Aún sin acuerdo en Trabajo, se fijó una nueva audiencia por el conflicto de Aleaciones Simón

Culminada la audiencia, el doctor Roberto Pey, representante legal de la empresa, informó que “hubo una audiencia, donde participaron la Usina, Parque Industrial y el Municipio. Les aclaro que yo vine por mi propio derecho, no en representación de nadie porque legalmente la empresa no estaba notificada”.

En este sentido, argumentó que “hubo algunas fallas en las notificaciones, entonces la empresa no tenía porqué venir, pero simplemente por un respeto al Ministerio vine a explicarles eso. Se fijó una nueva audiencia para el viernes, a las 10”.

Por ahora, Pey afirmó que “no hubo nada, lo que sí se pidieron las explicaciones de porqué el Ministerio había citado a las instituciones que no tienen absolutamente nada que ver”, porque, expuso: “Si esto es un problema laboral, no tiene nada que ver la Usina. Como mucho, si la Usina obró mal, tendría que ser un reclamo aparte; no acá. El Municipio tiene un tema de habilitación o no habilitación, pero eso no tiene nada que ver con esto, que es un problema laboral”.

Reiteró así que “hay una empresa, que es Aleaciones Simón SRL, que está haciendo un trámite de habilitación municipal, todavía eso no está habilitado, el Municipio no ha dado la habilitación porque todavía no se han cumplido todos los requisitos, se está haciendo el procedimiento. La empresa no está funcionando”.

Por otro lado, Pey explicó que “la empresa lo que dice es que el señor Valenti es un contratista y los que han venido acá son empleados suyos, entonces, esto es un problema entre dos empresarios, y uno de ellos -según la empresa- se hace pasar por obrero para que intervenga el Ministerio de Trabajo y presionar para sacar dinero”.

En el marco del conflicto que se desató tras el despido de los ocho operarios, aclaró que “la empresa Aleaciones Simón se siente muy molesta, ha hecho una inversión muy importante en Tandil para poder poner una planta, pero nunca pensó que iba a pasar esto, tal es así que tengo miedo que ocurra, como ha ocurrido en otras oportunidades, que un empresario que podría invertir en Tandil y dar fuentes de trabajo, se vaya”.

Por último, el abogado dijo que “lo que nosotros pensábamos era, que es lo lógico, en la audiencia anterior se declinó la instancia administrativa, y esto implica que esto se acabó”, por lo que indicó: “Pensábamos y, es lo normal, que se haga una acción judicial, pero aparentemente no quieren hacerlo porque entiendo que no tienen elementos como para demostrar lo que dicen ser”.

 

“Un abogado muy hábil”

Por su parte, Carlos Romano de la UOM, informó que en la audiencia “estaban casi todas las partes, lo único que falta es la pata principal, el empresario que no viene”, desmintiendo que no haya sido notificado por la cartera laboral. “Esas son todas chicanas que hacen, además hay varias razones sociales, si quieren una solución, tienen que venir”, exigió.

Remarcó que “hemos hecho tres audiencias, nos declinaron la instancia, nos volvimos a manifestar porque queremos una solución. Ahora dicen que no se notificó como se corresponde, pero son chicanas, hay un abogado que es muy vivo y muy hábil”.

Confirmó que “se ha pasado a un cuarto intermedio para el viernes”, pero reclamó que “esté acá presente el delegado del Ministerio de Trabajo, que nunca jamás ha tomado la audiencia”. 

 

El ex obrero Héctor Valenti denunció amenazas y golpes

Por su parte, el ex operario de Aleaciones Simón SRL, Héctor Valenti, quien alzó la voz en principio junto a sus demás compañeros, denunció que ayer, alrededor de las 7.20, tras retirarse de su domicilio en la zona de El Cerrito, cerca del colegio San Ignacio “me agarraron dos personas, no las tengo identificadas, no las había visto nunca, se me acercaron y me agarraron contra la pared, empezaron a darme golpes de puño contra las costillas y me dijeron que me baje de esto que estamos reclamando con los chicos, que no me presente en el Ministerio, que me deje de molestar porque esto iba a terminar mal”.

Describió que “eran dos hombres de contextura física robusta y morochos”, y que al percatarse de la situación hubo “gente que se acercó, tengo testigos, sus números de teléfonos y contactos, y van a radicar la denuncia en la Fiscalía y en la comisaría que corresponde. Yo voy a radicar la denuncia”.

Denunció así que “este empresario es un mafioso, ahora está pretendiendo tener una reunión a solas conmigo, no sé qué es lo que pretende”.

Desmintió que esto sea “un problema entre empresarios” y ratificó que él sólo es “un trabajador más, está comprobado, está la documentación correspondiente, hay un acta notarial, donde Daniel Jursza declara que se terminó la relación laboral con nosotros, está todo debidamente notificado y chequeado que yo era un empleado más de la fábrica”. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario