Alumnos de la Escuela Granja mantendrán una audiencia con concejales por un boleto escolar

Alumnos de la Escuela Granja mantendrán un encuentro con los concejales de la Comisión de Transporte del Concejo Deliberante, debido al reclamo que alzan en pos de un boleto estudiantil, lo que desató una fuerte polémica política en el Legislativo, y entre los directivos de la escuela y los estudiantes.
Los reclamos de los jóvenes fueron dados a conocer recientemente en una nota dirigida a la presidenta de la comisión, Alejandra Marcieri, y luego difundida a través de los medios de comunicación por el bloque del Frente para la Victoria que integran Carlos Mansilla, Carlos Calvi y Eduardo Ferrer.
La carta cuestiona ?la falta de boleto estudiantil secundario, el exceso de pasajeros para la capacidad de cada unidad, la poca frecuencia en horas pico, la carencia de puntualidad y la flexibilidad de horarios?.
Las demandas serán abordadas en una reunión que se llevará a cabo en fecha a confirmar, para evaluar si existe posibilidad real de encauzar alguna de las demandas desde el Concejo Deliberante.
Marcieri aseveró que ?los pedidos de los chicos son atendibles, pero dentro de sus exigencias hay muchas que superan al Concejo en el marco de lo que efectivamente está en condiciones de hacer, aunque siempre está la posibilidad de elevar las demandas a los órganos que corresponda en cada caso?.
La legisladora manifestó que ?los solicitantes confunden notoriamente lo que es un servicio de transporte público de pasajeros con uno de características privadas, y además desconocen que las prestaciones de servicios de transporte escolar rural es atribución y responsabilidad de la Dirección General de Cultura y Educación?.
Además, la ex consejera escolar se mostró sorprendida por los términos vertidos en la nota, pues, horas antes de que le fuera enviada, mantenía ?conversaciones sobre el tema con los representantes de la Escuela Agraria en el Concejo de los Jóvenes y con el director del establecimiento, pero se ve que el diablo metió la cola para desvirtuar el asunto?.
Por este motivo invitó a ?los representantes legítimos de los intereses de la comunidad educativa a mantener las reuniones que sean necesarias por este tema y para aclarar algunos puntos que obviamente no conocen o que alguien se ha encargado de tergiversar?.

Las disculpas

El director de la Escuela de Educación Agraria 1, Carlos Alberto Dillon, hizo llegar una nota a Marcieri, en la que advirtió que el colegio desconocía la existencia de la nota y solicita ?tenga a bien disculpar a este grupo de jóvenes, seguramente mal asesorados e informados por alguien que trató de sacar provecho o algún rédito de la situación?.
No obstante, Dillon destacó el hecho de que ?un grupo de jóvenes de 15 y 16 años no se queda de brazos cruzados ante lo que  considera un justo reclamo y ejerce el derecho de peticionar ante las autoridades?.
?Tanto usted como yo somos docentes y ambos sabemos que de los errores se aprende. Estos chicos hoy aprendieron que este tipo de cuestiones se deben canalizar a través de los organismos representativos?, consideró el director.
Por último, le agradeció a Marcieri a través de la misiva ?la deferencia con que siempre atendió a las necesidades de la institución, tanto en su gestión como consejera escolar como en su actual función de concejal?.
Más allá de las explicaciones de cada parte, lo que debe atenderse es el reclamo. No interesa por dónde ingresó, ni siquiera si los chicos fueron manipulados para sacar un rédito político, lo que se transforma en un hecho condenable si a la postre la atención y el resultado de las gestiones es nulo y el interés por la cuestión se disipa. La única verdad es que los estudiantes de la Escuela Granja necesitan un boleto más accesible y un mejor servicio para abaratar sus costos y mejorar su calidad educativa, que depende de varios factores. En este caso, al tratarse de un establecimiento en el que la ubicación es un aspecto significativo, el transporte es un punto a atender.
En la reunión con los alumnos y autoridades, ?los representantes legítimos de los intereses de la comunidad educativa?, como sostiene Marcieri, se echarán las cartas sobre la mesa. *

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario