Afirman que la ganadería local ?hoy está mal, pero podría llegar a estar muy bien?

En el marco del reciente congreso organizado por el Departamento de Ingeniería Agronómica del Colegio de Ingenieros de la Provincia de Buenos Aires, el profesional Fernando Canosa efectuó una cruda descripción de la realidad actual de la ganadería, aunque le contrapuso un ?futuro promisorio?.
En diálogo con El Eco de Tandil, Canosa dijo que la ganadería ?está en una situación caótica, terminal, dada por un conjunto de políticas  públicas que han favorecido y promovido la desinversión y la baja de la producción?.
Destacó como negativo el ?bajo peso de faena. En el último año, el equivalente a cuatro o cinco kilos más que consume el argentino por año implica la baja del peso de faena y liquidación de vientres. Hoy tenemos puré de carne?.
?Por otro lado marchamos hacia un futuro en el cual la ganadería tiene un futuro fenomenal. El mundo está demandando cada vez más alimentos y Argentina tiene posibilidades de producir un 50 por ciento más de lo que produce?, fue la contracara esperanzadora.
?En la medida en que se cambien las formas en las que se han  implementado las políticas públicas respecto a la carne y que ?por otro lado- las condiciones de sequía terminen, dado que han colaborado en esta ecuación, tenemos un futuro promisorio? enfatizó y sintetizó el concepto afirmando que ?hoy estamos mal y podemos llegar a estar muy bien?.

Una realidad no deseada

-¿Porqué no cambian las políticas públicas hacia la ganadería?
-Creo que hay una visión equivocada de la realidad. No hay una visión de futuro. Se está mirando solamente qué va a pasar mañana. Se está asegurando el consumo de carne hoy y no se está pensando en el mañana.
Se ha buscado promover la faena de animales de menor peso a través de los subsidios a los feedlots, lo que ha producido un aceleramiento de los engordes y una faena de los animales en forma adelantada. Los animales que podrían salir el año que viene están saliendo en forma adelantada.
Eso, sumado a la gran liquidación de vientres dada por la sequía y los altos costos que tiene el criador ha producido esta realidad no deseada.
Creo que hay dos o tres cosas muy gruesas para poder hacer y que podrían ayudar a salir de este atolladero.
No se tiene una clara dimensión desde el Gobierno en cuanto a cuál va a ser el faltante de hacienda que habrá en un futuro cercano, llámese el año 2010.

Botella semivacía
en la góndola

 

-El Gobierno argumentaba que no quería sojización y llevó al record de siembra de soja. Con la ganadería pretendía aumentar el peso de faena pero provocó un efecto inverso….
-Por un lado ha buscado el peso límite de faena, pero por otro lado ?a través del subsidio a los feedlots- ha promovido la venta de animales de menor peso.
El subsidio promueve la venta de animales de entre 300 y 350 kilos, ya que cuando uno produce un animal más pesado el subsidio pasa a jugar en contra.
Si el Gobierno está decidido a seguir con subsidios debería cambiar esta política y premiar a los que hacen animales más pesados. Es como si un vendedor de vino o gaseosas pusiese productos en la góndola con la mitad de la botella  vacía. Sería una locura, pero es lo que está pasando con la carne.

-¿Cuáles serían las medidas concretas?
-Debemos pensar en una liberación de todos los cortes del trasero para que puedan sean exportados libremente, Podríamos llegar a poner alguna restricción a los delanteros. No habría problemas con los parrilleros porque no se consumen en otros lugares del mundo.
De esta manera cambiaría la ecuación de precios para la industria, con lo cual podrían pagarle mejor precio al productor y no necesariamente todo lo que aumenten los cortes del trasero debería trasladarse al consumidor.
Por otro lado, habría que generar una política de incentivos crediticios e impositivos que permita recomponer la desinversión que ha habido en el sector en los últimos años, de manera tal de que el productor pueda hacer más pasto, sembrar más pasturas y ?eventualmente, donde haga falta- retener vientres.
Con estas dos o tres medidas habría un cambio, pero debería ser dado por una ley del Congreso. No podemos seguir dependiendo del funcionario de turno.
Hoy será uno el funcionario de turno, pero en la historia de la ganadería argentina ha habido diferentes y cuando les toca momentos como este, muchos han cometido errores.
Hay que pensar en trabajar fuertemente en una ley en el Congreso que sea el reflejo de la posición de toda la cadena de la carne, que le de previsibilidad al negocio en el futuro.
La cadena del vino supo hacerlo y la cadena de la carne se debe a sí misma poder hacerlo.

El rol de
los políticos

 

-¿Los legisladores que ingresan tienen real voluntad de actuar sobre el tema, o fue sólo una cuestión de campaña el apoyo al campo?
 -Cuando uno habla individualmente la manifiestan. Hay que tener en cuenta dos o tres cosas. Una es que el Congreso cambia el 10 de diciembre, pero hasta marzo no van a asumir. No tenemos que generar falsas expectativas pensando en que el 10 de diciembre tocan un botón y hacen lo que uno está esperando.
No debemos dejar de presionar sanamente a nuestros legisladores para que lo que dijeron en campaña lo puedan llegar a realizar.
Como sector agropecuario, debemos entender que también tenemos una responsabilidad en generar propuestas de consenso entre todos, que impliquen no solamente la salida del sector agropecuario sino la solución de muchos de los problemas que tienen los argentinos.
No debería haber más un argentino con hambre o un argentino pobre en el país. Es algo en lo que nuestro sector también podría hacer propuestas. Algunos de estos cambios se van a producir. Soy optimista.
Tampoco podemos menospreciar el poder que tiene el Gobierno Nacional, con el manejo de la caja, que le permite hacer cuestiones como las que pasaron recientemente en Corrientes y no son menores. Tengo fe en nuestros legisladores y en que -seguramente con la presión sana del sector- van a poder sacar algunas de las leyes que esperamos.


El disertante

Fernando Canosa es ingeniero agrónomo (UBA), con postgrado en Producción de Carne Vacuna.
Posee una especialización en agronegocios y alimentos de la Fauba, y una maestría en agronegocios y alimentos de Fauba (tesis pendiente).
Es consultor, director técnico y administrador de empresas agropecuarias en diferentes zonas del país, además de ser productor agropecuario.
Además, es técnico de la Unidad de Investigación y Desarrollo de Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea), coordinador del Proyecto Indice Verde.
Además es vicepresidente primero de APA (Asociación Argentina de Producción Animal), integrante del Comité Académico de la Escuela para Graduados de la facultad de Agronomía de la UBA y docente invitado.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario