Argentina no tuvo un buen partido y perdió con Brasil en Beijing

Los tantos brasileños fueron obra de Diego Tardelli a los 27 minutos del primer tiempo y a los 16 del segundo, mientras que Lionel Messi desperdició un tiro penal a los 41 minutos de la etapa inicial de este cotejo, disputado en el estadio "Nido de Pájaros", donde Argentina se consagró campeón olímpico en 2008.
 
De esta manera, Brasil se acreditó su tercer "Superclásico de las Américas", dotado de carácter oficial por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), en la misma cantidad de ediciones ya que 2011 y 2012, jugadas con ida y vuelta en los respectivos países, el 'Scratch' se quedó con el trofeo por sus victorias de local: 2-0 en Belem y 2-1 en Goiania.
 
Argentina, en su primer partido con el sello de Gerardo Martino habida cuenta que ante Alemania (4-2) en septiembre el DT respetó prácticamente el esquema del equipo mundialista, mostró un comienzo alentador, con un fútbol a un toque rápido y vertiginoso que acorraló a Brasil contra su arco.
 
Empero, no pudo sostener el ritmo y el pentacampeón -ahora dirigido por Dunga- hizo pie en la cancha, se aprovechó de dos errores de la defensa y sacó una clara diferencia que le permitió sentenciar el partido mucho antes del final, con un juego que no deslumbró pero fue práctico y efectivo.
 
Messi, quien debutó en la era del 'Tata' tras su ausencia ante los teutones por lesión, arrancó como extremo derecho en un claro 4-3-3 con Erik Lamela, sorpresivo titular porque se esperaba que jugara Javier Pastore, por la otra banda y Sergio Agüero de 9.
 
Después el '10' y capitán estuvo más libre en todo el frente de ataque en la segunda etapa, ya con la desventaja en el marcador, pero le costó llegar con balón dominado a los metros finales, donde él suele sacar diferencias. Incluso desperdició un tiro penal, que podía haber significado el empate parcial, y cuatro tiros libres cerca del área.
 
En el medio, Angel Di María se movió por izquierda pero fue el dueño del balón en todas las generaciones de juego ofensivo y Roberto Pereyra tuvo un estreno consagratorio por la derecha con sus desbordes y ayudando en la recuperación a Javier Mascherano. Sin embargo, al igual que el resto del equipo, el nivel de ambos decayó cuando Brasil asestó el primer gol.
 
Fueron 20 minutos esperanzadores en los que Argentina mostró una notoria superioridad sobre otra potencia histórica del fútbol como Brasil, pero luego se niveló el trámite del juego, sobre todo cuando se despertó Neymar en el rival, pues ahí arrancaron las complicaciones para los subcampeones del mundo.
 
La segunda mitad del primer tiempo fue para Brasil, que sacó ventajas tras un grosero error defensivo bien aprovechado por Tardelli y luego sostuvo la disputa del balón y generó mucho peligro tanto en el cierre de la etapa como en el inicio de la segunda, hasta que llegó el segundo tanto del '9' tras un doble cabezazo en el área que resultó decisivo.
 
El 'Tata' Martino probó con los ingresos de Javier Pastore y Gonzalo Higuaín, y después con Enzo Pérez pero no hubo mayores respuestas. El equipo se volcó al ataque más por necesidad que por juego y no supo como hilvanar una acción ofensiva que le permitiera al menos llegar al descuento.
 
Brasil se retrasó y lastimó de contra ataque, aunque le faltó la puntada final para ampliar más la ventaja, algo que de todas maneras hubiese resultado injusto, porque si bien a Argentina no le salió nada de lo que se propuso como objetivo, tampoco fue ampliamente superada por el rival.
 
En cuanto a las jugadas de mayor relevancia, en el inicio del partido, ya a los 20 segundos, Argentina generó peligro con un pelotazo largo para Agüero, que si bien arrancó en offside, dejó entrever que la idea era salir a buscar de entrada. Y un remate por arriba a los 3m. desde media distancia de Di María más un tiro libre de Messi a los 4m. que pegó en la barrera, ratificaron esa filosofía ofensiva.
 
Fue todo 'albiceleste' en los primeros 20 minutos, pero no pudo confirmar la diferencia en la red, sobre todo porque falló el 'Kun' Agüero en la definición en un par de ocasiones y porque a 'Fideo' Di María se le fue apenas por encima del travesaño tras una combinación que había iniciado Messi y que incluyó un "taco-habilitación" de Lamela.
 
Sin embargo, Brasil de a poco fue recuperando y teniendo más el balón y con eso empezó a inquietar a la defensa argentina, que sigue siendo el punto más débil del equipo. Y llegó la apertura a los 27m., cuando tras un error entre Federico Fernández y Pablo Zabaleta, quienes se chocaron a la hora del despeje de cabeza, la pelota le quedó servida por atrás a Tardelli, quien definió con un remate cruzado ante un Sergio Romero que no tuvo mayores respuestas.
 
Argentina sintió el golpe y quedó como dormida, algo que aprovechó muy bien Neymar, quien pudo haber ampliado diferencias tras una excelente jugada individual en la que superó a la carrera a Fernández, quedó mano a mano y con el arquero vencido por un amague, le salió despacio su remate.
 
Empero, cuando el seleccionado 'albiceleste' pasaba su peor momento recibió una ayuda del árbitro chino Fu Ming, quien cobró un inexistente penal de Danilo sobre Di María, que luego Messi, quien ya había desaprovechado dos tiros libres cerca del área, disparó desde los doce pasos a la derecha y a media altura, algo que intuyó Jefferson. Hubo rebote, pero Marcos Rojo no logró conectar con precisión.
 
En el arranque de la segunda etapa, Filipe Luis desperdició un ingreso por izquierda tras habilitación de Neymar a los 2m. y a los 14m. Romero tuvo su mejor tapada del día luego de un tiro libre de Oscar.
 
Mientras tanto, Di María demoró para definir por izquierda a los 5m. y a los 16m. Messi tuvo una buena combinación por izquierda pero su remate, uno de tantos, le salió muy al medio y Jefferson, de soberbia actuación, dio un pequeño rebote pero contuvo en segunda jugada.
 
De todas maneras, a los 16m. llegó el golpe de 'nocaut' para Argentina tras un tiro libre de Oscar, que David Luiz le ganó a Fernández, peinó y Tardelli por atrás sólo tuvo que empujarla.
 
El equipo del 'Tata', desde ahí, ya no tuvo ideas y fue muy desordenado al ataque, mientras que Neymar tuvo el 3-0 a los 35m. con un mano a mano en el que la picó pero se le fue apenas por arriba y también a los 47m. con un disparo que le salió débil desde casi el punto penal.
 
Igualmente, no hubiese sido justa tanta diferencia en el marcador, porque Argentina, si bien no redondeó un buen trabajo, tampoco fue vapuleada por el rival, aunque sí dejó un rendimiento que el entrenador deberá analizar porque quedó claro que hay mucho que mejorar.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario