A dos semanas de la tragedia, Metalúrgica podría retomar sus actividades mañana

Ayer en horas del mediodía, delegados de distintas áreas realizaron una recorrida por la fábrica junto a jefes de mantenimiento, de producción y de planta con el fin de verificar si se realizaron las reparaciones necesarias para que los trabajadores retomen sus tareas mañana.

Si bien verificaron que se han hecho arreglos, consideraron que falta ultimar algunos detalles que son importantes para la puesta en funcionamiento de la fábrica. Por esa razón, hoy volverán a inspeccionar la planta y tomarán una decisión en torno a la posible apertura que se llevaría a cabo mañana.

 

Las medidas de seguridad

Al salir de la reunión, Mario Liberal, uno de los delegados, explicó que “se nos convocó hoy (por ayer) para venir a convalidar si se podía largar el lunes a trabajar. Ya había algunos puntos que habíamos visto en el tema de seguridad para arreglar y hacer reparaciones y todavía falta concretarse algunos de ellos”.

Por ese motivo, mañana volverán a reunirse en Metalúrgica a las siete “con el objetivo de ver si podemos dar la convalidación final para ver si estamos en condiciones para arrancar con la producción”.

En ese sentido, indicó que ayer en horas de la tarde se realizarían los últimos arreglos que estaban faltando y hoy van a volver a la planta para “verificar que esté todo en condiciones, sobre todo las medidas de seguridad”.

Acerca de esas reparaciones que faltan, señaló que se trata de “cosas que tienen solución pero sobre todo lo que es protección para la materia prima, esos detalles. Si eso se resuelve, estaríamos en condiciones de largar a trabajar”.

En cuanto a las restauraciones realizadas en el sector de los hornos, detalló que “hubo reparación en techos, en entradas de agua que estaban mojando los tableros, en pisos, en las cucharas de colado, que también eso se va a ver en la medida en que se empiece la producción”.

Pero recalcó que “nosotros todavía no podemos dar el okey porque estamos citados mañana (por hoy) para ver si se valida y ya ingresarían los chicos a trabajar a las 21 horas”.

 

Arrancar la producción

Por otro lado, remarcó que “es necesario empezar a producir nuevamente, más allá de la desgracia que tuvimos, la empresa ahora necesita seguir trabajando. Pero reitero que hasta que no estén convalidadas las medidas de seguridad, nosotros no vamos a dar el okey para que se pueda empezar a producir”. 

A su turno, Esteban Simonetta, uno de los delegados, sostuvo que “sabemos que arrancar con la producción es algo necesario pero también tenemos que estar atentos de lo que pueda llegar a pasar con los otros compañeros que seguimos trabajando”.

Al respecto, planteó que “uno de los puntos centrales es la seguridad y otras cosas se van a ir dando en el transcurso de la semana, porque hay muchas pérdidas de agua o goteras de los techos que si bien hoy tenemos un día espectacular, en el transcurso de la semana si llueve es donde se va a empezar a ver si los trabajos fueron eficaces o no”.

Por último, aclaró que en este momento “el único personal que está en fábrica es de la empresa contratista que es la encargada de electricidad y de trabajos que también son de terceros”. 

 

El caso

Cabe recordar que la tragedia ocurrió el jueves 9 de enero en horas de la madrugada cuando explotó un horno de la histórica planta fabril tandilense, dejando como saldo tres jóvenes con quemaduras de extrema gravedad. En el lugar donde ocurrió la explosión se encontraba además otro trabajador, quien afortunadamente no resultó herido y fue el encargado de socorrer y dar aviso a los bomberos y a la policía de lo sucedido.

Lamentablemente, los tres jóvenes heridos, Lucas Serén (27), Luciano Vargas (31) y Juan Cruz Andrade (34) fallecieron en el transcurso de los días siguientes al accidente.

La impotencia y el dolor de los familiares de las víctimas motorizó una marcha pacífica que se llevó a cabo la semana pasada y de la que participaron alrededor de dos mil personas. u

 

Una tragedia imposible de olvidar

En el cajero que se encuentra en la puerta de entrada a la fábrica hay un cartel donde quedó plasmado el dolor de los seres queridos de los tres jóvenes que fallecieron dos semanas atrás. 

“La desidia de los empresarios de turno se llevó tres vidas injustamente. Siempre en nuestros corazones. Prohibido olvidar. En memoria de Luciano Vargas, Lucas Serén y Juan Cruz Andrade”, dice el cartel con las fotos de las víctimas inocentes de esta tragedia que conmovió a la ciudad.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario