Taki Ongoy, sube hoy nuevamente a escena

El Eco de Tandil dialogó con Ariel Castro, para interiorizarse de pormenores de esta obra que se compone de relatos, canciones e imágenes alegóricas, y abarca varios géneros musicales, dando así un marco más que vívido a la que fue quizás una de las culturas más representativas de nuestro continente, el pueblo Inca; sus costumbres, creencias, su vida, su lucha, su maravilloso legado.

-Quiénes estarán presentes?
Ariel Castro en voz; Lucas Pizatti en teclados y sintetizadores; Juan Moragas en guitarra eléctrica; Alexander Echandía Carbajal, guitarra criolla; Joaquín Schwittay, quenas y charango; Gerónimo Castro en batería y percusión; Fabricio Lanzilotta en bajo eléctrico; y María Fernanda Lalloz con piano, arreglos y coordinación musical. Además se contará con la participación especial de Silvia Taraborelli y el Coro del Conservatorio Isaías Orbe de Tandil.
-¿Qué significa Taki Ongoy?
-En quechua, la enfermedad del baile. Era un castigo que le hacían los dioses a los conversos, a los incas que se habían convertido a la fe católica. Y decían que el castigo era –si no volvían a su propia creencia- bailar hasta la muerte. Por otro lado también tiene que ver con un movimiento político que hubo después que, precisamente, se dedicaba a reconvertir a su gente a su propia fe, a sus creencias primitivas.

Folclore, baladas, rock…

-¿Qué puede contar del espectáculo?
-Son siete relatos que van contando la historia reforzados con videos alegóricos y 19 canciones que van desde el folclore, pasan por las baladas, el rock, entre otras. Más los relatos que se van contando y mostrándolo a través de los videos en una secuencia casi operística y respetando el formato original de la obra.
-¿Cuánto dura?
-Una hora cuarenta aproximadamente.
-¿Dónde se ha visto la obra?
-El año pasado, el 25 de septiembre la estrenamos en el Teatro del Fuerte donde sube hoy también. Lo hicimos en Ayacucho y este año lo presentamos acá y en noviembre estaremos en el Teatro Colón de Mar del Plata de la mano del coro Porqué cantamos y estará Pablito Olmedo que es rosarino y vive en Mar del Plata y es conocido en Tandil porque ha venido muchas veces.
-¿Cómo ha sido la respuesta del público?
-Hemos tenido unas devoluciones hermosísimas, porque es un trabajo serio, a conciencia, se ha respetado completamente la métrica de la obra sin sacar ni poner nada. De modo que hemos tenido muy buenos resultados. Como le decía es un espectáculo serio y duro en algunos casos. Pero vale la pena verlo.

Para tener en cuenta

Entradas anticipadas con descuento en Yrigoyen 560 hasta hoy al mediodía.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario