Aumentaron las infracciones a conductores que utilizan el celular mientras circulan por las calles

En el marco del programa Barrios Seguros, la iniciativa desarrollada por la Secretaría de Protección Ciudadana, se retomaron las acciones en distintos puntos de la ciudad tendientes a la prevención de delitos y contravenciones en general. Como una de las líneas, desde el fin de semana se implementaron controles de tránsito que arrojaron un resultado “muy positivo”, según las autoridades, ya que se labraron más de 170 faltas, se secuestraron 32 motos y 12 autos.

Las tareas comenzaron el sábado por la noche, sobre la diagonal Illia, y continuaron en Las Tunitas, sobre De los Granaderos y avenida Estrada; el martes en La Movediza, barrio Mirage y avenida Lunghi, y ayer prosiguieron en otras zonas, en respuesta a un cronograma definido por la Dirección de Control Urbano Vehicular en conjunto con la Policía Bonaerense y la Unidad de Policía de Prevención Local.

El titular del área, Walter Villarruel, marcó que de las casi 200 infracciones mostraron un importante porcentaje, las que permitieron detectar a conductores con teléfono celular mientras circulaban por las calles de la ciudad.
En ese sentido, precisó que a partir de diferentes estrategias implementadas “hemos encontrado la posibilidad de hacer muchas más faltas por hablar por celular con esta modalidad”, y explicó que si un inspector detecta a una persona cometiendo esta infracción, lo detiene el control “y luego se traslada hasta ese punto para hacer la infracción correspondiente”.

Pese a las excusas que se esgrimen, el Juzgado de Faltas presenta el detalle de las comunicaciones del infractor, y con esa información incontrastable quedan por superadas las dudas en torno a la maniobra.

Con celular
al volante

En diálogo con el ciclo televisivo “Tandil despierta” (EcoTV), el funcionario se centró en las faltas más frecuentes en las que incurren los ciudadanos y mencionó que por lo general son por vencimiento o falta de licencia de conducir, tarjeta verde, póliza de seguro al día, casco.

Tras el repaso, indicó que “lo que hemos detectado mucho últimamente es el uso de celular al manejar, una desaprensión de los conductores”, y si bien reconoció que suele ser “difícil” detectar la maniobra, lograron establecer un mecanismo que da sus resultados.

En ese sentido, graficó que “es muy recurrente que la gente hable por celular y después, cuando ven a un inspector, lo baje”. Entonces decidieron implementar una modalidad en la cual un agente se ubica en cercanías al operativo, y si detecta esta situación solicita que lo detengan, y una vez que llega al lugar “le dice que lo va a infraccionar”.

“Para hacerla necesita un inspector que haya visto la falta, se traslade al lugar donde se detuvo el vehículo y realizarle el acta correspondiente”, explicó.

Pese a los “artilugios” utilizados por el infractor para evadir el error, Villarruel remarcó que “lo hemos solucionado bastante bien” y agregó que desde el Juzgado de Faltas solicitan la lista de la compañía de teléfonos para certificar el uso del aparato durante el horario en que fue detectado circulando por la vía pública.

Los controles

El director de Control Urbano Vehicular precisó que del operativo realizado el sábado por la noche en la diagonal Illia detectaron cinco casos de alcoholemia positiva, uno de 1,93, otro de 1,12 y los siguientes por encima de 0,55 y 0,60.

Y ratificó que a partir de ahora intensificarán los controles “porque cuando las condiciones climáticas lo permiten la gente sale más y la cuestión es prevenir para que no pase ningún accidente”.

Sobre la situación de las motos, el funcionario reconoció que “es muy difícil que se detengan” aquellas unidades que circulan “haciendo desmanes o sin patente pero hay que avanzar y buscar la forma, sin poner en riesgo a los demás”.

Al respecto, indicó que los rodados secuestrados son por fallas vinculadas a la falta de documentación, circulación sin luces o con el caño de escape adulterado. “La estrategia es ir buscando el modo de poder detenerlos para hacer el control correspondiente y cada vez que una de estas motos cae en estos operativos es casi seguro que quedará preventivamente secuestrada”, enfatizó.

El plantel

La Dirección de Control Urbano Vehicular cuenta con 26 inspectores, los cuales se distribuyen en los dos turnos, para controlar el tránsito en la ciudad. “Estamos con poco personal”, admitió, y atribuyó esta circunstancia a las bajas y a los pases a otras áreas. “Hemos tenido una reducción bastante importante”, remarcó Villarruel.

En esa línea, adelantó que se encuentran expectantes de poder incorporar nuevos agentes para recuperar el número que en el último tiempo había alcanzado el área dependiente de la Secretaría de Protección Ciudadana.

“Los inspectores a veces redoblan los esfuerzos para cumplir con la tarea, pero con más cantidad de personal podríamos disponer de mayores controles”, reconoció.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario