Aumentaron un 18 por ciento las consultas por alergias y enfermedades respiratorias

Especialistas de hospitales de la provincia de Buenos Aires afirmaron que en las últimas dos semanas se incrementaron entre un 15 y un 18 por ciento las consultas por exacerbaciones de enfermedades respiratorias y cuadros alérgicos, sobre todo, por rinitis estacional.
    
El frío, la humedad y los cambios repentinos de clima sumado al inicio de la floración y al esparcimiento del polen de los árboles, gramíneas y malezas en el aire, constituyen el caldo de cultivo propicio para que las personas con afecciones como la EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), el asma y la rinitis alérgica sufran un recrudecimiento de los síntomas de sus enfermedades de base.

 “Muchos pacientes respiratorios crónicos derivan en neumonías, por eso este año junto con la vacunación antigripal aplicamos la vacuna contra el neumococo, un germen que provoca neumonía a grupos de riesgo y mayores de 65 años”, señaló hoy el ministro de Salud provincial, Alejandro Collia, y recordó que desde este año, por decisión del gobierno nacional, la vacuna antineumocóccica está incorporada al calendario obligatorio y gratuito.

             

            En los hospitales provinciales “San Martín” y “Sor María Ludovica”, de La Plata, “Cetrángolo” de Vicente López y en el centro provincial de Neumotisiología de Tandil, coinciden en que en las últimas dos semanas, las condiciones climáticas y estacionales provocaron un aumento cercano al 18 por ciento en las consultas por complicaciones en personas con EPOC, asma y rinitis.

             

 “Incluso tres pacientes complicados con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica debieron quedar internados con asistencia respiratoria porque desencadenaron neumonías”, explicó Magdalena Aprea, jefa de Emergencias del San Martín.

Los especialistas del ministerio de Salud provincial explicaron que es normal la presencia de ciertas bacterias como el neumococo en la garganta que, por lo general, son benignas. “Estos gérmenes que en personas sin patologías respiratorias de base no provocan enfermedad, bien pueden desencadenar una neumonía por microaspiración de la flora de fauces en aquellos que tienen EPOC, asma o problemas inmunológicos”, detalló Patricia Malamud, jefa de sala de internación del hospital Cetrángolo de Vicente López.

             

            La disnea, que es la necesidad de hacer un mayor esfuerzo y utilizar más músculos para respirar, sumada a la tos y la expectoración, son los principales síntomas que manifestaron los pacientes respiratorios crónicos afectados por la última ola de frío.

             

            “Estos pacientes deben vacunarse contra la gripe y el neumococo todos los años, adherir completamente al tratamiento, abandonar el cigarrillo -que es la principal causa de EPOC-, y sumarse a un programa de rehabilitación respiratoria con ejercicios que aumentan la resistencia y reducen la fatiga”, recomendó Malamud.

 

TIEMPO DE RINITIS

            Se estima que un 15 por ciento de la población sufre de rinitis alérgica, una enfermedad crónica que suele confundirse con un resfrío prolongado, y cuyos síntomas se agudizan a esta altura del año por efecto de aumento del polen suspendido en el aire, que actúa como un poderoso alergeno que inflama las mucosas de la vía aérea superior.

             

            La hidrorrea (agua que cae de la nariz), los estornudos a repetición, la irritación de los ojos y la garganta, con lagrimeo y obstrucción nasal suelen se los molestos síntomas de este cuadro que trae aparejado el riesgo de que gérmenes “oportunistas” se radiquen en las mucosas y provoquen sinusitis, infección de los senos paranasales y asma bronquial.

             

            “Generalmente hay un componente genético en los afectados por rinitis alérgica que provoca una reacción desmedida frente al polen a esta altura del año y hasta octubre”, detalló Carlos Calvi, jefe del servicio de neumotisiología del Tandil.

             

            El especialista explicó, además, que entre las 7 y 9 de la mañana y luego de las 18 se registra una mayor cantidad de polen en el aire, por lo tanto, recomendó a las personas alérgicas evitar salir en esos horarios y, sobre todo, adherir a un tratamiento con corticoides inhalados y antihistamínicos indicado por un especialista que permitirá mantener la vía aérea limpia y prevenir infecciones.

             

            Calvi señaló que es posible diagnosticar a qué es alérgica una persona mediante test cutáneos: “Se aplica un pool de alergenos diluidos en la piel y se observan las reacciones para conocer con mayor precisión a qué sustancia es alérgico cada paciente, lo que permite adecuar y por lo tanto mejorar cada tratamiento”, explicó.

             

            Luego del diagnóstico, los especialistas en alergia pueden recomendar vacunas orales o sublinguales específicas que disminuyen la reacción a los alergenos y mejoran notablemente la calidad de vida.

 

PREVENIR LA RINITIS ALÉRGICA

    Si tiene aire acondicionado, conviene prenderlo varias veces al día porque sus filtros evitan el ingreso de polen a la vivienda.
    Evite salir a la intemperie entre las 7 y 9 de la mañana y después de las 18, sobre todo hacia el final del invierno y durante la primavera.
    Evite cambios bruscos de temperatura
    Consulte con un especialista en alergias y mantenega a mano los tratamientos sintomáticos indicados por el médico.
    Evite recorrer parques y jardines en época de polinización.
    Pase la aspiradora en el hogar del alérgico al menos una vez por semana

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario