Carta de lectores

14 de Octubre de 1881

El Eco

Señor Director:

En su columna “Esto pasó un 14 de octubre” del ejemplar de El Eco de Tandil de 2017 se publicó lo siguiente: “Un grupo de industriales argentinos, reunidos en el teatro porteño Victoria, rechazó implantar el descanso dominical, que era requerido por los empleados de comercio y la Sociedad Tipográfica Bonaerense”. Vale la pena reiterar que esto ocurrió hace 137 años. Hasta aquí no pasa de una anécdota que pinta un hecho normal para esa época. También los inicios de la revelación contra el abuso y opresión que sufrían los trabajadores otrora. Hace unos tres meses en un discurso del presidente Macri, expresó enfáticamente “Hay que colaborar. Hay que trabajar sábados y domingos…”. Sin dudas el Presidente está al tanto de cómo actuó siempre el empresariado y traspoló esos hechos a la actualidad, dejando bien claro su objetivo principal, el cual es llevarnos a esa época, en todo sentido. Hay que sumarle los famosos “retiros espirituales” y “cursos” exclusivos para profesionales, donde aprendieron políticas para intimidar a los trabajadores por ejemplo cesanteándolos un 24 ó 30 de diciembre en cantidades notables mediante un listado pegado en la puerta de ingreso donde figuran los que no pueden ingresar. Y un mensaje siniestro para aquellos que no figuran en el listado. También aprendieron a sonreír cuando les comunican personalmente que la empresa ha decidido prescindir de un empleado y le dicen “esto significa una oportunidad para superarse en su vida laboral…”.

Gracias a algunos periodistas que se animaron a hablar nos enteramos que los hoy gobernantes o sus antecesores fueron quienes desde las sombras financiaron los golpes de estado a las democracias (peronistas y radicales). A falta de soldados, ansiosos de poder, debieron poner la cara y mediante una catarata de mentiras, también apoyada por periodistas del otro bando, lograron instalarse en el gobierno, ante la división del peronismo (léase traidores de baja calaña) y un radicalismo disperso.

Vertiginosamente comenzaron a mostrar sus verdaderas intenciones, totalmente opuestas a las mentirosas promesas de campaña. El sumun de la perversidad quedó claro cuando González Fraga declaró: “Cómo pensaron que un empleado medio con un sueldo medio podía tener auto, ir de vacaciones, cambiar el celular, etc.”. O Esteban Bullrich “nuestra estrategia es meter 10 u 11 proyectos para lograr que 2 ó 3 sean aceptados”.

Estas declaraciones las tenían dentro del pecho y no podían contenerlas. Las escupieron junto a la omnipotencia que creen tener. O la del Presidente que en el programa de Mirta Legrand no solo no sabía lo que gana un jubilado sino que ante alguien, detrás de cámara, le grita el valor correcto, se permitió contradecirlo sin saber de qué se trata. Deplorable.

A todo esto nos encontramos con gremialistas demasiado aburguesados, panzones después de 25 o 30 años de “lucha” y buena vida aferrados a los bienes conseguidos. Ni hablar del triunvirato de la CGT. Si la gente que hoy detenta el poder político tiene cara de piedra, estos tres personajes más dura que un riel. Pasaron 200 años de aquel primer triunvirato patrio que recordamos con admiración. Creo que el actual y traidor cegetista será recordado por muchos años más. Realmente deberían existir instrumentos legales que permitan procesar y condenar con exoneración a aquellas personas que en campaña política prometen cosas y luego incumplen descaradamente, incluyendo los que fueron elegidos para defender a los trabajadores y luego hacen lo contrario. Además, sospechosamente, no renuncian. O será que temen ser investigados (también sus familiares) por si aparecen bienes y/o depósitos bancarios que hayan recibido en los últimos años que no coinciden con sus ingresos.

Seguramente algunos conciudadanos pensarán que lo expuesto configura un intento o incitación a modificar el orden democrático, no es así. Tampoco se puede comparar con lo sucedido a los doctores Ilia y Alfonsín, quienes en sus campañas electorales expresaron sus planes de gobierno y lo cumplieron en su mayoría. En cambio el actual Presidente llegó al poder con promesas que no solamente no cumplió sino que tomó medidas absolutamente contrarias a esas promesas y después de dos años de gobierno solo agravaron los problemas que heredaron. Les mintió a 42 millones de argentinos, como lo hizo Menem, y no creo que cambie el rumbo.

La democracia no admite mentirosos, y si el que mintió y miente es nada menos que el Presidente de la Nación no solo ensucia la democracia sino que la pone seriamente en riesgo. Por favor, basta de mentiras y de perversidad.

José Barillaro
DNI 5.388.741.

Las medidas que se toman por
inseguridad no son suficientes

Señor Director:

Casi todos los días leo asesinatos por ajuste de cuentas, la mayoría con relación a las drogas, mujeres asesinadas por su pareja o ex que apuñalan y matan. Causa estupor que los honestos o gente de trabajo tenga que vivir entre rejas en sus casas, mientras los que andan sueltos son los delincuentes que entran y salen de las comisarías, como si fueran a hacer un trámite.

Nuestro país intenta vivir en democracia, cuenta son leyes, falta que los jueces apliquen con justicia y equidad, para evitar que nuestro país no se torne ingobernable. Este tema de la inseguridad no es nuevo. Las medidas que se toman no disminuyen hechos delictivos. Cuando el hecho está consumado, todo el sistema se agiliza. Porque no se previene. Porque se han permitido el armado de barrios de delincuentes, sin ningún control. Fallan los controles.

Es indudable que muchas veces se castiga a los policías que cumplen con su deber. Analicemos la edad de los asesinos que diariamente comenten delito. Toda gente joven. ¿No fue un error haber sacado el servicio militar? ¿No hubiese sido mejor haberlo dotado de las condiciones actualizándolo para educar a esos jóvenes que pareciera no haber tenido padres en su niñez para con su educación?, para colmo ni estudian, ni trabajan. Enseñándole un oficio para salir a la vida cotidiana como persona capacitada. Aquella muerte injusta hizo que la política borrara sin mayores problemas “un organismo” que pudiera haber evitado lo que hoy ocurre; la grieta se expande ante hechos aberrantes con políticos y una sociedad que no ayudan en la mayoría de los problemas que nos aquejan.

Carlos Borisenko
DNI 5.008.077

——

Aquel populismo y demagogia
que han hundido al país

Señor Director:

Durante la “década ganada” se despilfarraron 140 mil millones de dólares en subsidios. Quienes lo hicieron son los que tienen la solución ahora, volver al populismo y la demagogia al facilismo. Quienes protestan por la suba de tarifas son los que bloquean las calles cuando hay cortes de luz porque no hay inversión. Quienes quieran el estatismo, la demagogia, el populismo, les aconsejo mudarse a Venezuela, Cuba o Corea del Norte. Como argentinos deberíamos entender que el populismo y la demagogia nos han hundido en la pobreza.

Señor Presidente lo hemos votado y la intención es volverlo hacer, pero por favor cuide a los jubilados y a los pobres que trabajan. Necesitamos medidas inmediatas para corregir la inseguridad, la economía y tomar las decisiones de largo plazo para que el país sea digno de ser vivido. No se olvide que 2019 no está tan lejos y algunos cambios en su equipo se deberían hacer, han transcurrido casi tres años.

José Lenczner
DNI 4.293.111

—–

Señor Director:

Este relato, me corrijo esta odisea, empieza hace ya tanto tiempo que he perdido la noción del mismo, lamentablemente de la forma que lo noto es en el irreversible deterioro físico y psíquico de mi padre, mi padre…, un hombre honrado que toda su vida trabajó (y mucho) oriundo de la colonia Mariano Moreno, Tandil, provincia de Buenos Aires.

Se casó muy joven y salió a trabajar, con la mala suerte de que a los siete años Buxton quiebra y despiden a todos, una buena: cobró la indemnización. De ahí a Ronicevi en la cual trabajó la módica suma de 18 años, pero acá, hasta el día de hoy no cobró indemnización alguna.

Al verse sin trabajo y muy pocas opciones allá por 2001 abrió en el patio de su casa un pequeño taller de herrería, pasado un tiempo abandonó su oficio y sustento.

Bueno, luego de esta “breve” introducción vamos a lo que hoy nos trae a este escrito. El abandono, la desidia por parte de Pami que ha sufrido mi padre que hace más de tres años está esperando una prótesis de columna.

Pasamos por distintos médicos y el que no hacía mal el pedido, directamente no lo hacía. Luego lo operan, fue casi como emparchar una llanta de bicicleta.

Amparo ganado de por medio, seguimos con la batalla contra los molinos de vientos

Mi padre hace poco más de tres años creaba, levantaba e instalaba rejas, portones, etcétera, un excelente herrero que ahora apenas puede caminar con un bastón.

Hay una extensa lista de culpables, hay nombres y apellidos, números de matrículas. Por el momento no viene al caso el escrache social (repito, por el momento), ya que la paciencia es un bien agotable.

Lo único que pido es que a mi padre se lo opere, se lo respete, se le reconozcan sus años de aporte a este país, se lo trate con dignidad, porque ¿saben algo? Los adultos mayores no son descartables.

M. Harispe

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario