Tras la movilización de alumnos se suspendieron las clases en la Escuela Normal

Los alumnos de la Escuela Normal se cansaron de la indefinición de los grandes y ayer desde horas bien tempranas se hicieron oír de manera pacífica, reclamando por la falta de calefacción en el establecimiento.

La gélida mañana encontró un panorama diferente en el establecimiento educacional ubicado en la avenida Santamarina 851. Quienes concurren al secundario se quedaron afuera, en la explanada de ingreso, mientras que aquellos niños que cursan en primaria ingresaron con sus respectivas maestras, pero se apostaron en los pasillos sin entrar a las aulas.

La protesta de los chicos contó con el acompañamiento de padres, todos coincidiendo en la falta de previsión sobre algo tan sensible como dotar de calefacción a una escuela que cuenta con un alto flujo de alumnado, además de la bronca generada al saber que esta situación se podría haber resuelto mucho antes que el crudo invierno llegara a instalarse en la ciudad.

 

Movilización y reclamos

 

Lejos de lo que se puede apreciar con cualquier protesta en Capital Federal, los alumnos del sector secundario de la Escuela Normal, cerca de las 8, emprendieron una movilización rumbo a la Municipalidad.

Portando una Bandera argentina, y de manera muy ordenada, recorrieron las calles de la ciudad, abrigados hasta con mantas. Al arribar al Municipio, y tras entonar las estrofas del Himno Nacional, fue el propio intendente Miguel Lunghi quien recibió a un grupo de seis personas, para hablar sobre las calderas que desde hacen un tiempo no funcionan.

Minutos después en el interior de la escuela la situación se podría describir como tensa. Si bien a los medios presentes en el lugar la directora Susana Copponi le expresó que “están en todo su derecho de reclamar”, el panorama de niños en los pasillos y padres esperando alguna respuesta la incomodaba.

El Eco de Tandil pudo corroborar, con una maestra, que Copponi primero les pidió que hicieran ingresar a los chicos a las aulas y posteriormente propuso llevarlos al gimnasio. Ningún educador aceptó la propuesta realizada por la directora, porque entendían que era ceder en el reclamo que estaban llevando a cabo y que generaba molestias en los directivos.

En el interior del despacho, donde funciona la dirección, las reuniones eran permanentes entre los principales directivos, a los que se fueron sumando de manera alternada algunos maestros y padres.

Omar, padre de un alumno, estuvo reunido con Copponi y expresó “por un lado aceptan que la calefacción central no funciona, pero no son solidarios con los chicos. Nos dijo que técnicamente no se puede hacer nada en este momento y que las clases deben continuar. Ella dice que le duele la realidad que están viviendo, pero tiene que seguir adelante”. Gabriela, madre una alumna del secundario, señaló luego de reunirse que “en la sala de profesores del secundario hay una estufa y en las aulas no hay. Me parece que no tendría que ser así”.

 

Quejas de padres

 

Muchos fueron los padres presentes en Normal, acompañando a los chicos en el reclamo realizado en la mañana de ayer. Este Diario dialogó con algunos papás, como Eduardo, quien manifestó que “queremos una solución rápida, no podemos tener los chicos acá con frío y que nadie haga nada. Que se pongan de acuerdo la escuela con los directivos del Consejo Escolar y que suspendan las clases hasta que se solucione de una vez por todas esta situación”.

Al ser consultado sobre si habían logrado dialogar con Susana Copponi, dijo que “nadie nos atendió, estamos esperando que venga algún directivo a darnos alguna explicación”.

Romina fue otra de las mamás que aseveró que “realmente es una vergüenza lo que está pasando, a mí me llamaron tres veces porque mi hija estaba descompuesta, con vómitos. Es tremendo que los chicos concurran a una escuela y tengan frío y que las soluciones no aparezcan”.

Alicia también dio su impresión de lo que estaba ocurriendo al sostener que “es imposible entrar a las 7.30 de la mañana a clases y que los chicos vengan a pasar frío. En preceptoría o dirección tienen calefacción, y ya pasamos fotos que testimonian lo que decimos. A las madres no nos permiten traer un caloventor porque supuestamente ‘va a saltar la térmica’”.

 

Fecha

 

Muchos fueron los padres que le dijeron a este medio que las calderas están con fajas de clausura desde el año pasado, debido a que existía pérdida de gas.

Según lo que El Eco de Tandil pudo averiguar, las calderas se clausuraron el 2 de septiembre del 2014 porque se detectó una pérdida de gas. Pero el corte no fue general, dado que al conocerse dónde estaba específicamente la falla, quedó con gas el sector de cocinas y los termos.

Desde la fecha mencionada hasta este momento las calderas están sin uso y tanto alumnos, maestros y padres en llamas por la falta de resolución de los directivos.

 

El aprendizaje en sus domicilios

 

Cerca de las 9 fue Andrea Etulain la que salió al pasillo, convocó a padres, maestros y alumnos para dar a conocer la resolución a la que se había llegado. La jefa distrital de Educación sostuvo que “el tema es muy complejo porque la unidad académica tiene mucha cantidad de alumnos y se están pensando distintas alternativas para poder solucionar este problema. Hemos acordado que se suspendan las clases hasta el viernes inclusive, en principio”.

Sobre los docentes mencionó que “van a estar en este marco de suspensión, pero se va a estar trabajando para que haya un espacio posible, de tal manera que puedan ir preparando el plan de continuidad pedagógica para que los chicos puedan completar el aprendizaje, como nos pasó en otras circunstancias que se trabajó de esa manera. Me comunicaré con el nivel central para que conozcan la situación concreta por la que se atraviesa y conjuntamente se irá definiendo lo que se pueda”.

Susana Copponi expresó que “la manifestación no me sorprende, no son las condiciones ideales en las que se ha estado trabajando, y es evidente que se atienden los derechos de todos”. En medio de un clima tenso, expresar mal una palabra provocó la inmediata respuesta de los padres. Esto se dio cuando la directora, en medio de una respuesta, mencionó que “así como es atendible los derechos y las preocupaciones de los padres que no quieren enviar a sus hijos a la escuela en estas condiciones…”, la frase nunca se completó porque ese “no quieren” recibió una contestación implacable de una madre que dijo: “Señora, no es que los padres no quieran mandar a sus hijos a la escuela, suena mal lo que usted está diciendo. Si no vienen es porque en muchos casos ya están enfermos, y si estamos reclamando es para que no se sigan enfermando más”.

 

Llamada desde La Plata

 

Cuando los reclamos de los padres se incrementaron con un amplio interrogatorio que incluyó: porqué no se hizo la obra antes; porqué no aceptó la solución de comprar las cuatro calderas; porqué quiso Copponi poner la misma caldera que Camuzzi no homologa, apareció la contención necesaria.

La vicedirectora, Silvina Fernández, retiró a Copponi del lugar diciendo que “la están llamando desde La Plata”, llamado que fue muy breve porque a los 15 segundos, y en segundo plano, la directora seguía hablando sólo con los medios, mientras Fernández era la que recibía los reclamos de los padres.

 

Comunicado

 

En horas de la tarde llegó un comunicado que expresaba textualmente que “Se informa a los alumnos de Escuela Primaria 68 y Escuela Secundaria 10 que ante la emergencia de suspensión de clases, debemos garantizar la continuidad pedagógica, para lo cual los docentes dejarán material de lectura y actividades en el kiosco que se encuentra en la intersección de la avenida España y Santamarina. Podrán retirarlas a partir del jueves 18 de junio”.

 

Suteba mantuvo una reunión con el bloque del Frente Para la Victoria

 

Hugo González, titular de Suteba, mantuvo un encuentro con el bloque de concejales del Frente Para la Victoria. El gremialista dijo que “si hubiésemos tenido la comisión de seguimiento y ejecución de estos fondos, que se había planteado como proyecto del FpV, realmente esto no habría pasado. Hubiésemos tenido un mecanismo para poder resolver estas situaciones y no llegar tan tarde como se está llegando”.

También expresó que “vinimos a ver la ejecución de estos fondos porque sabíamos que se habían aprobado desde el mes de diciembre estos 200 mil pesos destinados para las calderas de la Escuela Normal, más otras seis escuelas, haciendo un total de casi un millón de pesos para resolución de calderas. Esto estaba aprobado desde diciembre por parte del Municipio, y el Consejo Escolar presentó el plan de obras del fondo de financiamiento educativo en el mes de febrero. Estamos en junio, las calderas no funcionan, el tema no está resuelto y la plata estaba, no como otras veces que tuvimos que salir a pelear por financiamiento”.

Por último, expresó que “quiero resaltar la movilización que hicieron los chicos y los padres que estuvieron desde temprano. Nosotros como gremio acompañamos a los trabajadores de la educación, a los chicos y las familias que pedían que se suspendieran las clases. No se puede desarrollar una tarea pedagógica con el frío que hay adentro del edificio. Suspender las clases es la mejor decisión que se tomó, mientras se busca solucionar el inconveniente”.

 

Solo se cambiarían los quemadores de las viejas calderas

 

Pasada las 13.30 se llevó a cabo la reunión de la Unidad Educativa de Gestión Distrital, donde participaron Daniel Binando en representación del municipio, todas las jefaturas distrital, los gremios y Copponi por la unidad académica. Se planteó que se van a usar las mismas calderas a las que se les reemplazará los mecheros, obra que  sería habilitada por Camuzzi. De concretarse esta obra, que sería de un costo económico mucho menor, quedarían aún más expuestos los directivos que dejaron pasar el tiempo sin encontrar la solución que surgió luego del reclamo llevado a cabo por el propio alumnado, los padres y los maestros de Normal.

También se mencionó que estuvieron hablando con la Usina para colocar un  generador que permitan la utilización de caloventores en las aulas, mientras se aguarda que los mecheros lleguen para su instalación. En el encuentro mantenido no se habló de cuánto tiempo llevará poner en marcha nuevamente la caldera, solo se remarcó que hasta el viernes inclusive no hay clases.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario