Alfredo González: “Hay que hacer sentir la localía”

Alfredo González encontró un protagonismo importante en la campaña de Santamarina. Dejó atrás aquellos tiempos en que le costaba llegar al final de los partidos, con los rastros de una operación de rodilla tras su paso por Aragua de Venezuela. En la actual temporada sumó 38 participaciones con la casaca aurinegra y solamente faltó por suspensión o por la decisión de Gustavo Coleoni de reservar el mayor potencial para el reducido por el segundo ascenso a Primera División.

En ese objetivo está “Fredy” y todo Santamarina, viviendo las horas previas al primer choque con Ferro Carril Oeste. El defensor, de 29 años, analizó este presente de expectativa y se ilusionó con que sigan las alegrías.

-¿Cómo se vive este momento tan especial?

-Con muchas ganas, muy metidos con el grupo, sabiendo que son partidos clave y se hizo un esfuerzo muy grande para llegar hasta acá. Tenemos que disfrutarlo porque es un premio, obviamente con la seriedad que corresponde. Y aprovechar este primer partido de local, para sacar una diferencia.

-¿Cómo evaluás el hecho de haber encontrado la continuidad deseada?

-Fui de menor a mayor. Cuando llegué a Santamarina (comienzos de 2014), venía de una operación de rodilla que me tuvo seis meses sin jugar. Estaba recuperado, pero era como empezar de nuevo. Me costó alcanzar mi nivel y jugar muchos partidos. Pero se fue dando, con la confianza del cuerpo técnico y los compañeros.

-Te tocó descansar las últimas tres fechas. ¿Te vino bien?

-La verdad que sí. Uno quiere jugar siempre, y me lamenté al quedar suspendido por dos fechas por acumulación de tarjetas. Pero la verdad que me vino muy bien para descansar de la seguidilla que veníamos teniendo.

-Jugaron dos veces con Ferro en la etapa regular. ¿Se tienen en cuenta esos partidos o esto es totalmente distinto?

-Es totalmente distinto. Estos partidos que vienen son mano a mano, es algo aparte. Dependerá del que se levante mejor, que tendrá mayores probabilidades de sacar un buen resultado. Acá habrá que estar concentrados y no regalar nada, hay que hacer sentir la localía.

-Estás identificado con Quilmes, tu club de origen, pero Santamarina ya debe ser algo especial para vos.

-Quilmes me formó y me dio la posibilidad de debutar en Primera. Y Santamarina me permitió reinsertarme en el fútbol, porque me abrió las puertas después de una operación. La gente siempre me trató bien y estoy muy cómodo acá. Trato de dejar todo en cada partido, para devolver algo de lo que me dio el club.

-Además fuiste papá estando acá, eso también debe sumar.

-Seguro, acá me pasaron muchas cosas positivas, que nunca me las voy a olvidar. En lo deportivo, haber ascendido en 2014 y las campañas que estamos haciendo en la B Nacional. Y en lo personal, el nacimiento de Bernardino, que ya cumplió ocho meses.

-¿Y el hecho de compartir equipo con “Pitu”, tu hermano?

-Eso no lo dije porque es obvio, pero es otra de las cosas hermosas que me dio el fútbol. Poder jugar con él no tiene precio. Siempre lo charlamos con mi novia, en Tandil solamente nos pasaron cosas lindas.

-¿Cómo era “Pitu” de chico? Lo imagino gambeteándolos a todos en el potrero.

-Te imaginás bien. Como es ahora, era de pibe. En el barrio La Central, en Quilmes, jugábamos y no lo podía parar nadie, ni siquiera los más grandes de edad. Lo trataban de molestar, era la única manera de frenarlo.

-Y ahora van juntos por otro sueño.

-Es algo que nos tiene ilusionados. Vamos partido a partido y tenemos equipo como para cumplirlo.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario