Asaltaron una heladería y robaron en un comercio

 Sendas denuncias por un atraco en una heladería y un robo en una vivienda fueron presentadas el lunes en las Seccionales Segunda y Tercera.
Aproximadamente a las 22.50 la policía tomó conocimiento de un asalto perpetrado por un hombre que ingresó a la heladería Grido, de Quintana 385.
El delincuente no exhibió armas pero intimidó verbalmente a la empleada para que entregara el dinero existente en la caja registradora.
Logrado el objetivo, rápidamente se dio a la fuga. La causa penal iniciada fue caratulada como “Hurto”.

El hecho
En diálogo con “Eco Noticias”, Mariela Agullo, propietaria de Grido, aseguró que ya sufrieron el tercer robo en la sucursal de Villa Italia: “La primera vez fue cuando la heladería estaba cerrada y esta es la segunda a mano armada con empleados adentro”.
En cuanto al hecho, contó que “entró un chico de 17 ó 18 años, tapado con un pañuelo supuestamente con un arma porque nunca la mostró. Tenía las manos en el bolsillo de la campera y les dijo a los dos empleados que les entregara el dinero que sino los ‘quemaba’”.
Una de las trabajadoras “fue hasta la caja y le entregó el dinero, tal cual se lo pidió y después se fue. Duró 30 segundos”, manifestó.
En la sucursal de Quintana, señaló, “habíamos tomado la precaución de poner a un guardia, pero estos días estuvo enfermo, y nos vuelven a robar”.
“Nos sentimos desprotegidos y defraudados porque hemos tomado medidas y nos siguen ocurriendo los hechos”, se quejó Mariela Agullo.
Otro caso
En tanto, Norma Patricia Arrier indicó que el sábado a las 16.45 constató que desconocidos habían violentado la puerta del local Piccolo Bambino, con intenciones de robo.
La denunciante constató el faltante de un DVD, dinero en efectivo, un cargador de teléfono y diversas prendas de vestir que se encontraban en el comercio de 9 de Julio 1255.
El caso se investiga bajo la carátula de “Robo”.
La damnificada explicó que los delincuentes se alzaron con mercaderías tales como pantalones y al menos cinco camperas, además de bodys, valuado en cerca de 10 mil pesos.
El ingreso se produjo a través de rejas, lo que impidió el robo del televisor existente en el lugar.
La víctima se mostró sorprendida por el pequeño espacio por el que ingresaron los ladrones y aseguró que “han sido por lo menos tres. Trabajaron minuciosamente atrás y cargaron bolsas”.*

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario