Alarmada por la situación, una vecina radicó una denuncia por el maltrato que sufrió su perro

En medio del debate en torno al maltrato animal, y las medidas que se impulsan por frenar esta modalidad, un caso ocurrido esta semana encendió el alerta de una familia, que avanzó con acciones concretas. Ayer por la mañana se presentó ante la Justicia a radicar una denuncia en el marco de la Ley de Protección Animal, mientras una publicación por las redes sociales intentaba difundir lo sucedido.

El episodio se registró el miércoles pasado temprano por la mañana cuando el animal, de nombre Fido, salió a la vereda en el barrio Villa Alduncin, y al regresar fue hallado por sus dueños con lesiones en la zona anal.

En diálogo con El Eco de Tandil, la propietaria del animal, Alma Vittone, contó que “a las 7.45 mi padrastro salió a trabajar y el perro se escapó”, ya que el portón que da al frente fue removido por unas tareas que realizan en la propiedad. Horas más tarde, “a las 9.30 me acerqué a la puerta y vi que el perro estaba del lado de afuera todo ensangrentado”.

Allí fue que dio aviso a su mamá y juntas revisaron a su mascota para determinar el origen de la sangre. “Pensamos que se había peleado con otro perro entonces lo quisimos bañar y así fue que nos dimos cuenta que en realidad provenía del ano”, precisó.

Preocupadas, decidieron llevarlo para su revisión al veterinario, que “nos dijo que había sido con un objeto punzante y cortante, que no podría haber sido otro animal; que había sido un acto brutal”.

Luego de la atención, y con los recaudos necesarios, el animal regresó a su casa, donde deberá recuperarse de las heridas. “Estamos esperando que sane, pero será un largo proceso”, remarcó.

“Fue con saña”, definió la vecina sobre lo que le ocurrió a su perro, el cual la acompaña desde hace cuatro años cuando lo rescató de la calle, y expresó asombro sobre lo sucedido.

Denuncia y difusión

Sobre la presentación en la sede de la Fiscalía por maltrato animal la vecina indicó que denunció lo sucedido, incorporó las imágenes que tomó de su mascota y el informe del veterinario, y luego acercó una copia al abogado Santiago Romay, el coordinador de Copecos. Desde el espacio “me dijeron que iban a intervenir y a iniciar una averiguación”, manifestó.

Además decidió hacer público el caso por las redes sociales “para que se compartiera y divulgara”, con el objetivo de “prevenir y que esto no le suceda a otros animales”.

“Sabemos que el responsable no va a aparecer pero por lo menos que se difunda para que se pueda proteger a los animales y que si alguien escucha o ve algo también lo diga porque no es justo que se la agarren con los más indefensos”, sostuvo.

La publicación generó gran repercusión y fue compartida por más de 150 usuarios de la red social Facebook y cosechó casi un centenar de comentarios. “Recibí un montón de mensajes y llamadas preguntando por la recuperación del perro”, contó.

Un perro “muy manso”

Al describir los comportamientos de su mascota, Vittone dijo que es “muy manso” y que “sociabiliza mucho con el barrio, juega con los chicos; nunca recibimos ninguna queja. No muerde, no torea, no molesta, es obediente”.

Precisó además que “solamente sale con nosotros a la vereda, siempre está adentro” y que en las oportunidades en que está suelto “va para la vía del ferrocarril, que vivimos en la cuadra al lado, y en la vereda de mi casa”.

“No se va más lejos de ahí salvo que vaya con nosotros, que si salimos caminando, nos sigue”, agregó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario