Auza irrumpió en escena con cuestionamientos en torno al abordaje en materia de inseguridad

Luego de algunas apariciones con referentes de distintos sectores del peronismo, Néstor Auza irrumpió en escena nuevamente. Con intenciones de volver a la ciudad y con las ganas de involucrarse en política, quizás para disputar una banca en el Concejo Deliberante, el exrector de la Universidad Nacional del Centro puso su mirada sobre la seguridad, un tema delicado que se encuentra en agenda luego de los últimos episodios que marcaron la ciudad.

Desde su perspectiva, aseguró que “se empezó tarde” a abordar una cuestión que definió de “emergencia” y “alarma”, y para lo cual reclamó profesionales a cargo de la materia y mayor logística.

“Los ciudadanos que no gobernamos sabemos que acá no hay que echar culpas pero sí poner en tela de juicio algunas cuestiones y actitudes que sí pueden ser corregidas, como la logística, inteligencia ante este problema y las capacidades de la gente que está en esa área tan delicada y sensible en este momento”, resumió desde los estudios de la 104.1 Tandil FM, durante el ciclo radial “No hay dos sin tres”.

En una extensa entrevista, dedicó un párrafo a analizar el perfil del intendente Miguel Lunghi, defendió la importancia de la cogobernabilidad, un término que incorporó hace algunos años, y adelantó que, con la mirada puesta en 2017, le gustaría volver al Concejo Deliberante, una instancia que tomaría de manera diferente a su mandato cumplido.

La demora en
el abordaje

En primer lugar, respaldado en los archivos periodísticos, recordó que en 2004, mientras cumplía con su mandato como rector de la Unicén, comenzaron a visualizar la problemática de inseguridad. Por entonces, “nos reunimos con intendentes porque pensábamos que iba a ser un problema de toda la región”, en mayor o menor escala y según las características de las ciudades. En ese contexto advertían que en Tandil, por su perfil y por algunos indicadores “como la deserción escolar y el crecimiento de la marginalidad, íbamos a tener problemas” que además “se iban a sentir muchísimo en toda la sociedad”.

Hecha la referencia, que sirvió para sustentar su planteo sobre la demora en el abordaje de la temática, insistió que por aquellos años “también empezamos a decir que sería una picardía que una ciudad como Tandil se convirtiera con algún perfil similar al Conurbano, por eso empezamos a hablar de la descentralización como remedio, de la regionalización, del flujo inverso de los impuestos que normalmente aportan a La Plata y Buenos Aires, de la educación inclusiva, de la sustentabilidad de la ciudad, de la generación de economías mixtas que aseguraran empleo por parte del Estado”.

En definitiva, contar con “todos los medios necesarios a los efectos de ir previendo que esto podía llegar a ocurrir”, defendió, y aseguró que en este planteo no se refiere al Intendente sino a las personas que “tienen directamente a cargo el problema que, como es complejo, no es tampoco para gente que no esté formada en la temática, en la inteligencia de las situaciones que hoy están influyendo como la droga, sino que hay que profesionalizarlo más”.

“Como es muy complejo, es de múltiple entrada, por eso decíamos que había que profesionalizarlo y que empezamos tarde”, remarcó Auza.

Otros aportes

También recordó que durante la campaña de 2011 para su candidatura a intendente “hablamos claramente de tener un observatorio y una política de protección ciudadana”, circunstancia que el gobierno de Miguel Lunghi implementó hacia fines del año pasado con la creación de una secretaría a cargo de Atilio Della Maggiora.

En esa época también, junto a su equipo, planteó la necesidad de generar una inversión de 40 millones de pesos “para parecernos a lo que estaba ocurriendo en Tigre”, y estimó que en ese año la inversión del Ejecutivo rondó los dos millones de pesos.

A propósito de la logística dijo: “Creo fervientemente que podemos poner cien patrulleros y doscientos policías más, pero se me ocurre que uno de los aspectos más importantes que nos falta en Tandil es la conexión entre los niveles de policía e incluso con el observatorio”.

Entonces “si no articulamos tenemos que andar corriendo para todos lados, cuando en realidad la policía, en el lugar con un enlace correcto, posibilitado por la tecnología, es muy difícil que sean eficientes”.

“Gente que
entienda del tema”

Por otro lado, las falencias en torno al sistema de cámaras y la falta de consulta a, por ejemplo, actores judiciales, para determinar la colocación en puntos estratégicos de la ciudad dieron pie a una opinión en torno a las políticas impulsadas en la materia. “Como el problema es muy complejo, necesitamos gente que entienda del tema”, aseveró.

En ese sentido, hizo referencia al profesionalismo al indicar que “desconozco si (Atilio) Della Maggiora (secretario de Protección Ciudadana) pueda tener algún antecedente que nos pueda dejar medianamente tranquilos, como que es capaz de generar una estrategia tendiente a resolver o paliar un problema tan grave como el que estamos viviendo”.
De todos modos, el exconcejal remarcó que “todos tendríamos que estar viendo cómo resolver una cuestión a corto y largo plazo en los elementos centrales que hacen a que se generen estos ámbitos de delincuencia, de marginalidad, etc.”.

“Me da la impresión que tenemos que poner responsabilidad y seriedad en este tema porque Tandil hoy no puede dar respuestas a una cuestión que puede ser muy alarmante”, advirtió.

Y agregó que “este no es un problema más, es el problema de una ciudad que pretende y ha pretendido ser casi una isla”, esquema que tampoco logró beneficios frente a una cuestión “trasversal como lo es la delincuencia en la región”, evaluó.

Responsabilidades

En otro pasaje de la entrevista radial, Auza citó el caso del municipio de Tigre, famoso por su sistema de seguridad, con cámara de vigilancia y un centro de monitoreo, entre otras políticas implementadas en la materia.
El interés por el manejo de la herramienta lo llevó a visitar varias veces la localidad bonaerense. Y fue a partir de ese contacto que pudo determinar que en ese espacio se propiciaba un ámbito en el cual, cada quince días, “el intendente con la policía regional y local, y los jueces, veían cuál era la movilidad e incidencia, con indicadores y correcciones claros hacia dónde iba la inseguridad”.

Marcó que ese esfuerzo requiere contar con un gabinete ampliado en lo informal “y nadie se preguntó si la policía dependía de la Provincia”.

Así, Auza consideró que el “principal error” del Gobierno local fue atribuir responsabilidades en otro lado para su resolución, aunque admitió que resulta un “compromiso difícil para asumir”.

Referido al tema recordó cuando presentó el proyecto de creación de la Policía Local mientras cumplía su mandato en la Cámara de Senadores, el intendente Miguel Lunghi “reaccionó diciendo que era humo y que jamás iba a poder ser y después, uno da vuelta la página del diario y ve que se inauguró la nueva fuerza”.

Entonces reforzó su teoría sobre un cambio de perspectiva, que suma responsabilidades sobre quienes tienen la representación directa de los ciudadanos “y esos son los intendentes. Nos podrá gustar o no, pero es así porque está todos los días cara a cara con la gente”.

El Municipio paralelo

-Nadie discute la imagen positiva del intendente Lunghi, pero ¿cree que ese perfil de gestión, con tantos años, contradice esa dinámica de la ciudad?

-Las características de Miguel son ampliamente descriptas en la sociología del mundo, es de libro. Miguel es una persona que es tan hacedora que muchas veces se olvida que la gobernabilidad pasa por la suma de voluntades, sobre todo para resolver problemas complejos de la sociedad. Pero después de tantos años de gobierno, con ese perfil tan neto de quien conduce, el sistema va cerrándose cada vez más. Por eso Miguel no piensa en geopolítica; no piensa en la región, piensa en su ciudad y es como que las temáticas se van terminando. Cuando no se amplían las reglas de juego y termina siendo la cara visible de los problemas más trascendentales, jamás pueden ser resueltos, salvo en dictadura, por una sola persona.
-Cuando introdujo el término de cogobierno parecía una mala palabra…
-Cuando hablaba en la Universidad de cogobernabilidad, en contraposición a eso empezaron a hablar de Municipio paralelo. Después Miguel empezó a adoptar el término de ciudad del conocimiento, pero me parece que como definición, porque la ciudad del conocimiento justamente en una especie de acuerdos estratégicos para cogobernar. Los problemas de la sociedad son tan complejos que si no es el conocimiento comprometido con la resolución de los problemas políticos es muy difícil avanzar en un perfil como el que tiene Miguel, que es técnico político, no político técnico.
La verdad es que es muy exitoso todo el proceso inicial y después empieza a decaer y para abordar las problemáticas que más necesitan de la socialización del problema, empezamos a vernos limitados.
Esta concepción de cerrojo lo hace tan visible que finalmente es el referente para resolver todo y no hay nadie que resuelva todo. Me parece que en esta etapa, después de tanto tiempo de gestión, los problemas que existen y van a existir siempre, salen a la superficie y se notan más. Esto es lo que tenemos que resolver los tandilenses a futuro.

“Tengo ganas de
involucrarme”

“Tengo ganas de involucrarme, de volver a Tandil y empezar a trabajar con la idea de participar nuevamente en el Concejo Deliberante”, esta vez, respaldado en la experiencia y con una mirada distinta, reconoció Néstor Auza sobre sus aspiraciones en la arena política con vistas a los comicios del año entrante.

Si bien aún es una incógnita en qué espacio político jugará, dijo que buscará coincidencias para definirse y deslizó que, como hoy no tengo ganas de embarcarme en ningún espacio donde no esté plenamente convencido”, en todo caso “hago un partido y voy solo, de hecho ya lo empecé a hacer”.

“Todavía está al surgir quién conduzca al grueso del peronismo. Creo que el año que viene hay un desafío con una dispersión muy fuerte en el peronismo, pero que desde el punto de vista legislativo eso no es malo”, analizó. u

La idea de replicar el
modelo de Chivilcoy
en Tandil es “un chiste”

Inmiscuido en la problemática de la inseguridad el exlegislador además de retomar el ejemplo de Tigre, también dio su opinión respecto de la propuesta que busca replicar el modelo del municipio de Chivilcoy, de la mano del intendente Guillermo Britos y de Mauricio D’Alessandro, del Frente Renovador.

“Me pareció un chiste importante”, definió Auza y cuestionó la modalidad del encuentro que tuvo lugar el jueves en la Cámara Empresaria al sugerir que debió ser una reunión abierta, sin tendencias políticas.

También puso reparos en el eventual éxito del modelo aplicado a una ciudad como Tandil, como se propuso en el evento. “Conozco Chivilcoy, y Tandil amerita para tratar estos temas un nivel y jerarquía mucho más importante”, sentenció.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario