Avanza el sumario administrativo y causa penal contra el cajero de María Ignacia

A mediados del mes de octubre del año pasado se informó sobre un desfalco en la dependencia municipal de María Ignacia, que involucraba directamente a quien se desempeñaba en el sector de la caja y tenía las claves para realizar los movimientos financieros, con los pagos que los contribuyentes realizaban.

Rápido de reflejos, en medio de una campaña electoral, el Gobierno comunal reconoció que existía la anomalía. Dentro de esos turbulentos días, una comitiva de Economía, con Daniel Binando a la cabeza, se trasladó hasta María Ignacia para recepcionar más denuncias y atender a los vecinos que iban a abonar sus tasas.

En todo este nuevo affaire quedó como único imputado Javier Ferreiro, que fue suspendido y al mismo tiempo se le realizaron denuncias en el ámbito civil y penal.

El secretario de Legal y Técnica, Andrés Curcio, al respecto dijo que “el sumariado Ferreiro presentó su descargo, pero no es lo que se conoce como tradicional, en el que quien está afectado niega todo. Lo que hizo fue exponer que siente que la imputación que se le realizó no es clara y eso afecta su derecho de defensa”.

Indicó que “sigue suspendido y el sumario continúa. Ferreiro en el escrito de descargo pide la suspensión de los plazos hasta que se defina la causa penal por la posible comisión de un delito de acción pública. La instrucción resolvió que no correspondía suspender el procedimiento administrativo durante el trámite del expediente judicial. Son dos temas independientes, uno es el proceso judicial y otro son las fallas  administrativas que se investigan en el sumario”.

 

Avance

 

El funcionario señaló que “la etapa de prueba de producción de descargo ya está en trámite. El instructor tomó las testimoniales que ofreció Ferreiro y estaría restando proveer una prueba informativa que aún no definió el instructor”.

“Es una prueba informativa -siguió- donde se pide que se adjunte en el expediente los tickets originales que hicieron a la denuncia por el presunto desfalco. Sucede que en simultáneo, la causa penal también el fiscal solicitó esos mismos comprobantes. Tendrá que definir el instructor si le parece que es necesario que se agreguen los originales, o si es suficiente con que se acerque a verlos personalmente en Tesorería municipal, Fiscalía o que el descargo lo haga con las constancias obrantes en las actuaciones. Lo que es testimonial está toda producida”.

Sobre la continuidad del sumario, el funcionario detalló que “cerrada la etapa de descargo con las testimoniales que se hicieron o proveyendo alguna otra prueba que requiera el instructor sumariante, se abre un plazo de cinco días hábiles para que el agente sumariado haga su alegato sobre el mérito y la prueba, es decir para que alegue sobre lo que cree que puede demostrar. Ahí pasa a Recursos Humanos para que se le agregue el legajo al agente sumariado, va a la Junta de Disciplina que hace dictamen que puede ser en conjunto o por separado, tanto los miembros del Ejecutivo como los del Sindicato de Trabajadores Municipales. Recién ahí pasa a resolución, salvo que merezca cesantía que en ese caso requiere un dictamen jurídico previo que será remitido a Legales el expediente. Cabe señalar que el abogado instructor es el doctor Baldovino”.

Javier Ferreiro, cajero imputado de la Delegación Municipal de María Ignacia, continúa suspendido aunque sigue percibiendo sus haberes. Curcio aseguró que “al haberse extendido el tiempo que fija la ley, que por sí es escueto y nunca se llega a respetar en estos sumarios importantes, lo que se hace es mantener la suspensión pero con goce de haberes”.

 

La maniobra

 

Según este Diario pudo constatar, el año pasado, con fuentes ligadas a la pesquisa administrativa, la maniobra que se hacía era recepcionar el pago de un contribuyente, quien se llevaba el ticket correspondiente. En un momento del día comenzaba el desvío del dinero, anulando el pago hecho por el vecino y realizando luego todo el proceso que internamente se lleva a cabo para tal caso y que se debe presentar en la Tesorería municipal.

La operación efectuada burlaba al contribuyente, que inocentemente se iba de la Delegación dejando un dinero sin imaginarse que nunca ingresaría a las arcas del Municipio y menos a la propia Tesorería comunal, dado que se había anulado el pago cumpliendo con el requisito interno con que se trabaja.

La operatoria recién fue descubierta cuando un contribuyente se presentó en la Tesorería con el comprobante original del pago de la tasa que desde la comuna le estaban reclamando que abonara. Ahí, desde el Gobierno comenzaron a advertir que algo estaba ocurriendo y se inició una investigación que pretendió mantenerse en reserva.

Con la investigación en marcha y una sola persona apuntada como la única responsable, se buscará determinar cuál es el monto real del dinero que no ingresó en la Municipalidad y desde cuándo se llevaba a cabo esta maniobra.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario