Alumnos de la Escuela 11 expusieron los proyectos en su Feria de Ciencias

Días atrás alumnos de la Escuela 11 de la ciudad llevaron a cabo la denominada Feria de Ciencias, en donde los estudiantes guiados por sus maestras presentaron el trabajo y la investigación desarrollados sobre determinados temas.

Lilian Struzka, Marcela Barth, Patricia López y Mariela Prieto son las docentes responsables de guiar a los más chicos, quienes se han involucrado de lleno con la tarea.

En diálogo con Patricia López y Mariela Prieto, destacaron que “la feria consiste en trabajar todo lo que se viene haciendo con un método científico. A los chicos se les presenta una problemática, empiezan a investigar, se hacen preguntas, observan, investigan a través de textos, experimentan y van registrando datos para luego empezar a trabajar en distintas experiencias que hacen”.

Remarcaron que “si bien cada una de las maestras trabaja con su grupo, los cuatro cuartos desarrollamos los mismos contenidos y dentro de esos grupos van surgiendo distintos intereses. Lo que tiene trabajar con seres vivos es que los alumnos están automotivados, les encanta y ellos mismos son los que plantean dudas permanentemente. A partir de eso se puede seguir trabajando, un poco con el método científico y otro a través de lo que surja como clasificando o llevando trabajo a sus hogares y a su vez la familia propone algo nuevo que se sigue trabajando en el aula. Fue una experiencia muy linda”.

Familia

Las docentes destacaron el acompañamiento de cada una de las familias al decir que “es constante, tenemos una comunidad que nos acompaña y participa. Además forma parte de todos los proyectos que hacemos, participan los padres y docentes de todo el colegio”.

Indicaron que el proyecto es de todo el año, pero en este caso, que los alumnos trabajaron seres vivos, animales y plantas, la preparación se extendió un mes y medio. Detallaron que “empezamos trabajando animales y terminamos con plantas, temas que se fueron ampliando de acuerdo a las inquietudes que fueron teniendo los chicos. Iniciamos con fotosíntesis y alimentación, luego fototropismo y le agregaron las inquietudes que tuvieron y de esta manera el proyecto se va extendiendo y se hizo muy rico”.

Continuaron narrando que “el día que se realizó la presentación hubo muchas cosas para mostrar y eso es lo que tiene la variedad del proyecto”.

Interés

Los niños se mostraron interesados no solo en aprender sino en trabajar con un compromiso que a las responsables de guiarlos las dejó muy satisfechas. “Uno puede planear y proponer cosas -dijeron-, pero hay veces que salen bien y otras no. En este caso salió mucho mejor de lo que uno esperaba. Por ejemplo, una de las cosas que hicimos fue un libro viajero, donde ese libro iba a la casa de cada alumno y los papás, en una hoja especial que había, ponían qué les pareció y qué opinaban. Fue muy gratificante lo que vuelve de cada familia, primero en la clasificación de animales y posteriormente con las hojas. Hubo padres que no pudieron venir a la muestra, pero que a través de ese libro pudieron ver el trabajo que se hizo en el aula. La verdad es que estamos más que satisfechas”.

Lo que falta

Estamos lentamente comenzando a transitar el último tramo del año escolar donde aparecen los balances de lo realizado. “En el área de ciencias es por demás positivo, ahora nos queda la muestra de teatro que se realizará en el mes de noviembre. Este año tuvimos un cambio en una de las áreas, así que de plástica pasamos a teatro y para los chicos es un cambio increíble, para nosotras es fabuloso ver cómo están experimentando. Si la ciencia para ellos es algo distinto, el teatro es fascinante y nos sentimos muy orgullosas de verlos”, expresaron.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario