Acuerdo entre las partes para destrabar el conflicto y retomar el transporte rural

Los avances se sucedieron en dos niveles: en Tandil, la comunidad rural proponía pagarles 5 de los más de 10 días que los transportistas mantuvieron suspendido el servicio a raíz de la deuda que mantiene la Provincia con ellos. Esto se sumaría a la oferta municipal presentada la semana pasada: 3 mil litros de gasoil no retornables, 4 por ciento del subsidio adelantado por octubre, noviembre y diciembre.
El Consejo Escolar dio el visto bueno. Es más, agradeció la buena voluntad de los padres y cooperadores. Todo parecía encaminarse, al menos gracias a las gestiones locales. Desde Provincia todavía no había sonado el teléfono.
Pero un llamado llegó: el director de Consejos Escolares confirmaba que ya estaba destrabado el dinero de junio, lo que significa que los primeros días de noviembre estaría hecho el depósito.
Además, se comprometió a viajar la semana próxima para reunirse cara a cara con los actores locales que se han movilizado estos días.
Lo cierto es que la idea surgida de la comunidad rural fue finalmente comunicada al empresariado que aguardó afuera. Ellos decidieron reunirse y deliberarlo por la tarde, circunstancia que efectivamente ocurrió y surgió así un principio de acuerdo. Hoy se sucederían otras reuniones para ultimar detalles y mañana los transportistas retomarán el servicio para que los 801 chicos vuelvan a clases.


La protesta
 
Sobre el escenario visualizado en la ventosa jornada de martes, alrededor de medio centenar de padres, alumnos, docentes, directivos y miembros de las cooperadoras volvieron a la carga, en una intensa mañana de paro docente.
Fueron otras dos horas tensas. Bombos en la calle de empedrado y reuniones puertas adentro. A los pocos minutos de la concentración, representantes de cada una de las escuelas rurales fueron recibidos por la presidenta del Consejo Escolar, Susana González, y demás consejeros.
Participaron además Hugo González y otros agremiados de Suteba. El primer piso de la institución educativa hablaba por sí solo. Sólo restaba aguardar y ver qué sucedía, mientras el bullicio callejero de los manifestantes se acrecentaba.
Allí se gestaba un indicio de solución. Por un lado, los consejeros les presentaron la propuesta a los transportistas. Restaba  que cada comunidad se juntase y analizara si podían hacerse cargo o no del dinero. El pago de junio llegaría la semana próxima.
En un intento de solución, la suma de voluntades sirvió y los chicos volverían a las escuelas mañana.
 
Suma de voluntades
 
En plena jornada, Susana González, presidenta del Consejo Escolar, resumió que “en realidad, hoy a la mañana le hicimos una propuesta a los transportistas. Les dijimos que si era factible que las comunidades se hicieran cargo de estos cinco días que de alguna manera ellos no estarían cobrando”. Ellos, en principio, fueron a charlar con sus otros compañeros.
Detalló luego que “los transportistas dijeron que no tendrían ningún problema, si en estos días cobraran el mes de junio. En paralelo, hablé con el director de Consejos Escolares, quien me comunicó que está destrabado el mes de junio”.
En otro punto, González agradeció a la comunidad rural porque admitió que “no esperaba una respuesta por parte de ellos porque sabemos que es una responsabilidad de la Provincia, pero hoy necesitamos y todos queremos que los chicos estén en las escuelas”.
Evaluó como “muy positiva” la jornada, y confirmó por el otro lado que el director de Consejos Escolares estaría viniendo a Tandil para saber cuál es la situación en el distrito de Tandil.
“En este momento todas las voluntades están puestas para garantizar que los chicos vuelvan a las escuelas”. Pero admitió que a posteriori “vendrá una segunda lucha de cómo avanzar el año que viene, hoy es resolver estos días de clases que les quedan a los chicos”. U
 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario