Acordaron los empresarios cerealeros y Uatre

Los empresarios cerealeros de Tandil y los trabajadores nucleados en la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre) acordaron ayer un plan de tareas conjunto y destrabaron la situación que generó piquetes en el acceso a plantas de esta ciudad.
Tras un encuentro de una hora y media en la Delegación del Ministerio de Trabajo bonaerense, el vocero del sector patronal, Daniel Alvarez, anunció ?un arreglo por quince días, donde las tareas van a ser compartidas en partes iguales por personal de la Bolsa de Trabajo de Uatre y personal eventual que venía trabajando desde hace un tiempo?.
?Como todo convenio, las partes han tenido que ceder. Se firmó por quince días porque vamos a ir ajustando el funcionamiento de este mecanismo?, agregó.
Las partes rubricaron en el acta que ?las tareas que consisten en almacenamiento y manipuleo de cereales y oleaginosas, como así también la carga y descarga de fertilizantes y bolsas de fertilizantes y cereales, se llevarán a cabo por personal designado por la Bolsa de Trabajo de Uatre en un 50 por ciento y por personal eventual de las empresas acopiadoras en el otro 50?.
Cabe recordar que la génesis del conflicto radica en el reclamo que elevó el gremio para que la patronal incorpore trabajadores afiliados a través de la Bolsa de Trabajo, una herramienta de inserción laboral.
El sustento de Uatre es la Resolución 08/2002, aunque los empresarios no le habían otorgado, hasta ayer, real valía.
Ahora las partes se reunirán nuevamente dentro de dos semanas, con el fin de perfeccionar el pacto. Al respecto, Daniel Alvarez sostuvo: ?Yo creo que continuaremos así, aunque habrá que ir puliendo el acuerdo. Lo que el gremio y las empresas menos quieren es un nuevo conflicto?.

La visión de Uatre

El delegado regional de Uatre, Mario Lastra, y el secretario general en esta ciudad, Daniel Gigena, celebraron el acuerdo y valoraron la voluntad del empresariado para negociar.
?Sin trabajadores no hay empresas y sin empresas no hay trabajadores. Tenemos que tratar de que esto no suceda más, para tranquilidad de todos?, manifestó Gigena.
Además, destacó la actitud de ?los muchachos que vinieron desde afuera y aquellos que estuvieron durante los últimos cinco días en las puertas de las plantas?.
-¿Por qué cree que se llegó a un acuerdo?
Mario Lastra: -Esto se solucionó entre ambas partes, cediendo un poco de cada lado, con responsabilidad desde el sector empresarial y el sector gremial. Había que llegar a un acuerdo para que los empresarios no sigan perdiendo dinero y los trabajadores, jornadas laborales. La Bolsa de Trabajo será una herramienta útil para todos los acopiadores de Tandil. Y se lo manifestamos a todos los trabajadores eventuales que están trabajando en las plantas, siempre y cuando estén declarados.
-¿Cree que los empleados permanentes verán con desconfianza el convenio?
-No. En dos días hemos adelantado y coincidido en el 80 por ciento de las tareas, no solamente en respetar a los trabajadores que se sentían incómodos, porque creían que con la Bolsa de Trabajo iban a perder su fuente laboral. Eso de ninguna manera está en la cabeza de nadie, porque yo, antes de ser dirigente, soy trabajador y no quiero que eso pase. Las plantas de cereales deben seguir creciendo así hay más mano de obra. Esta es una manera de trabajar mancomunadamente que los señores acopiadores de Tandil han entendido. *

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario