Alumnos de la Escuela 53 aprenden y disfrutan de la historia de Eduardo Olivero

Ayer se cumplieron 90 años de la odisea del tandilense Eduardo Olivero, el primer piloto que unió en vuelo a Nueva York con Buenos Aires en un hidroavión. Para celebrarlo, los alumnos de sexto grado la Escuela 53, que lleva el nombre de este héroe local, compartieron con la comunidad parte de la historia que aprendieron a partir de un proyecto que hace años desarrolla la institución educativa.

Entre el jueves y viernes, los chicos, sus profesores y directivos, acompañados por el presidente del Instituto de Estudios Aeroespaciales Mayor Eduardo Olivero, comodoro Raúl Angel Díaz, y el integrante e historiador Juan Roque Castelnuovo, visitaron Multimedios El Eco para difundir este trascendental hecho para Tandil y el país.
En los estudios de Eco TV, durante el programa “La ciudad”, y en Tandil FM, en “Dulce o Amargo”, grupos de estudiantes contestaron preguntas sobre el memorable primer vuelo que unió Nueva York con Buenos Aires a lo largo de 14.560 kilómetros.

El jueves pasado expusieron los estudiantes Renata Mascali, Antonia Cotini, Isabella Fiaschetti y Malena Puentes, junto a la directora de la Escuela 53 Lidia Etchegaray, mientras que el viernes fue el turno de Andrés Muhamed, Maia Jacobsen, Ornella Carrera y Maia Reimer, acompañados por las docentes María Valeria Guida y Gabriela Llamosas.

También asistieron a la visita al Multimedios otros alumnos estudiosos de la vida legendaria del mayor Olivero, como Morena García Cattaneo, Martina Rodríguez Grandi, Sofía Palmieri, Santiago Méndez Rueda, Ezequiel Assaris, Facundo Vallejo, Albertina Funes, Constanza Alamá, Valentino Colantonio, Catalina Beneitez, Estéfano Brutti, Santiago Pérez y Mateo Testa.

“No tenía miedo
a fallar”

El trabajo sobre la historia del aviador Eduardo Olivero es parte de un proyecto que la Escuela 53 desarrolla hace varios años, con los alumnos de ambos turnos. Los chicos demostraron gran interés por el tema, sobre todo en los datos estadísticos, y han leído numerosos libros.

El comodoro Raúl Díaz, presidente del Instituto Mayor Eduardo Olivero, expresó que “pensamos que hay que ir buscando quien nos vaya reemplazando el día de mañana. A los chicos hay que interesarlos mucho, sobre todo porque son héroes que partieron de Tandil y tienen que estudiar la historia de sus héroes”.

Además, a 90 años del vuelo, sostuvo que “lo de Olivero fue una epopeya que quizás no contemplamos lo importante que fue para la Nación Argentina y para Tandil en particular”.

“No le tenía
miedo a fallar”

En la visita a Eco TV, los alumnos recordaron los 90 años del vuelo de Nueva York a Buenos Aires. Llevaron un mapa con las paradas que realizó este pionero en su hidroavión, en la travesía que arrancó el 24 de mayo de 1926 en la base naval de Miller Field, Nueva York, y se extendió durante 82 días con 37 etapas cumplidas hasta arribar a Buenos Aires.

“Me gustó que no le tenía miedo a fallar y que él quería que fuera su patria la que consiguiera unir Buenos Aires con Nueva York en vuelo. También me gustó que cuando fue a la Primera Guerra, decidió quedarse como soldado raso ya que le habían ofrecido ser comandante, pero para ese cargo tenía que renunciar a la nacionalidad argentina y pasar a la italiana”, resaltó la alumna Maia Jacobsen en una de sus intervenciones.

Los estudiantes informaron que Olivero recorrió 14.856 kilómetros, acompañado por Bernardo Duggan como copiloto y Julio Campanelli como mecánico. Este equipo, que viajaba por la costa atlántica, utilizó un hidroavión Savoia-Marchetti, con un solo motor, sin cabina protectora, al que denominó Buenos Aires.

Para cerrar, cabe recordar que el relator del noticiero “Sucesos Argentinos” de ese entonces sintetizó así la proeza cuando Olivero y sus colaboradores llegaron a Capital: “Esta es una hazaña solo comparable a la que pueda realizar el hombre algún día cuando vaya a la luna”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario