A Santamarina se le escurrió de las manos la clasificación

Santamarina parecía tener todo en su favor. Le faltaba un pequeño empujoncito para meterse entre los 10 equipos que disputarán los pentagonales. Con un empate ante Juventud de Pergamino le bastaba, y en caso de derrota podía jugar con el resultado de Rivadavia de Lincoln, obligado a ganarle a Huracán de Tres Arroyos. Sin embargo, como en un desgraciado efecto dominó, todo se confabuló para que el Aurinegro se quedara afuera de la definición del torneo Apertura del Argentino A. Una dura derrota por 3-0, y la victoria 2-1 de Rivadavia lo dejaron con la amargura de verse las manos vacías.
Santamarina terminó igualando el tercer lugar con Rivadavia y Unión de Mar del Plata, en 23 puntos, pero cedió en el desempate con los de Lincoln porque perdió los dos enfrentamientos entre sí (con Unión ganó y empató).
La gran cantidad de agua caída en Pergamino puso en peligro la disputa del partido, y preanunció una tarde dura para Santamarina, ante un Juventud que no tenía chances de clasificar, pero que necesitaba los tres puntos pensando en el futuro.
El campo de juego, en mal estado y con muchos charcos, sin duda influyó en el desarrollo y fue el equipo local el que mejor se adaptó a las condiciones.
Los dos apostaron a aprovechar el error rival sin arriesgar demasiado. Hubo mucha fricción y la presión le ganó al juego. La primera chance clara del partido fue para Juventud, cuando se jugaba media hora del primer tiempo. Daniel Bertoya se lució con una gran reacción ante un cabezazo al palo izquierdo de Diego Giamarchi. Santamarina respondió enseguida, con Mariano Mc Coubrey, que aprovechó el resbalón de un defensor local y quedó mano a mano con Vázquez Espagnol, pero su disparo se fue por arriba del travesaño. El equipo de Botella asumía una postura más cuidadosa que la de su rival, desbarató una y otra vez los intentos de los hombres más hábiles del rival, como Fernández, Quiróz o Bulgarelli y se fue al descanso haciendo su negocio. El 0-0 lo ponía en la siguiente etapa del torneo.
Pero el segundo tiempo fue diferente. Juventud aprovechó mejor la velocidad de algunos de sus hombres contra una defensa de Santamarina que por su contextura tenía dificultades para hacer pie. A los 15 minutos, Fernández apiló a tres defensores y definió con la punta del botín para poner el 1-0.
Juventud ganó en confianza y a Santamarina se le hizo todo cuesta arriba. Calomino y Alesandroni se hicieron fuertes en la contención y terminaron siendo las figuras del ganador. Giménez no encontraba socios ni receptores para sus lanzamientos, y Tellechea, uno de los que mejor entendió como jugar en el barro, no terminaba de hacer pesar su desequilibrio. Botella intentó cambiar la historia con el ingreso de Valverde, Valerio y Krüger, por Pringles, Beratz y Bucci, pero Juventud siguió siendo superior. A los 35 minutos, Giamarchi apareció por derecha y chocó con Bertoya. El árbitro vio penal que ejecutó el Giamarchi con gran calidad, rematando suavemente sobre el cuerpo del arquero. Santamarina pareció bajar los brazos, ya no había fuerzas ni ideas para buscar un empate. Y seis minutos más tarde, a los 41, quedó sentenciada la historia. Bulgarelli ejecutó un tiro libre que se convirtió en gol tras rozar en un defensor aurinegro.
La derrota sólo le dejó a Santamarina la esperanza de una ayuda de Huracán. Pero el gol salvador en Lincoln nunca llegó.

Empató Cipolletti

Cipolletti cerró su participación en la Zona 1 como puntero, al empatar con Villa Mitre, de Bahía Blanca, 1-1.
En la zona 2, Talleres de Córdoba perdió como visitante ante Juventud Antoniana 1-0 y quedó afuera de la definición del Apertura.

 

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario