Agradecieron que la actividad comience a encuadrarse en la legalidad

Luego de lo publicado por este Diario sobre los controles que se comenzaron a realizar en taxis y remises, de manera conjunta entre Control Urbano Vehicular y el Ministerio de la Nación, se acercó a esta Redacción Luis Larsen, para agradecer.

El secretario general del Sindicato de Peones de Taxis y Autos con Taxímetro en la ciudad venía denunciando desde los medios que existían muchos trabajadores “en negro” y era crítico sobre la falta de controles.

El gran objetivo era que su reclamo fuera escuchado, algo que sucedió al enterarse por las notas publicadas en El Eco de Tandil que ya estaban realizados los padrones correspondientes que permiten detectar que choferes están habilitados para trabajar y cuáles escapan a la ley.

“Mi intención es agradecer públicamente tanto a Jorge Schuster del Ministerio de Trabajo, como a Walter Villarruel de Control Urbano. Consideramos a los dos hombres de bien y están realizando cabalmente el trabajo para los cuales fueron asignados” expresó Larsen.

Los nuevos controles implementados, que desde hace más de tres años exigía el Sindicato, finalmente tuvieron recepción.

 

Mayor control

 

Viendo que el pedido comenzó a tener éxito, ahora se busca que los concejales que integran la Comisión de Transporte atiendan el pedido que en su momento le realizó la Asociación de Patrones de Taxis conjuntamente con el Sindicato. “Queremos que se empiece a implementar inspecciones vehiculares cada seis meses, previa presentación de un libre deuda impositivo y sindical. De esa forma se podrá tener una actividad totalmente controlada en el marco de la legalidad, para llevarles dignificación a los trabajadores, teniendo acceso a su recibo de sueldo y su obra social”, aseveró Larsen.

Estos controles de seguridad, para taxis y empresas de remises, son positivos para conocer quiénes son los conductores habilitados como corresponde que transportan a los ciudadanos.

 

Todo legal

Por último, Larsen manifestó que “en taxi es casi la mayoría los que esquivan la ley, y había un porcentaje mínimo que venía encuadrándose en el marco de la legalidad. A partir de este momento toda la actividad deberá ajustarse a lo legal. Por suerte las cuestiones se empiezan a acomodar en el lugar que tienen que estar”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario