Andrizzi, el mejor frente a Ciudad

Independiente sufrió el viernes su tercera derrota consecutiva y también el tercer tropezón como local, condición en la cual no ha podido ganar en lo que va de la temporada de la Liga Nacional B de básquetbol.
Esta vez, el que festejó en el Duggan Martignoni fue el equipo Ciudad de Bragado, vencedor por 78-73.
De acuerdo con el análisis de El Eco de Tandil, el alero Valerio Andrizzi fue el punto individual más alto de la escuadra tandilense, cuyas actuaciones personales se detallan a continuación:
Emanuel Hartstock: Una lesión lo obligó a abandonar definitivamente el juego a poco de comenzado el mismo. Cuando estuvo en cancha aportó 5 puntos, siendo una interesante vía de gol.
Juan Ignacio Mateo: De los que mayor protagonismo ofensivo absorbió. Fue irregular, dado que aportó conversiones muy oportunas, pero falló en el cierre del juego, marrando sus últimos tres intentos de triple. En defensa, Manzanares lo complicó en el comienzo.
Valerio Andrizzi: El mejor rojinegro. Tuvo su noche más prolífera en cuanto al goleo, y en defensa se sacrificó, más de una vez luchando en inferioridad de talla.
Pablo Maglia: No apareció en el goleo, sin encontrar opciones en las cercanías del cesto ni libertad para lanzar desde el perímetro. Lo mejor suyo se vio cuando asistió a sus compañeros.
Juan Pablo Trapote: Fue protagonista en el inicio del juego, mostrándose muy activo en la zona pintada. Cometió algunas pérdidas a raíz de su inseguridad de manos y una vez más se cargó prematuramente de faltas.
Juan Ramón Aquino: La marca a presión de García y Meire lo obligó a tomar algunas decisiones precipitadas. Sin Hartstock quedó como único base natural y, pese a ello, Zulberti optó por colocar como conductor a Mateo.
Eber Ferros Marina: Realizó bien el trabajo sucio, ?raspándose? en defensa y consiguiendo rebotes ofensivos. Debe mejorar desde la línea de tiros libres (1/4).
Adolfo García Barros: Fue de lo mejor en ataque, lastimando con lanzamientos cortos y generando segundas opciones al capturar rebotes ofensivos. En el final se desdibujó, como todo su equipo. El más productivo de los que llegaron desde el banco.

Clásico violento

Al estar inhabilitado el polideportivo Islas Malvinas, siendo acondicionado para la final de la Copa Davis, el clásico de Mar del Plata se trasladó al Parque Carlos Guerrero de Olavarría, donde el viernes Quilmes superó a Peñarol por 102-95, en juego válido por la duodécima fecha de la Liga Nacional A.
Tras el juego, ambas parcialidades protagonizaron incidentes sobre el rectángulo de juego, viéndose brutalmente agredido el bahiense Pablo Gil, escolta de Quilmes.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario