ALCO Santa Ana celebra sus 30 años en Tandil

Quien no conoce el funcionamiento de ALCO puede pensar que se basa en dietas y balanza. Sin embargo, de la dieta ?a la que llaman plan- se habla lo mínimo indispensable dándole prioridad a la relación que establece el paciente con los alimentos y a tratar de desviar su interés hacia actividades que le den placer y llenen esos huecos que los obesos están acostumbrados a hacerlo con comida.
-Mirando hacia atrás, ¿cuáles son los cambios más notorios que experimentó el grupo?
Tere: -Hubo una época donde había mucha gente ?ALCO comenzó funcionando en el IEC (hoy El Hormiguero)-, varios grupos, mucha concurrencia. Hoy es distinto.
-¿Qué pasó?
-Quizás la gente no tiene constancia, algunos se han recuperado y no han vuelto; otros se recuperaron, volvieron a reincidir y no vuelven porque les da vergüenza, porque se cansaron, por diversos motivos. Personalmente estuve seis años sin concurrir al grupo ?porque me fui de la ciudad por razones laborales- cuando volví, regresé. En ese tiempo engordé tres kilos, que felizmente ahora los he bajado.
-¿Es fundamental la continuidad?
Graciela: -Claro, porque te da la contención y te carga las pilas para toda la semana.
-¿Hablar de la comida es el principal motivo del grupo?
Mary: -No, es algo secundario, lo que tenemos que tratar es de aprender otras cosas, porque lamentablemente las personas que tenemos este problema lo solucionamos comiendo, entonces se trata de trabajar esas cuestiones para que no se ocupe ?un espacio? con comida.
-¿La comida es una excusa?
Graciela: -Es como un premio castigo, si me va bien como y si me va mal también, pero no estamos hablando de comer normalmente.
-¿Y cómo se siente la persona después de comer tanto?
-Mal, con culpas, angustiada y decís ?si puedo me vuelvo a enganchar con el plan?.
-¿No lo llaman dieta?
Mary: -No, porque es más abarcativo. Desde ALCO se propone un cambio de vida, entonces el tema de la dieta está dentro de ese plan integral, actividad física, alimentación.
-Tender a una mejor vida.
Tere: -Y para eso hay que cambiar de hábitos.

Darse unos minutos

-¿Qué pasa con aquellos que no tienen tiempo o no les gusta cocinar?
-Para eso están las viandas, obviamente tiene su costo que no es lo mismo que preparar nuestra propia comida.
Graciela: -Porque no es siempre comer churrasco y ensalada, podemos comer de todo pero con moderación.
Mary: -Es más, el doctor Alberto Cormillot hace hincapié siempre en eso, cuando una persona llega por primera vez no hay que hablarle tanto de la dieta sino tratar de explicarle que es un plan integral que tiende a cambiar su calidad de vida, pero que lleva tiempo y generalmente las personas obesas no tenemos costumbre de desayunar.
-¿Por qué es tan importante el desayuno?
Graciela: -Porque es energía, fundamental para sentirse bien y después tenemos las seis comidas diarias.
Además desayunar es darse unos minutos para uno,  para disfrutar ese momento antes de entrar en la vorágine del día es muy relajante y uno se prepara de otra manera.

Esto sí, esto no


-¿Cuáles son estos cambios que han realizado y que les ha mejorado la calidad de vida?
Graciela: -Primero, controlar lo que uno come, porque si se está habituado a la comida chatarra ?ya que ahora todo el mundo trabaja- es más fácil pedir pizza o empanadas. En el grupo hablamos de la necesidad de  dejar las grasas, los fritos, empezar de a poco a cambiar de hábitos, porque es imposible hacerlo de golpe, de un día para el otro.
-¿Creen que es más fácil hablar de los problemas y solucionarlos en grupo?
-En forma individual está comprobado que es imposible.
-¿No hay soluciones mágicas?
Mary: -No existen. Nosotros cuando va alguien por primera vez le decimos que aprender a comer mal es rapidísimo; lo contrario, los buenos hábitos tardan más, por eso insistimos en que las soluciones mágicas no existen y lleva tiempo, por eso le pedimos paciencia a la gente, mucha paciencia porque los logros se ven, y cuando se van dando cambia hasta la personalidad.
-¿El humor cambia?
-Claro, porque la persona se siente distinta, se arregla más, ve que sus esfuerzos dan resultado y si continúa yendo al grupo, entre todos estamos para contener y alentar.
-¿Qué lugar ocupa en el plan la actividad física?
Graciela: -Le damos muchísima importancia, el que puede ir al gimnasio o hacer otro tipo de actividad, buenísimo, pero no hay que olvidarse que caminar es gratis y excelente. Aunque sea dar una vuelta a la manzana si no se puede más.
-¿En Tandil hay obesos mórbidos?
Mary: -Sí, algunos, pero no salen de sus casas. Hemos tenido en el grupo, pero ahora no.
-¿Qué es mejor, una operación gástrica o un plan de ALCO?
Tere: -Lo nuestro apunta a lo natural y no tiene ningún tipo de consecuencias físicas. Nosotros estamos a favor de la asistencia a la Asociación de Lucha Contra la Obesidad.
-¿Por qué?
(Todas) ?Porque hemos aprendido a cambiar hábitos nocivos y ahora disfrutamos más de la vida.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario