Obras de reacondicionamiento de la Sala Mercedes Santamarina

Sala Mercedes Santamarina 2015.

El Eco

Esta Colección constituye uno de los patrimonios culturales más importantes de la ciudad. Se encuentra en una sala estable destinada a exhibir de manera conjunta la totalidad de las obras y objetos históricos que fueron donados hace casi 50 años por la nieta de Ramón Santamarina.

“… la determinación que he tomado, de efectuar esta donación al pueblo de Tandil, ha sido motivada por la profunda solidaridad que siempre he sentido por esta ciudad y porque estimo así interpretar el sentimiento de cooperación que prevaleció en mis padres…”. Estas fueron las palabras de Mercedes en el año 1971 al conceder al Museo de Bellas Artes gran parte de su tesoro personal.

Mercedes

Nació en el año 1896. Era nieta de Ramón Santamarina por parte de su primer hijo. Durante toda su vida se dedicó a coleccionar diversos objetos artísticos, cuadros, esculturas y muebles. Solía viajar con frecuencia a Europa, en especial a Francia, donde gustaba de adquirir antigüedades y curiosos objetos.

Su residencia estable se encontraba en la ciudad de Buenos Aires, aunque solía pasar los veranos en Tandil, donde se hallaba su casa de campo “La Pola”, hoy perteneciente a la familia Pereyra Iraola y conocida como “Ave María”.

Un año antes de morir (1972), Mercedes decide hacer una donación al Museo de Arte de su querido Tandil y también al Museo Nacional de Bellas Artes. Esta adjudicación se realiza bajo la dirección de Ernesto Valor y la intendencia del doctor Ricardo O. Stoddart y deriva en lo que hoy conocemos como Colección Mercedes Santamarina.

Tesoros a buen resguardo

La sala lleva su nombre y se inaugura el 24 de mayo de 1973. Allí se exhiben obras de maestros universales como Joaquín Sorolla, Philip Alexis Lazlo de Lombos, Eugéne Carriere, Jean Francois Raffaelli, Theodule Ribot, Jean Louis Forain y Camile Jean Batiste Corot entre otros. También se pueden contemplar particulares objetos entre los que se destacan estatuillas egipcias y piezas chinas correspondientes a las Dinastías Ming, K´ ang-shi y Sung.

Entre el antiquísimo mobiliario hay elementos propios de la época de Luis XV y XVI, además de litografías, alfombras y objetos de arte del Siglo XVII y XVIII. Esta sala representa una posibilidad de conocer importantísimas obras de arte europeo así como piezas de culturas milenarias.

La decisión en torno a las refacciones

Fue tomada atendiendo a rigurosas medidas museológicas que hacen a cuestiones de restauración y preservación patrimonial. La tarea de cuidado y preservación de sus colecciones es prioridad en la agenda de trabajo del Museo, que ha desarrollado en los últimos años distintas acciones para tal fin, como acondicionamiento de salas de exhibición, ampliación y circulación, tareas de adecuación del reservorio de obras, creación del Laboratorio de conservación y restauración, entre otras. Así dicha sala, contó en una primera etapa, con la extracción de la característica alfombra que la tapizaba, a los fines de salvaguardar las piezas, como es el caso de los tapices, las telas de sillones y lienzos. En su lugar, se colocó un nuevo piso, que además complementa de manera estética los lineamientos curatoriales establecidos por el equipo del Museo.

En esta segunda etapa, una de las reformas fundamentales en cuanto a la estética de exhibición y, no obstante primordial en el ámbito de la preservación, es la luminaria. Toda la instalación será reemplazada por un nuevo sistema de iluminación Led, que responda a las temperaturas requeridas para este tipo de espacios. La nueva luminaria, además de ser un factor clave en la correcta conservación de cada una de las piezas, favorecerá la apreciación de las mismas. En cuanto a las novedades técnicas, se instalará un sistema de aireación, inexistente hasta entonces, que favorecerá la ventilación y el control de la temperatura dentro de la sala. Articulando con las modificaciones y mejoras edilicias y estructurales que recibirá la sala, será rediseñado el guión curatorial de la misma. Los objetos y diversas piezas se adecuarán al espacio desafiando una nueva puesta, con un cambio de color de sala, que revalorice el patrimonio allí presente y permita una apreciación más eficaz, de todo el acervo para guiadas educativas.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario