Allanamientos y secuestros que derivarían en el esclarecimiento de varios asaltos

En efecto, uno de los aprehendidos recientemente, identificado como Nicolás Bertolotti (20), trabajaba en el Correo Argentino, y precisamente dentro del secuestro de los elementos se hallaron innumerable cantidad de documentación y cartas que el ahora detenido (quedaron en esa condición junto a su cómplice por disposición judicial) tenía en su poder.
De hecho, una de las hipótesis de trabajo de los investigadores ahonda en la posibilidad de que a partir de dicha documentación personal que contaba el sospechoso pudo recabar información de las víctimas para luego cometer los atracos que se presume cometieron.
En efecto, se cree que los detenidos no estarían solamente involucrados en el reciente asalto a la familia de Villa Italia en lo que se conoce como una entradera, sino también se los vincula con otros hechos, otras causas que contaron con un modus operandi similar.
De todas maneras, desde fiscalía como policía pidieron cautela dentro del optimismo que desencadenó la detención del par de sujetos, habida cuenta que se está en plena tarea investigativa para recabar pruebas que justamente los vinculen con otros recientes robos a mano armada.
La pista del auto secuestrado, como elementos tales como vestimenta,  capuchas, cartuchos, precintos, calzado, podrían relacionarse con otros sucesos delictivos. Incluso se aguarda por resultados de peritajes realizados que no harían más que ratificar las sospechas sobre los acusados.
A esto se agregó un dato más alentador que se tuvo en las últimas horas: se procedió a una rueda de reconocimiento de los implicados que  habría arrojado resultado positivo, al entender de los investigadores.
Otro elemento más que significativo se recogió en uno de las viviendas allanadas donde residía el cartero, en la pieza se encontró una fotografía con muchos billetes desparramados en el colchón de su cama, al lado de una arma de fuego, lo que se sumaría como nuevo indicio más que vehemente sobre su responsabilidad penal con alguno de los atracos perpetrados rumbo a esclarecerse.

Un demorado
 
En el marco de las diligencias ayer practicadas que derivó en cinco allanamientos avalados por la jueza de Garantías Stella Maris Aracil, dos de los procedimientos también conllevaron a buenos resultados, según las fuentes consultadas.
En medio de uno de los allanamientos, la policía demoró al sujeto que se encontraba en la propiedad allanada, siendo que tenía pedido de paradero por una causa de abuso. De hecho, el hombre fue derivado a la Comisaría de la Mujer.
De todas formas, su presencia obliga a pensar a los investigadores de su posible relación con los dos detenidos, por lo cual anoche se seguía profundizando las diligencias como tareas de inteligencia en pos de dar con indicios y pistas que lleven a la conclusión que formaba parte de la banda conocida como la del cartero.
En el procedimiento se dio intervención a personal de la policía de narcotráfico, que confirmó el secuestro de marihuana (unos 10,6 gramos) más recortes de nylon que hacen suponer la posibilidad de fraccionamiento de estupefacientes para su comercialización.
Cabe consignar que la profusa investigación devino de la detención de aquel par de sujetos acusados de sorprender a un matrimonio cuando ingresaba a su vivienda y robarle dinero y objetos de valor.
El robo se produjo cuando la pareja ingresaba en un vehículo a su vivienda ubicada en Quintana al 700, y fue sorprendida por dos asaltantes armados.
Los ladrones amenazaron a las víctimas y las obligaron a ingresar a la casa donde, tras golpearlas y maniatarlas, les robaron dinero, teléfonos celulares y otros elementos de valor.
El hombre logró zafarse de las ligaduras y cuando salió de la vivienda para pedir ayuda pudo ver que los delincuentes escapaban en un auto Chevrolet Corsa, color blanco, por lo que denunció a la policía el robo y describió el vehículo de los ladrones. 
Efectivos policiales montaron de inmediato un operativo cerrojo que permitió interceptar el auto en la avenida Monseñor Actis y Darragueira.
En poder de los detenidos, fueron secuestrados unos 4.500 pesos, varios celulares, tres relojes pulsera, una cartera con documentación, un equipo de audio y 243 gramos de marihuana.
Además, llevaban varias llaves de distintos vehículos, precintos, capuchas de color negro, una importante cantidad de proyectiles calibre 22, por lo que la policía sospecha que serían autores de media docena de robos denunciados en las últimas semanas.
Del procedimiento participaron integrantes de la SUB DDI de Tandil, de dos seccionales, del destacamento de Seguridad Vial y de la Delegación de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas de Azul.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario