AFIP junto a Gendarmería encabezó allanamientos en tres comercios de la ciudad

Con hermetismo sobre la investigación llevada a cabo por la Justicia, las imprevistas diligencias se realizaron a lo largo de la mañana en busca de documentación que permita aportar datos a la causa.
Concretamente, los efectivos actuaron en la carnicería La Marca, ubicada en la esquina de Maipú y Alsina, en la imprenta A4, de Alem al 600, y en la pizzería Ramona, en Sarmiento al 700, lugares vinculados a las personas sindicadas.

En busca de talonarios
 
La imprenta A4 fue uno de los lugares inspeccionados por los agentes de la Administración Federal de Ingresos Públicos. Gabriel Fuente, titular del local de Alem 626, precisó que recibió una orden de allanamiento “para buscar documentación acerca de un cliente de la imprenta que en algún momento tramitó los talonarios de las facturas” en el marco de la investigación de la causa.
Y detalló que “se estaban revisando talonarios de emisión de facturas, que está el respaldo en papel y la autorización de AFIP”.
Luego destacó que tanto el personal del organismo público como de la fuerza de seguridad actuaron de forma “muy correcta” durante el procedimiento, que por otro lado afectó “simplemente en la pérdida de tiempo porque cierran el negocio durante algunas horas”.
Según especificó, los efectivos arribaron al lugar alrededor de las 10 y permanecieron allí hasta las 14.
Además dijo que los efectivos protagonizaron un despliegue “al que no estamos acostumbrados en Tandil. Que aparezcan tantos gendarmes y tanta gente de AFIP buscando documentación de un cliente no es común”.
 
En Sarmiento al 700
 
El operativo también tuvo como escenario el local comercial de Sarmiento al 736, donde actualmente funciona una pizzería. Allí, donde aparentemente funcionaba hace algunos años una mueblería vinculada a la causa, buscaron la existencia de documentación que aporte a la investigación que tramita el Juzgado de Azul.
El inquilino del espacio, Diego Ferrari, aclaró que el procedimiento de ayer a la mañana no tiene vinculación con la actividad comercial que realiza hace algo más de un año.
“Me pareció demasiado excesivo hacer tanto movimiento. Y comercialmente me generó un problema porque la gente piensa cualquier cosa”, evaluó el empresario, quien contó que los agentes verificaron que estuviera “todo normal” y que el allanamiento “lo hicieron igual”.
En la pizzería los trabajadores del organismo de recaudación estuvieron desde las 11 hasta las 14, cuando cerraron el trámite de la diligencia ordenada por el titular del Juzgado, Martín Bava.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario