Avanza el proyecto de las 197 viviendas sociales

En medio de un déficit habitacional que aún persiste en la ciudad, pese al incentivo que representó el plan Procrear, el Municipio avanza con el proyecto que contempla la construcción de 197 viviendas sociales en distintos sectores de la ciudad, con financiamiento de la Provincia.

Sin certezas pero con el compromiso de evaluar la documentación, el secretario de Planeamiento y Obras Públicas, Roberto Guadagna, cumplió ayer con la presentación de la documentación técnica referida al conjunto de terrenos donde se emplazarán las casas, cinco en diversos barrios y el restante en María Ignacia – Vela.

La información requerida incluyó datos sobre aspectos técnicos, hidráulicos, indicadores urbanos, situación dominial, entre otros.

Según el plan elaborado las 197 casas se construirán en terrenos ubicados en distintos puntos de la ciudad. En concreto, el proyecto establece que 23 se harán en Villa Italia norte; 20 en Villa Aguirre, 70 en la zona de la Rural, 62 en La Movediza y 22 en María Ignacia – Vela.

La información reunida

En diálogo con El Eco de Tandil Guadagna confirmó el cumplimiento de la actividad prevista ante el Instituto Provincial de la Vivienda y repasó los principales lineamientos del proyecto habitacional que resulta prioritario en esta etapa de gobierno, en función de un esquema que apunta a “producir suelo urbano en tanto sea posible y gestionar ante el nivel nacional y provincial el financiamiento de la viviendas”.

En concreto, la información reunida, que requirió participación de agrimensores de las distintas dependencias como Obras Sanitarias, Obras Públicas, Vialidad, Desarrollo Urbano e incluso la Usina, se presentó ayer ante el Instituto de la Vivienda. Posteriormente será sometida a estudio por parte del organismo, que estará atado a la evaluación de los terrenos y a los tipos de vivienda que se decidan utilizar.

Luego explicó que sobre las parcelas propuestas por el Ejecutivo el IPV cuenta con un protocolo de 15 puntos sobre los cuales se evalúa la factibilidad técnica, hidráulica, de infraestructura, jurídica y de titularidad para iniciar el proceso de tipología de vivienda que consideren, en el marco de dos programas generales que “hemos planteado en función de la operatoria de la entidad denominados ‘Solidaridad’ y ‘Compartir’”.

Luego de la evaluación sobre esas factibilidades avanzará con el proceso de selección de los beneficiarios.

El proceso

El funcionario recordó que hace algunas semanas realizaron una presentación preliminar para proponer, ante la ausencia de grandes macizos de tierra por parte del Municipio, parcelas de dimensiones más normales para la ejecución de un proyecto habitacional, marcando como potencial la integración entre barrios que permitían esos espacios.

“Si bien la debilidad era la ausencia de grandes macizos de tierra, la fortaleza era que en terrenos chicos había mayor integración barrial”, valoró Guadagna.

Con la aceptación de esta instancia recibieron el protocolo que establecía todos los aspectos a tener en cuenta y evaluar previamente e informarlos para el estudio que hará el instituto.

Así, se prevé que el expediente avance por distintas instancias dentro del organismo bonaerense, incluso por la financiera, para derivar en la rúbrica con el Municipio para llevar adelante las viviendas. Sin arriesgar plazos dijo que de la presentación surgirá el cronograma a seguir.

El suelo urbano

“La Provincia ha venido casi de continuado con planes de vivienda”, planteó. Sin embargo “la ausencia de tierras por parte del Municipio a veces torna forzoso que no tenga asignado un programa de viviendas”, admitió.

En ese marco fue que se impulsó un trabajo en términos de desarrollo urbano que permitió detectar parcelas disponibles, cambiarles los usos para destinarlas esencialmente a viviendas y transferirle esos dominios al IPV.

A propósito de ello Guadagna planteó que el suelo urbano es “muy complejo” y justificó que “no tiene reposición, cuesta mucho conseguirlo, por lo tanto es importante tener un uso eficiente”, es decir, de rendimiento de suelo a los efectos de generar la “mayor cantidad de viviendas sin alterar la fisonomía de los barrios”.

En esa línea también compartió su mirada en torno al debate al señalar que el tema de la vivienda es “implacable” y requiere gestiones permanentes “porque hay un déficit habitacional que lo reconoce el propio Instituto y que es necesario abordarlo con recursos y con tierra”. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario