en distintos puntos del territorio nacional. El texto indaga en los resabios del movimiento de picapedreros en la ciudad.

El Eco

Julia Lavatelli es una mujer de teatro de larga trayectoria en la ciudad. Docente, actriz, directora, investigadora, sus múltiples facetas la han llevado a participar de diversos proyectos a lo largo del tiempo.

En esta oportunidad, una obra  de su autoría fue seleccionada para participar de la temporada 2019 del Teatro Nacional Cervantes de la Ciudad de Buenos Aires.

Los descendientes, la obra teatral escrita y dirigida por Julia Lavatelli, se estrenará el 9 de agosto en la Sala La Fábrica en el marco del programa “Teatro Nacional Argentino. Teatro Cervantes produce en el país”, que tiene como objetivo generar producciones teatrales en distintos puntos del territorio nacional.

A través de convocatorias abiertas en las que participan artistas de todo el país, el teatro selecciona proyectos germinales y los produce integralmente, desde la financiación, los recursos humanos hasta la coordinación artística, del mismo modo que lo hace en su sede central. En sinergia con distintos organismos e instituciones provinciales, el programa apoya el desarrollo de artistas locales que ya vienen produciendo en diferentes ciudades y que de este modo se integran al repertorio.

En una entrevista con El Eco de Tandil, la realizadora local contó que “a lo largo de estos tres años se han realizado puestas en la Patagonia, Córdoba, Santa Fe, Catamarca. Para esta temporada 2019 va a ser producido un espectáculo que dirijo con el grupo Orson Peralta, con quienes  trabajo desde hace mucho en Tandil. El Teatro Cervantes es el único teatro nacional que ha quedado en Argentina”.

Postales del movimiento obrero anarquista

La huelga de los obreros de las canteras de piedra del año 1908, conocida como “huelga grande”, es un hecho fundamental en la historia del sindicalismo argentino y de implicancias sociales mayores para la ciudad de Tandil. Luego de once meses de resistencia obrera, los patrones aceptaron los reclamos y se firmó el acuerdo que incluyó el pago en moneda argentina, la reducción de la jornada laboral de 10 a 8 horas en invierno y de 15 a 9 horas en verano y descanso dominical. A través de imágenes y relatos populares, el suceso perdura en la memoria de los tandilenses.
Tomando como referencia dos textos de la literatura argentina, Operación Masacre (1957) de Rodolfo Walsh -sobre los fusilamientos de José León Suárez- y Pesadilla (1929) de Pinie Wald -sobre la semana trágica- Los descendientes indaga en el género “no ficción” y sus posibilidades escénicas.

A partir de entrevistas realizadas a descendientes de obreros de la piedra y a otros participantes de la gran huelga, el proyecto presenta imágenes secretas o íntimas que, por estar ligadas a actividades clandestinas, tienen escasa documentación o se han narrado y conocido muy tangencialmente. Este anclaje en las historias de vida de los descendientes permite reconstruir a partir de los restos y de la memoria de vidas privadas un suceso público.

“Esto es importante para el teatro de la ciudad, hay una gran actividad teatral y es un reconocimiento a es. La obra gira sobre un texto que escribí el año pasado y estamos empezando los ensayos con el grupo de artistas”, expresó Lavatelli. El grupo que forma parte de la puesta en escena está conformado por Daniela Ferrari, Agustina Gómez Hoffmann, Silvio Torres, Ignacio Díaz Delfino, Franco Pomponio, y contará con la participación de Marcelo Jaureguiberry en el armado escenográfico y de Pablo Baz en la composición musical.

“La  idea es trabajar sobre ese movimiento obrero de canteras, un movimiento sindical tan importante de principios del siglo XX en Tandil. Lo que se conoce como la huelga grande, que fueron acciones que tuvieron rápidos y satisfactorios resultados, inscriptos dentro del movimiento anarquista argentino”, explicó la directora teatral.

Los artistas se encuentran trabajando dentro de un amplio universo que crearon para indagar y conocer los componentes del oficio de picapedrero, del anarquismo y de la transformación en Tandil a partir de la inmigración, para interpelar acerca de qué es lo que queda de todo eso en una ciudad que se configuró al calor de estos sucesos que signaron su historia.

“Por eso se llama Los descendientes, es un poco eso, hablar de qué memoria prevalece de ese gran movimiento”, añadió.

Teatro hecho en Tandil

La producción integral de la puesta está a cargo del afamado teatro de orden nacional, institución que, a través del mencionado programa, se ocupa de abonar los salarios de los artistas  durante un plazo de dos meses de ensayos y dos meses de funciones. Además, provee toda la realización de vestuario y escenografía, que se confeccionará en los talleres que el Cervantes posee en sus instalaciones de la ciudad capitalina.

“El contrato es por dos meses de funciones acá, después de eso el teatro es el propietario de los derechos del espectáculo, quizás hay alguna posibilidad -en la medida que  pueda acompañarnos- de hacer alguna presentación en Buenos Aires o gira, o alguna invitación”, refirió.

Como es habitual, los teatros estatales programan el año con antelación y, una vez que  se cumple con las presentaciones pautadas, no necesariamente continúan con la puesta en escena de las obras cuando estas cumplieron los ciclos de programación, circunstancia que puede resultar ajena para quienes se mueven en otras ámbitos de la producción teatral.

Entusiasmada con esta oportunidad y con el amplio abanico desplegado a partir del hecho narrado, Lavatelli deslizó que “este universo nos parece tan gigantesco y grande que pensamos que a lo mejor es el primer espectáculo que hacemos sobre el tema”. Lo que sí es seguro es que el teatro tandilense tiene un enorme caudal humano y de recursos que le permite instalarse en lo más encumbrado de la producción teatral argentina.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario