Además de los industriales, la CGT quiere hablar con esferas políticas provinciales y nacionales

Tal cual anticipara El Eco de Tandil el lunes pasado, la delegación tandilense de la Confederación General del Trabajo (CGT) avanza con una serie de reuniones con las que pretende sentar en una misma mesa -hoy mismo si puede- a empresarios, sindicalistas y representantes políticos, con el objetivo de analizar el escenario de potencial recesión que está amenazando con la garantía de puestos laborales en la industria serrana.
El titular de la confederación, Marcelo Marcovich, amplió ayer el espectro de la convocatoria, al tiempo que reconoció los contratiempos que están afrontando en algunos rubros de la economía tandilense.
-Tras anunciar la necesidad de sumar en una mesa a empresarios y representantes del Municipio, ¿han recibido alguna respuesta a esa convocatoria?
-Recién estamos teniendo los primeros contactos y conexiones para saber si el viernes (por hoy) podemos tener una primera reunión. No solamente con el Municipio, porque apuntamos a contar con representantes que tengamos en la Provincia, sea en senadores y en el Ministerio de Trabajo, para conformar una mesa de diálogo.
-Hay reducciones y también anuncios de ajustes, al menos en las últimas semanas. ¿Qué visión tienen de esos mensajes que llegan desde el sector productivo tandilense?
-Buscamos cubrirnos un poco, porque quizás en algunas empresas puede haber una situación de crisis, pero en realidad hay otras que pueden aprovechar la oportunidad para despedir trabajadores?
-Esa es la interpretación que hacen, que ante un escenario de incertidumbre que avanza con reducciones y despidos?
-Mire, en algunos casos aparecen movimientos con intenciones de despidos y reducción de personal o ajustes de las horas, por eso queremos sentarnos todos en una misma mesa para saber si realmente hay una situación muy crítica, cómo podemos colaborar para que salgamos todos de la crisis. Tratamos de hacer entender a la sociedad y los empresarios que habían venido años muy buenos, para ahora estar preparado y no tener que afrontar situaciones de despidos, que después lamentemos en toda la ciudad.

La cadena que se corta

-¿Qué tipo de medidas se pueden tomar desde Tandil o cuánto hay de responsabilidad en las decisiones que puede asumir el Gobierno nacional? Parece que ni la Casa Rosada ni la CGT nacional asumen lo que sucede…
-Por las declaraciones parece que no. Creemos que el Gobierno nacional no ha caído en la profundidad a la que puede llegar esta crisis, por eso nosotros queremos localmente comenzar a manejarnos para transmitir nuestra preocupación a diferentes lugares: el Municipio, la Provincia o si pudiéramos, llegar a la Nación. Tandil es una isla por lo variado de las actividades, pero en este momento, que se caiga una, dos o tres de ellas será perjudicial para todo el mundo. Alquileres, créditos, tarjetas, toda esa cadena es la que se corta.

Aguantar porque
?la ola viene mal?

Marcovich reconoció que casi como efecto inmediato las primeras cesantías y reducciones generaron casi un discurso uniforme en el sector: ?Hay que estar preparado porque ahora lo que más se escucha es que hay que llegar a fin de año, que la ola viene mal, porque a fin de año todo se cae en alguna medida como actividad, pero esta vez se ha anticipado y eso preocupa bastante?.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario