A plena luz del día robaron dinero de una maderera

La jornada matinal en Maderera San Antonio, de Figueroa al 561, concluyó minutos después del mediodía con total normalidad. Sin embargo, el turno vespertino se inició con una desagradable escena: delincuentes habían ingresado a las oficinas comerciales, de donde lograron llevarse dinero de la caja registradora y otras sumas reservadas al pago de proveedores.

El hecho ocurrió ayer, entre el cierre y la apertura del local a las 15, cuando el personal retomó la actividad comercial. En ese lapso, delincuentes forzaron dos portones ubicados en la parte posterior externa del predio y una vez en el interior habrían desconectado los cables del sistema monitoreado de alarma puesto que “no sonó en ningún momento”, confirmó el titular de Maderera San Antonio, Gabriel Fuente.

En la oficina actuaron con total tranquilidad y revisaron muebles y cajones en busca de elementos de valor. En concreto se llevaron dinero de la caja registradora, alrededor de 3 mil pesos, y otras sumas preparadas destinadas al pago de proveedores.

 

El accionar

 

En diálogo con El Eco de Tandil el ex presidente de la Cámara Empresaria describió que violentaron dos portones de hierro a los cuales se puede acceder “desde un terreno baldío o sorteando algún paredón”.

También “rompieron el vidrio de una puerta de la oficina, metieron la mano y lograron abrir con llave”, describió, y estimó que cortaron las líneas del sistema de alarma. Por ese motivo aseguró que reclamará explicaciones al encargado de la empresa de monitoreo sobre lo sucedido.

A pocos minutos de ocurrido el episodio, el comerciante admitió que “cuando uno ve cuáles son las formas de entrada, de evitar los sensores de alarma (dos de ellos), y de cortar la comunicación, creemos que algún conocimiento tendrían que tener porque de lo contrario no se llevarían específicamente la caja registradora”.

Se mostró sorprendido por el horario en que ocurrió el hecho, a plena luz del día, y en una cuadra muy transitada “con algún comercio abierto a esa hora, el paso del colectivo y a 50 metros de la puerta de ingreso de los trabajadores de Metalúrgica Tandil”.

“Las cosas suceden y otra vez me tocó a mí”, expresó con resignación Fuente.

 

Cuarto robo

Fuente marcó experiencias delictivas anteriores y repasó que se trata del cuarto ilícito que se registra en el local de Figueroa.

Sin embargo puntualizó que se trata del tercer hecho en este primer semestre del año, dos de ellos ocurridos en la sucursal de Maipú y Santamarina, que se suman al de ayer.

Aseguró que por el atraco en la sede, dotada con sistema de alarmas y cámaras de seguridad, presentó a la policía las imágenes de los delincuentes captadas por los dispositivos, “pero nada pasó”, se quejó.

Ayer, en tanto, aguardaba completar ciertos trámites para presentar la denuncia en la sede de la comisaría Tercera, a la vez que se disponía a analizar el material captado por la cámara de vigilancia instalada en la oficina.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario