Apresaron a un hombre que quiso abusar de una mujer durante un intento de robo

A la seguidilla de episodios a mano armada en la ciudad, ayer por la mañana se sumó un intento de robo y de abuso deshonesto a la propietaria de un local de diseño de interiores ubicado en San Martín 1269, que terminó con la aprehensión del autor cuando circulaba como acompañante en una moto por Sarmiento y Moreno.
El hecho se desencadenó alrededor de las 10.30 en el interior de un pequeño comercio de diseño de interiores Estudio Kromo, ubicado en la transitada cuadra, entre Roca y Alsina.
A esa altura del día una persona joven, de contextura física mediana, de 1,70 metros de altura, tez blanca, ojos claros, cabellos castaños, con tatuajes en ambos brazos y vistiendo una remera de color azul con estampado, bermudas de jeans y gorra tipo visera color verde claro, y amenazando con un arma que no exhibió pero decía tener en su cintura, redujo a la propietaria del local, una diseñadora de interiores que hacía dos meses había iniciado su emprendimiento comercial en la ciudad.
Una vez dentro, comenzó a exigirle dinero a la profesional, ante lo cual se acercó hacia otro sector donde tenía su cartera y la billetera, una pequeña cocina ubicada en la parte posterior.
En un rápido accionar el asaltante se abalanzó hacia la joven, la tomó de los hombros y juntos ingresaron al espacio y comenzó a manosearla.
La víctima comenzó a gritar, a realizar bruscos movimientos tendientes a librarse de su atacante y en medio del forcejeo ambos cayeron al piso.
La reacción puso en fuga al intruso, mientras que la víctima sufrió lesiones de carácter leve por el golpe en su cadera y en el codo del brazo izquierdo.

Operativo y
aprehensión

Frente al episodio, y gracias a las características aportadas por los testigos de los últimos asaltos ocurridos, personal policial inició recorridas preventivas.
A las 16.30, en el marco de un operativo cerrojo realizado por los efectivos de las comisarías Primera, Segunda, de la DDI y la Policía Local, interceptaron una moto Gilera 110 en Sarmiento y Moreno conducida por una persona conocida en el ambiente delictivo, según consta en el parte policial difundido por la Jefatura Distrital, que viajaba con un acompañante.
Al desoír la orden de alto emanada por los uniformados, se inició la persecución de los sospechosos, y a los pocos metros el acompañante se bajó del rodado y comenzó a huir a pie y en ese momento fue aprehendido.
Tras una breve lucha en el suelo, el personal policial finalmente logró reducir al sospechoso, identificado como Jorge Damián Maidana (29), domiciliado en Ranelagh, partido de Berazategui.
Sus vestimentas y particulares señas coincidieron con las características descriptas por la damnificada y ante los elementos reunidos a partir de las tareas investigativas se estableció que el aprehendido resultaría ser el autor del ilícito en San Martín al 1200.
Mientras continúan con la investigación tendiente a esclarecer robos calificados realizados mediante la misma modalidad, Maidana quedó alojado en la Primera a disposición de la Justicia.

El episodio

En diálogo con El Eco de Tandil la dueña del local, Carolina Martínez, aún shockeada por el momento vivido, narró el desagradable episodio que da cuenta de un nuevo hecho en esa zona de la ciudad. “Fue todo tan rápido que nadie alcanzó a ver nada”, resumió.
Primero contó que en plena mañana fue sorprendida por una persona que “me tomó de los hombros, me empezó a pedir plata y me llevó caminando junto con él, amenazándome con esta supuesta arma”. En ese momento “no me importó, prefería un tiro antes que me tocara”, confesó.
Allí avanzó hacia la parte trasera donde hay una cocina donde tenía la cartera y el celular. “Cuando abrí la puerta corrediza, se metió detrás mío y la cerró; fue ahí donde me abordó y agarró de la cintura”.
En ese momento “me enloquecí, comencé a las patadas y a los gritos a pedir ayuda y se fue, no me robó nada”, describió
Contó que esta persona salió corriendo por San Martín en dirección a Roca y en ese momento recibió asistencia de los vecinos y llamó al Sistema de Emergencias 101 Mejorado.
En un intento por explicar las razones que llevaron al atacante a encerrarla en la cocina, descartó que haya sido por disconformidad con el dinero del eventual botín y dijo que “no alcanzó ni a ver la billetera porque estaba sacando las cosas y ahí fue cuando se acercó y me resistí”.
“Entró supuestamente a robar pero no se llevó nada, entonces es muy difícil sacar conclusiones”, dijo. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario