Agradecido con el Intendente, Magnasco asumió en la Usina

Tras efectivizarse la renuncia a su banca de la UCR, Atilio Magnasco asumió ayer a la mañana en un acto formal en las oficinas de Nigro 575 como vicepresidente de la Usina Popular y Municipal de Tandil. En la ocasión, aseguró que para él es un gran honor y responsabilidad haber sido convocado por el intendente Miguel Lunghi y garantizó que pondrá todo de sí para estar a la altura de las circunstancias.

Encabezaron junto a él la ceremonia el presidente de la entidad de capitales mixtos Matías Civale; el vicepresidente saliente, Marcelino Borthiry; el jefe de Gabinete de Secretarios, Mario Civalleri, y el jefe comunal.

Estuvieron presentes demás miembros del directorio de la Usina; el presidente del Concejo Deliberante, Juan Pablo Frolik; y concejales del oficialismo.

En principio, el contador Civale destacó la labor de Borthiry, quien lo acompañó en todo este tiempo, desde que asumió al frente de la Usina, hace ya más de un año.

Señaló que juntos vivieron “momentos difíciles” con distintos cambios, tanto en el sistema energético como en la conducción nacional y haber tenido que atravesarlos juntos para él “fue más sencillo”.

Como directorio en su conjunto destacó que ha sido un placer trabajar con Borthiry y admitió, en consecuencia, que su salida de la Usina significa “una gran pérdida” para todos. Más allá de ello, aseguró que es “muy grato” que su lugar sea ocupado por un hombre como Atilio Magnasco, “vinculado a la producción, pero por sobre todo, con un altísimo sentido común y honestidad”, valoró.

Agradeció al cierre al vicepresidente saliente por el período de gestión compartido y al concejal mandato cumplido por haber aceptado la propuesta del Intendente.

Seguidamente el jefe comunal compartió los agradecimientos y le dio la bienvenida a Magnasco, de quien subrayó “su compromiso con la ciudad y la parte social, con un criterio, moderación y conducta excelentes”.

Luego, llegó el turno del vicepresidente saliente, Marcelino Borthiry, quien se dijo muy contento por ambos reconocimientos y expresó que para él fue realmente “un honor” los meses compartidos al lado del contador Civale.

Expresó su satisfacción por quien lo reemplazará, destacó “su idoneidad”, y deseó que la Usina “pueda seguir creciendo y desarrollando todos sus objetivos”.

 

“Un momento muy importante”

 

Por último, su sucesor en la vicepresidencia tomó la palabra y confesó en principio que para él “es un momento muy importante, una responsabilidad muy grande la que me toca asumir y espero poder llevarla acorde a las circunstancias”.

Afirmó Magnasco que es una gran responsabilidad por varios motivos: “en primer lugar, por tener que reemplazar a Marcelino Borthiry; en segundo lugar, por tener que secundar a Matías Civale y a todo el directorio; pero sobre todo por haber sido propuesto por el intendente Lunghi, un hombre con ideas claras y progresistas”.

 

Una empresa con trayectoria

 

Y expresó que también es un honor para él asumir la vicepresidencia de la empresa de capitales mixtos por su historia, por cómo fue gestada, y el empuje de quienes la condujeron a lo largo de sus 80 años de vida.

Agradeció así la propuesta recibida y que finalmente decidió aceptar, y al Concejo Deliberante por haberla ratificado y haberle dado su apoyo en la última sesión.

Garantizó por último que hará lo imposible para que “la Usina siga siendo lo que ha sido hasta ahora, y llevar adelante todas las propuestas nuevas que tenemos en carpeta para seguir creciendo en beneficio de los tandilenses”

 

“Los cuestionamientos tienen poco sustento”

 

En el marco del acto formal de su asunción como vicepresidente de la Usina, Atilio Magnasco también habló sobre las críticas recibidas por la oposición en cuanto a su renuncia en la banca del Concejo Deliberante.

Consultado por El Eco de Tandil manifestó al respecto que él estuvo mucho tiempo en el Deliberativo –más de seis años- y sabe “cómo se mueve la cuestión política”.

Por lo tanto, consideró que “los cuestionamientos tienen poco sustento”.

Concretamente, se refirió a las críticas del edil del FPV, Rogelio Iparraguirre, quien lanzó que de alguna manera esto “defrauda” a quienes lo votaron como concejal y, él a su vez –recordó Magnasco- “se propuso como diputado provincial”.

Planteó que en ese caso él también se pregunta si Iparraguirre hubiera defraudado al votante que depositó su confianza en él y dijo no creerlo así. “Porque –recalcó- lo que se vota es a la persona, al proyecto y si esa persona tiene, por cuestiones -como en su caso- la posibilidad de ir a la Provincia como diputado, es una persona capaz y sigue siendo parte de la gestión”.

En ese caso concreto sostuvo entonces que “hubiera sido interesante porque es una persona con la que tengo muy buen trato, pero además considero que hubiera sido en la Provincia un buen elemento para ser diputado y no creo que sus votantes se hubieran sentido defraudados; todo lo contrario, estarían muy contentos que haya asumido ahí”.

Sin embargo, admitió que sí le molestaron o dolieron más las palabras del concejal del bloque Justicialista, Pablo Bossio, quien dijo “no conocerlo”.

Advirtió que “eso demuestra, en cierta medida, que no participó mucho del trabajo en comisión, y lo pueden corroborar en las actas de comisión. Presidí la comisión de Presupuesto y Hacienda; y además fui vicepresidente de Producción, Trabajo y Medioambiente, comisiones de las cuales él era miembro titular. Y hubo en su gran mayoría muchas ausencias, él no participaba, lo hacían sus colegas del bloque. A lo mejor es por eso que no me alcanzó a conocer”.

Más allá de ello, aseguró que es un asunto superado y que “son cosas de la política, ya las hemos vivido. Sabemos quién es quién y hoy hay que mirar para adelante en estas cosas y eso es lo importante”

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario