Apymet celebra un nuevo aniversario, con el anhelo de una pronta reactivación

La Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa de Tandil, fundada el 13 de noviembre de 1970, cumple 45 años de vida institucional. El nuevo aniversario los encuentra fuertes institucionalmente y con expectativas de saber cuáles serán las medidas económicas que tomará quien surja como presidente, que permitan reactivar un importante sector.

Marcelo Terú, presidente, Juana Echazarreta, vicepresidenta, y Salvador Carlino, protesorero,  dialogaron con este Diario sobre el presente y futuro de Apymet.

Terú manifestó que “estamos trabajando, como siempre, intensamente para mantener la fuerte presencia en la industria tandilense. Los asociados y miembros de la comisión directiva estamos con la expectativa del inminente cambio de gobierno y con la incertidumbre de no saber para qué lado irá el rumbo económico. Por ahora no hay nada claro”.

Echazarreta al respecto manifestó que “no hay propuestas claras, pero la percepción es que habrá un cambio de fin de ciclo y que nada será como antes, sea Daniel Scioli o Mauricio Macri el presidente. Y más claro al ver cómo se está desarrollando la retirada de algunos políticos de la provincia de Buenos Aires. Por ahí puede haber una señal de cambio”.

En cuanto al sector industrial en la ciudad dijeron que “se necesita que haya un movimiento en el tipo de cambio, que en la actualidad es sumamente desfavorable. No nos permite ser competitivos, ni exportar. El panorama fue idéntico en este tiempo, acompañando el proceso inflacionario y el resultado es estar afuera de muchos mercados por falta de competitividad. En la ciudad hubo una baja en la facturación que va de un 30 a un 60 por ciento”.

Salvador Carlino a su turno señaló que “el rubro automotriz es uno de los más afectados, no desde ahora sino durante muchos años, donde fueron emigrando a Brasil. Los que vamos quedando, tratamos de adecuarnos a las necesidades que tiene el mercado, que son pocas. En gran parte hay importación que tiene un valor que es imposible competir”.

“Lo hemos hablado en distintas reuniones que tuvimos, hoy al empleador le cuesta mucho pagar un sueldo y al empleado no le alcanza para nada”, señalaron, para luego añadir “los primeros cuatro años de este tiempo de un mismo partido en el poder fueron buenos. Algunos empresarios para mantener a su grupo de gente que le era redituable llegaron a pagar un 50 por ciento más de lo que marcaba el convenio UOM. La primera crisis fue en 2008 y desde ahí no nos recuperamos más”.

 

Recuperar la industria

 

De cara a la elección de un nuevo gobierno democrático, desde Apymet anhelan que surjan soluciones que reactiven a las empresas. “Ir reconvirtiendo el sector agroindustrial sería lo más acertado. La radicación de automotrices en Brasil no tiene retorno, pero sería importante poder fabricar tractores y maquinaria agrícola en Argentina. Estamos cerca de las empresas que quedan, no sé si tienen tecnología, pero sí una capacidad intelectual que pueden generar que esto sea una realidad”.

Manifestaron que “hace cuatro años que el empleo industrial no crece en el país, las cifras son claras. Los procesos en Latinoamérica son bastantes parejos, si la economía cae la sufren todos los países y si crece sucede lo mismo. Acá hubo crecimiento de otros países y nosotros no, y esto se produjo por una política económica errada. La economía la hacemos entre todos, sabiendo que lo que entra en tu bolsillo tiene que alcanzar para todas tus demandas y saber que cuando no es así, te endeudás. La economía avanza en función de la confianza que la gente tenga en el modelo que se puso en marcha. Si no es confiable, como no lo fueron las variables del Indec o los cinco dólares que tenemos, aunque no compremos uno, cualquier plan fracasa porque se deja de confiar”.

Aseveraron que “ningún plan económico tiene sustento sin un fuerte apoyo político, y acá no lo hay porque la gente percibe que le faltan a la verdad”.

 

Socios

 

En estos 45 años de vida Apymet acumula un total de 390 socios quienes cuentan con varios beneficios. “Permanentemente estamos firmando convenios, capacitaciones, ofrecemos créditos, canje de valores, asesoramiento y ante algún problema llegar al Municipio, Provincia o Nación, lo que sea necesario” manifestaron.

Dijeron que “si bien el socio no siempre aprovecha, estamos a su servicio. La página web se renueva constantemente para mantener la información al día, en la revista de Apymet  también hay información sobre lo que se está haciendo. Aspiramos a tener más socios porque es el mecanismo de la institución. Cada tanto se hacen campañas para asociar empresas que podrían reforzar la sinergia entre la institución y las demás empresas”.

Señalaron que “la gente que presidió en estos años han sido muy buenos articuladores de las estrategias y las políticas que tenemos desde la institución con los distintos organismos del Estado. Es donde tenemos que estar presentes como nexo entre el que trabaja y no tiene el tiempo de imbuirse de todas esas cosas que van pasando, como cambios de leyes y créditos subsidiados. El estar presente y poder tener diálogo con todos los organismos es la base fundamental”.

 

El rol de la mujer dentro de la actual comisión directiva

 

Juana Echazarreta es la actual vicepresidenta de Apymet en la comisión directiva que tiene a Terú en el máximo cargo.

Al consultarle cuál era su visión y cómo se integró con el resto de sus pares, indicó que “como mujer me siento muy bien en la institución, soy un par más y se me respeta de la misma manera que a todos mis colegas”.

Sostuvo que “en lo que hace a mi sector, creo que hay una industria agroalimentaria que hay que levantar porque las economías regionales están muy deterioradas. Este año tuve la oportunidad de participar del Expo Milano, que es una exposición de alimentos que se hace cada cinco años, muy importante. En distintos foros se discute cómo será la alimentación en el mundo, que está creciendo exponencialmente y habrá una demanda que alimentar”.

Aseguró que “tengo al respecto sensaciones ambiguas. Hasta acá se hizo todo para no estar en ese tren. De acá para adelante necesariamente nos vamos a tener que subir, porque somos un país agroexportador. La industria va a estar enganchada porque vamos a necesitar el sector agropecuario para poder avanzar y cumplir con la demanda de esa alimentación que va a haber en el mundo, sin descuidar el mercado interno”.

Manifestó que “lo mismo sucederá con los subproductos con todo lo que tenemos para brindarle al mundo. Veo que hay una contraposición con lo hasta ahora hecho y con lo que el mundo demanda. Creo que no tenemos otro camino”.

 

Expectativas en lo que se viene después del 10 de diciembre

 

En medio de un nuevo aniversario, la expectativa está centrada en lo que suceda a partir del 10 de diciembre, día que en que asumirá el nuevo presidente.

No dudaron en remarcar que “habrá un cimbronazo, cualquiera sea el elegido porque deberá atender ciertas cuestiones claves que irán apareciendo. Pretendemos que haya un horizonte de previsibilidad y de diálogo. Tanto Scioli como Macri no tienen otra alternativa que generar los cambios que se necesitan, porque en los últimos tres años se falló en cuanta determinación económica tomaron. Los modelos sirven en un primer momento, pero después hay que hacerles una serie de ajustes. Al no hacerlo, estamos en un callejón sin salida”.

En cuanto a una futura devaluación expresaron que “las medidas económicas que hay que tomar, cualquiera sea el presidente, las tienen que tomar. Y son más o menos parecidas, habrá que ver si lo aplicarán rápido o gradualmente, porque nadie va a querer un tendal de empresas fundidas”.

También dijeron que “sería bueno que no se pierda ningún puesto de trabajo, porque si no hay trabajo, no hay consumo. Que nada frene el consumo. Y también sería importante que el gobierno lo manejen los políticos y no los economistas, cuyos resultados fueron malos. Son necesarios, pero la decisión final la debe tomar quien sea presidente”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario