Asuntos pendientes

 

El quehacer comunal se vio entreverado por asuntos candentes, latentes como pendientes. Podría resumirse en que el lunghismo se vio atravesado por temas hasta ayer poco proclives a tenerlos en la agenda, ya sea por convicción o por conveniencia, también para algunos le cabe la palabra incapacidad. Viviendas y seguridad, problemáticas que están liderando el ranking de las demandas ciudadanas. 
Para con el déficit habitacional, finalmente el pediatra y compañía sacaron pecho tras protagonizar el sorteo del plan de viviendas comunal solventado por un crédito provincial. Lucieron sus mejores rostros frente a la emotiva como azarosa situación de cientos de familias que coparon el teatro Del Fuerte para palpitar y finalmente esclarecer si la suerte estaba de su lado. Si por suerte se entiende la posibilidad de cumplir uno de los derechos básicos que un ciudadano tiene: un techo. 
Unos cuantos saltaron de las butacas y cual bingo gritaron la alegría del cartón lleno. En este caso, su número fue elegido entre otros cientos que guardaba el bolillero (mecanismo transparente como cruel). Muchos más, respiraron hondo, aplaudieron solidariamente la bendición de su compañero de fila y resignaron la retirada de la sala para retomar el camino de su frustración con apenas la mueca de aquella expectativa con la que habían ingresado. El sueño de la casa propia deberá esperar, y vaya a saber cuánto, tal vez siempre…
Hasta ayer, el Municipio no lograba capitalizar porque se consideraba -así lo hicieron siempre saber principalísimos colaboradores- que no era competencia local. Empero, no dudaba en manotear las llaves para entregarlas para las casas del Plan Federal de Viviendas, un plan igual de ambicioso como frustrante para los que menos tienen.
Está claro que el presupuesto casero no alcanza, pero sí la exigencia pasa por gestionar. En este caso un crédito que priorizó las viviendas (menos de las que primeramente se habían anunciado), otras veces fue la pavimentación o repavimentación. Otras las cloacas. En definitiva, se trata de prioridades de  una gestión en pos de realizar obras básicas, fundamentales, para el bienestar del vecino.
Ahora, desde Nación nació una nueva esperanza, el Procrear, para sectores medios con capacidad de pago. Para ello el hombre de la Casa Rosada en la ciudad, Diego Bossio, junto a sus delfines juegan todas las fichas para capitalizar la iniciativa, incluso incorporando al mismísimo Municipio como aliado para dar señales de una madurez política. Bienvenido sea el gesto y la acción, dependerá de ellos no desaprovechar el escenario para recuperar algo de crédito de una sociedad incrédula ante tantos anuncios y pocas realizaciones en la materia.
 
Seguridad
 
Asunto tan complejo como delicado resulta la inseguridad en el pago que, a estas alturas no le queda margen al lunghismo para no ponerse al frente de la situación, con la distinción de roles que cabe a las políticas de seguridad. Llama la atención las espasmódicas reacciones y declaraciones que elige el Intendente para hablar del asunto, dejando entrever -al menos cabe la sospecha- que hay mucho de un mero acto reflejo frente a la coyuntura pero poca planificación para abordar semejante problemática.
Tras la concatenación de hechos graves contra la propiedad y sus respectivas familias, el pediatra habló de su preocupación a las par de las inversiones realizadas en la materia. Pocas, si se las compara con otros distritos que decididamente emprendieron el desafío de hacerse cargo. 
En las últimas horas las aguas parecen haberse aquietado, a partir de la detención de sujetos que estarían involucrados en varios sucesos delictivos. Es creer o reventar: se ventilaron los casos, salió el asunto al tapete y el consiguiente debate político, bajó el máximo jefe policial, y se retoma la relativa  calma. ¿Se trataba entonces de atrapar a este par de sospechosos? ¿O algo más denso en las filas policiales a la hora de combatir el delito? ¿El comisario que se fue de la tercera se fue por sus asuntos personales o por los problemas que tenía a la hora de controlar a su personal que goza de acusaciones intestinas por doquier? Interrogantes a una trama difícil de desentrañar pero la que ya nadie debería hacerse el distraído, menos un Intendente.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario